Neo: la bodega en la que grabar un disco o codearse con Mazinger Z

Además de un vino delicioso, la Ribera del Duero esconde sorpresas como esta

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Bodegas Neo

Que un inmenso Mazinger Z sea quien dé la bienvenida ya indica que se trata de una bodega atípica. Que luego, en el interior, encontremos al Halcón Milenario confirma que estamos en un lugar extraordinario. Así es la visita a Neo en Castrillo de la Vega, un pequeño municipio de la provincia de Burgos, a 31 kilómetros de Peñafiel y a tan solo 10 kilómetros de Aranda de Duero.

Aquí, en esta atípica bodega asentada en pleno corazón de la Ribera del Duero no sólo se viene a probar ricos caldos sino también a descubrir una forma diferente de entender el vino en sintonía con la música, el cine, el cómic… y hasta el Cubo de Rubik.

Los campos de viñedos decoran el exterior de las curiosas bodegas Neo
Los campos de viñedos decoran el exterior de las curiosas bodegas Neo | Bodegas Neo

En estos días en los que se vive a pleno la vendimia, con el espectáculo de las viñas rebosantes, los bosques que amarillean y los fríos tempranos, es tiempo de practicar enoturismo. Y aunque en la segunda ruta vitivinícola más frecuentada de España (por detrás de la de Jerez) existen más de 300 bodegas, la de Neo resulta realmente sorprendente.

Un estudio como Abbey Road

Para hacernos una idea, se trata de la única bodega del mundo (a excepción de un chateau francés) con un estudio de grabación. Pero no un estudio de grabación cualquiera sino uno diseñado por Philip Newell, el mismo que puso en pie el mítico Abbey Road. Un hecho que hace que exista una larguísima lista de espera para que las bandas vengan a grabar sus discos (y ya de paso prueben sus vinos). Algunas como La MODA, Second, o Izal, entre otras, ya lo han hecho.

Uno de los packs de botellas de vino es el estuche de una guitarra
Uno de los packs de botellas de vino es el estuche de una guitarra | Bodegas Neo

Pero, ¿a qué viene esta afición por la música en un templo del vino? Entre otras cosas a que sus responsables, encabezados por Javier Ajenjo, son también los fundadores del famoso Sonorama, el festival indie que se celebra en Aranda desde 1998 y por cuyos escenarios han desfilado los mejores grupos de la escena nacional (este año, sin ir más lejos, C. Tangana).

Sin embargo, aquí no acaba todo. Porque nada más entrar en la bodega lo que da la bienvenida es una magnífica exposición de fotos de Juan Pérez-Fajardo con retratos de artistas del pop-rock de la talla de Rosendo, Luz Casal, Loquillo o Coque Malla. Esto y un escenario, con sus instrumentos, luces y altavoces, dan cuenta de la pasión musical que se respira, como también lo hacen las barricas que aparecen tras abrirse un telón y que están todas firmadas por diferentes bandas, así como el mural pintado por Santos Veracruz (el que acompaña a Muchachito Bombo Infierno) con personajes de la Ribera del Duero.

Por el cotizado estudio de grabación de las bodegas Neo han pasado artistas como Izal o La MODA
Por el cotizado estudio de grabación de las bodegas Neo han pasado artistas como Izal o La MODA | Bodegas Neo

Guiños al cine

Neo es una bodega a todas luces diferente, en la que además de la música y la fotografía, se vuelcan otras aficiones de sus creadores tales como el cine y el cómic. Además de su la arquitectura atípica, la escultura gigantesca de Mazinger Z, que fue el regalo de un maestro fallero de Valencia, es sólo uno de los guiños, como también lo es la réplica a tamaño real del Halcón Milenario, la famosa aeronave de Han Solo en la saga de La Guerra de las Galaxias.

El preciosa pack de botellas que puedes comprar en exclusiva en las bodegas Neo
El preciosa pack de botellas que puedes comprar en exclusiva en las bodegas Neo | Bodegas Neo

Todo ello sin olvidar que el vino, claro, es la razón de ser, aunque no por ello deja de tener también sus propios guiños. Las cajas en las que se sirven las botellas adoptan la forma de estuches para guitarras, altavoces o amplificadores. Y hay un tinto que se llama Disco y cuya etiqueta es un vinilo.