Oviedo vibra con su historia

La capital de Asturias, “origen del Camino de Santiago”, estará este verano llena de actividad, con orgullo de tradición y ofertas en música, gastronomía, deporte y naturaleza

Viajar.es para Ayuntamiento de Oviedo
 | 
Foto: IRMA COLLIN

La torre de la Catedral de Oviedo cuenta los días para abrirse a las visitas que podrán disfrutar de unas vistas privilegiadas del casco antiguo y del entorno de la basílica, a cuyos pies nació el Camino de Santiago o admirar la mítica Wamba, la campana más antigua de Europa.

Para apoyar el Camino Primitivo, vecinos y visitantes tendrán la oportunidad de presenciar y participar en el programa Oviedo Origen del Camino con recreaciones históricas, actuaciones, talleres...

Con la historia y la tradición están también ligadas los proyectos de dos grandes exposiciones. Una, sobre la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias y la joya altomedieval más importante del continente. La otra, para celebrar los 75 años de la Opera de Oviedo.

La música más actual también estará presente. El Sueño de Morfeo volverá a los escenarios en un concierto solidario para ayudar a los vecinos de La Palma afectados por la erupción del volcán. Y poco después, Marc Anthony actuará en el estadio Carlos Tartiere, antes de que a comienzos de julio, el festival VESU (Vetusta Suena) brinde un fin de semana lleno de ritmo en la antigua fábrica de La Vega, con Los Planetas y Carolina Duarte encabezando el cartel, y continúe con David Bustamente y el musical “Ghost” en el escenario del Teatro Campoamor.

Si la música es importante en Oviedo, la gastronomía no se queda atrás. Quesos, sidra, fabada para los días menos calurosos, los ya inevitables cachopos y hasta los humildes “bollos preñaos” son tan imprescindibles para quien quiera saborear la ciudad como sus postres y dulces: arroz con leche, casadielles, carbayones, moscovitas… Ahora, además, la popular calle Gascona, ese “Bulevar de la sidra”, cuenta con una ampliación urbanística y gastronómica en la nueva urbanización de El Vasco.

Y más lo agradecerán quienes quieran reponer fuerzas tras alguna de las muchas pruebas deportivas convocadas –de la Copa de España de Escalada a la dura competición de la Farinato Race- o quienes se sientan atraídos por disfrutar de la naturaleza y se decidan por el senderismo. El Naranco tiene ya acondicionadas seis rutas con recorridos de entre 6 y 43 kilómetros que se suman a las más transitadas de la Senda Verde y la Pista Finlandesa. 

El verde de Asturias que abraza a la ciudad permite así conocer manantiales y antiguos neveros, hórreos, nidos de ametralladora de la guerra civil, lavaderos, caserías… Sin olvidar que en el Naranco, un gran balcón natural  para contemplar todo Oviedo y al fondo, las montañas del Aramo,   están dos de los monumentos prerrománicos más importantes y representativos de una arquitectura única que es Patrimonio de la Humanidad y con el acceso a Santa María del Naranco y San Miguel de Lillo.

Iglesia de Santa María del Naranco | MIKI LOPEZ

Quien prefiera quedarse en el centro puede visitar tres importantes sedes museísticas: el Museo de la Iglesia, el Museo Arqueológico y el Museo de Bellas Artes de Asturias. Aunque también hay piezas de valor artístico a pie de calle, con más de cien esculturas repartidas por el casco urbano, algunas, objetivo inevitable de selfies, como La Maternidad de Botero, en la plaza de la Escandalera, El Viajero de Eduardo Úrculo, en la plaza de Porlier, o las que recuerdan a Wody Allen y a Mafalda, en pleno Campo San Francisco, pulmón de Oviedo.

En su paseo, el visitante se irá encontrando un comercio de gran calidad con franquicias y tiendas tradicionales en las que hacer compras y recibir el trato amable de sus gentes.

La coreógrafa María Pagés, una de las galardonadas de los Premios Princesa de Asturias 2022 que se entregarán en otoño en la ciudad ya lo aclaró: “La modernidad no es sino la tradición en movimiento”.Prueben a comprobarlo en Oviedo. Oviedo les espera. Les sorprenderá como está ciudad norteña vive su historia y vibra con ella.