Oviedo, una historia que te sorprenderá

La capital asturiana, origen del Camino de Santiago, construye el futuro cultivando su pasado.

VIAJAR para VisitOviedo
 | 
Foto: LucVi/Shutterstock

El Camino empezó en Oviedo. La ruta jacobea, el primer itinerario de integración europea, empezó cuando el rey Alfonso II partió de la capital asturiana hacia Iria Flavia, avisado del descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago, en cuyo honor ordenó construir una iglesia.

El origen de ese Camino Primitivo -que es Patrimonio Mundial- está  frente a la Catedral de El Salvador que acaba de cumplir 1.200 años y en cuya torre resuena la Wamba, la campana en uso más antigua del continente. Pero la historia que Oviedo atesora y ofrece aún muchos más alicientes al visitante que encontrará una ciudad vital y acogedora, cómoda y vibrante, rodeada de la naturaleza que Asturias pregona como el Paraíso Natural.

Del reinado del mismo monarca Alfonso II, el llamado Rey Casto, data la iglesia de Santullano y su impresionante decoración pictórica interior, un monumento prerrománico al que sucedieron los de Santa María y San Miguel de Lillo, en el cercano monte Naranco. Todos ellos son también Patrimonio Mundial, como lo es la Cámara Santa de la basílica ovetense, que guarda grandes reliquias de la cristiandad como el Santo Sudario o el Arca Santa, y las cruces de la Victoria y de los Ángeles, símbolos de Asturias y de Oviedo. 

Las citas gastronómicas se suceden a lo largo del año, con menús y degustaciones en un calendario propio

En torno a la Catedral –a la que han llegado o de la que han partido miles de peregrinos a lo largo del tiempo- se extiende el casco viejo donde se concentran algunos de los lugares más visitados y valorados, como el Museo de Bellas Artes de Asturias que ocupa uno de los palacios barrocos que el paseante puede encontrar en la zona donde las calles –peatonales- invitan a caminar: de un lado, hacia el típico Fontán y sus animados mercados y mercadillos, y de otro, hacia Gascona, calle rebautizada como el Bulevar de la Sidra.

La bebida típica asturiana es el centro de una gastronomía  donde triunfan carnes y pescados -fabada, cachopo, pixin (rape)…- sin olvidar  que esta tierra es el país de los quesos, con más de 50 variedades artesanales, cuatro de ellos con Denominación de Origen-Cabrales, Gamoneu, Afuega'l Pitu y Casin-  y que Oviedo ofrece también buenos dulces, algunos tan propio como los carbayones –con el mismo nombre que el gentilicio no oficial de los ovetenses- o las moscovitas.

Quizá por eso, no solo las fiestas que se suceden a lo largo del año  van acompañadas siempre de buena mesa, sino que esta ciudad –con fama de un comercio de gran calidad- tiene incluso un calendario de menús y degustaciones típicos: en otoño, el “Desarme” y el “Amagüestu”; en Semana Santa, los Bocados del Cofrade o el homenaje de la ciudad al campo en la gran fiesta de la primavera de La Ascensión.

En los atractivos para visitar Oviedo, la cultura ocupa un lugar preferente, con el Teatro Campoamor y el Auditorio Príncipe Felipe como buques insignias. A los conciertos internacionales de música clásica, la temporada de ópera, el festival de zarzuela, la danza…se suman cada vez más citas de música actual y mezcla de propuestas creativas como el Vesu o Cafca.

Y Oviedo es, además, como capital de esta comunidad, la mejor puerta de entrada para conocer el paraíso natural que es Asturias.

Cualquier época del año es buen momento para viajar a Oviedo, para pasear, disfrutar y dejarse sorprender por una ciudad empeñada en construir su futuro cultivando su historia.

Camino Primitivo a Santiago

El Camino Primitivo comienza en Oviedo, buena tierra para disfrutar del buen comer, y en su recorrido disfrutarás de magníficos paísajes, a través de las montañas asturianas hasta Galicia durante 14 días (325 km). Su origen se remonta al siglo IX con el descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago y la devoción del rey Alfonso II, que completaría la peregrinación.

(www.visitoviedo.info).