Llucalcari: descubre uno de los llogarets con más encanto de Mallorca

El lado más genuino de la isla te está esperando…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: pbsm / ISTOCK

Mallorca está repleto de lugares mágicos, aunque muchos de ellos aún permanecen completamente desconocidos para la mayoría de los que visitan la isla.

Los llogarets son algunos de ellos. Rincones que nos unen con el lado más genuino de esta maravillosa tierra que siempre se muestra dispuesta a revelarnos sus más profundas raíces.

La cala secreta de Llucalcari 
La cala secreta de Llucalcari  | pbsm / ISTOCK

Llegamos hasta la sierra de Tramuntana para descubrir Llucalcari, uno de los llogarets con más encanto de la mayor de las islas Gimnesias.

Sitios donde se respira la verdadera esencia de Mallorca

Los llogarets, muchas veces traducidos al castellano como “aldeas”, no son sino las entidades llamadas “pedanías” en la península.

Las pocas viviendas de los llogarets hacen de sitios como Llucalcari un lugar único donde pasar un tranquilo día
Las pocas viviendas de los llogarets hacen de sitios como Llucalcari un lugar único donde pasar un tranquilo día | trabantos / ISTOCK

Se trata de núcleos de población, escasamente habitados y de tamaño reducido que, dadas sus características, están ligados a otros ayuntamientos por no contar con la entidad suficiente como para formar una unidad administrativa independiente.

En Mallorca, tradicionalmente, esta categoría se aplica a las agrupaciones de al menos doce viviendas, y suelen estar ubicados, como es lógico, en las zonas rurales de la isla.

Su origen se remonta a los tiempos de la dominación islámica, cuando se trataba de alquerías o fincas agrícolas en las que una o varias familias explotaban las tierras del lugar en cuestión.

Vista aérea de la preciosa cala de Llucalcari 
Vista aérea de la preciosa cala de Llucalcari  | pbsm / ISTOCK

Tras la conquista de la isla por Jaime I, en el siglo XIII, estas agrupaciones continuaron su labor, ligadas históricamente a una possessió o acabando algunas veces por convertirse, ya en la Edad Moderna, en un municipio, dado el crecimiento en tamaño e importancia que fueron adquiriendo en ciertos casos.

Este es el pueblo más bonito de España, según el diario ‘The Times’

Los actuales llogarets son poblamientos dispersos que forman parte del mundo rural de la isla, significando una parte esencial de la cultura mallorquina a pesar de que en muchos de ellos se haya abandonado la actividad principal agrícola o ganadera.

En las épocas en las que se levanta la niebla el pueblo y la cala de Llucalcari se convierten en un verdadero espectáculo
En las épocas en las que se levanta la niebla el pueblo y la cala de Llucalcari se convierten en un verdadero espectáculo | pepmiba / ISTOCK

Llucalcari, al igual que los numerosos llogarets existentes a lo largo y ancho de este territorio mediterráneo, son lugares cargados de autenticidad en los que se respira un ambiente tranquilo alejado del bullicio y las interferencias del turismo de masas.

El encanto que destilan las casas y construcciones que conforman el conjunto de este llogaret, así como su excelente ubicación en un sitio privilegiado, hacen de él un punto señalado que merece la pena anotar si visitamos Mallorca.

En plena sierra de Tramuntana

Situado entre Deià y Sóller, en mitad de la sierra de Tramuntana, Llucalcari está compuesto de un grupo de viviendas, una pequeña capilla y tres construcciones singulares – Casa d’Amunt, Can Simó y Can Apol·loni - recuerdo de las torres de defensa que constituían las antiguas atalayas dispuestas a lo largo de la costa para defenderla de los ataques externos -.

El acceso a la cala es difícil, pero el esfuerzo merece la pena
El acceso a la cala es difícil, pero el esfuerzo merece la pena | pbsm / ISTOCK

Una de ellas, Can Apol·loni, es actualmente un precioso hotel llamado Hoposa Costa d’Or, un establecimiento que cuenta con todos los servicios necesarios para disfrutar de la estancia en un lugar aislado como este.

Extendido a lo largo de la pendiente que se inclina hacia el mar, que tan solo dista del mismo menos de cien metros de altitud, el bello paisaje que nos encontraremos está dominado por masas de árboles de especies mediterráneas y pequeños cultivos de olivos, algunos centenarios.

Los colores turquesas de las aguas que rodean la cala la hacen aún más espectacular
Los colores turquesas de las aguas que rodean la cala la hacen aún más espectacular | pbsm / ISTOCK

El atractivo costero, además de las formidables vistas de una de las zonas más bonitas de Mallorca, lo brinda una pequeña cala situada hacia la parte oriental del llogaret.

Es Canyeret, una pequeña cala de piedras y roca, de tan solo cincuenta metros de largo, a la que el relativamente difícil acceso le otorga una baja afluencia, lo que hace que sea muy apreciada por quienes desean disfrutar de esta costa en calma o por quienes quieran practicar el nudismo.

La ausencia de servicios, lejos de ser un inconveniente, ayuda a aportar autenticidad al lugar y permite estar en consonancia con el entorno y con el carácter genuino y rural de Llucalcari.