Mallorca por tierra, mar... ¡y aire!

Tres propuestas para disfrutar de la isla mayor de las Baleares como nunca lo habías hecho: desde el mar, desde sus pueblos de interior, y a vista de pájaro

Anna Tomás
 | 
Foto: Balate Dorin / ISTOCK

La mayor de las Baleares es sinónimo de playas espectaculares y pequeñas calas de fina arena y aguas cristalinas, como también lo es de ocio exclusivo y naturaleza en su máximo esplendor... Te presentamos tres propuestas por tierra, mar y aire para que descubras la isla desde perspectivas absolutamente memorables.

Juergen Sack / ISTOCK

1. A toda vela

Navegar en temporada baja supone un doble placer: el placer intrínseco de la navegación y el placer de navegar casi en solitario gracias a la reducción del número de naves que surcan el litoral mallorquín. Podemos redondear aún más la experiencia navegando a bordo de un velero. 

Mallorca
cinoby / ISTOCK

Una de las excursiones más singulares tiene lugar a bordo de un velero de madera. Los tours pueden realizarse en turnos de mañana, tarde e incluso al atardecer, para así disfrutar de la hora mágica calándose entre las rocas. También son numerosas las compañías que ofrecen ir a bordo un día completo, fines de semana e incluso varias jornadas, ya sea para serpentear marítimamente Mallorca o incluso acercarnos a sus preciosas islas vecinas. Participar en las maniobras necesarias para izar las velas es algo que hará que tu travesía y la de tus acompañantes sea de una de esas vivencias incomparables.

2. A vista de pájaro

Otra propuesta para admirar Mallorca de forma inédita es haciéndolo desde el aire. Hay varias empresas especialistas en realizar excursiones de rumbo indeterminado, pues son las condiciones atmosféricas las que marcan el trayecto. Pero que nadie se asuste: una vez el globo se ha elevado, varios vehículos siguen por tierra la trayectoria del aparato para recoger a los pasajeros en el punto de aterrizaje. 

Vista aérea de la costa del mar y Cala Xinxell | Balate Dorin / ISTOCK

Una de las experiencias a vista de pájaro más sobrecogedoras es hacer un vuelo a la luz de luna. Se despega antes del amanecer para poder disfrutar de la salida del sol... ¡Dos veces! Un rápido descenso nos permitirá revivir el momento en tierra firme, ya que las montañas volverán a tapar el astro por unos instantes.

3. En un coche de época

La tercera opción para conocer los rincones más bonitos y remotos de la isla se presenta por tierra, en concreto, por carretera. En Palma hay varios servicios de alquiler de vehículos clásicos y de época, lo que hará las delicias de los enamorados de los automóviles.

Valldemossa | Alex / ISTOCK

Muchas incluso organizan tours con guías privados, tanto de un solo coche como de varios, por toda la geografía insular, desde la más próxima a la costa hasta las más abrupta y escarpada de la Sierra de Tramuntana o la que recorre áreas vinícolas, donde ofrecen la posibilidad de visitar bodegas de renombre.

DianaHirsch / ISTOCK

Una vez conocida Mallorca por tierra, mar y aire de un modo inusual, no hay nada como descubrir su gastronomía. Aquí unas sugerencias que nos harán volver cual canto de sirenas: Es Racó d’es Teix, en Deià y con una estrella Michelin; Sa Llotja, en Porto Colom; i Trespais, en el Port d’Andratx. Y es que como contaba la novelista y periodista francesa George Sand, Mallorca ofrece “una de esas vistas que no dejan nada que desear, nada que imaginar”.

¡Viaja a Mallorca con nosotros!

La revista VIAJAR, ahora, ¡también te lleva de viaje! Club VIAJAR nace no solo para dar información e inspiración, sino para ir de la mano contigo y ser tu mejor compañero de viaje.

Club VIAJAR