Te contamos por qué La Laguna es uno de los tesoros de Canarias

San Cristóbal de la Laguna es el nombre completo de esta ciudad tinerfeña que rivaliza con la capital en atractivos turísticos y en importancia a nivel patrimonial, debido a su legado colonial e histórico.

María Pérez
 | 
Foto: Shuterstock

Fue fundada en 1497 por el Adelantado Alonso Fernández de Lugo y fue la primera capital de la isla de Tenerife. En sus inicios concentró todo el poder eclesiástico y político acogiendo las sedes del Cabildo Insular y el Obispado.

Ciudad patrimonio de la humanidad

Esta ciudad recibe su nombre por la laguna que había junto a la misma en el momento de su creación. En los siglos posteriores se fue secando, pero su configuración de ciudad moderna ya en el siglo XVI fue tomada como ejemplo para el desarrollo de nuevas ciudades en Latinoamérica.

La Laguna está declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y fue capital tinerfeña hasta tiempos de Fernando VII. Ya para entonces, Santa Cruz de Tenerife había ganado mucho más peso. Aun así, la ciudad colonial y patrimonial ha seguido teniendo una importante relevancia en la isla, pues la primera universidad de las islas Canarias se constituyó en La Laguna en 1927.

La Laguna está declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y fue capital tinerfeña hasta tiempos de Fernando VII | Marisa Estivill/Shutterstock

Los imprescindibles de La Laguna

San Cristóbal de La Laguna tiene en la Plaza del Adelantado su centro neurálgico. Es el lugar a partir del que se fue creando la ciudad en el siglo XV. Allí se construyeron palacetes e iglesias para simbolizar el poder económico, político y eclesiástico, junto con un campamento militar.

En la actualidad sigue presidiendo la plaza la Ermita de San Miguel, construida en 1506 y que fue el lugar donde se produjeron las primeras reuniones del Cabildo de Tenerife. En la misma plaza destaca también el Monasterio de Santa Catalina de Siena y el Palacio de Nava.

Desde allí, continuando por la calle del Obispo Rey Redondo en dirección a la plaza de la Concepción se puede seguir disfrutando de numerosos edificios históricos de época colonial, como la Casa del Corregidor o la de la Alhóndiga, así como numerosos palacetes de los siglos XVII y XVIII.

La Laguna es una ciudad colonial que atrapa a todos los visitantes, pero al mismo tiempo conforma un entramado moderno de calles y espacios en los que se respira mucha hospitalidad y un amigable ambiente universitario. Un destino imprescindible en la isla de Tenerife.