Así es la mejor habitación de hotel del mundo (y está en Barcelona) 

La suite Royal Penthouse, del hotel Majestic, se alza con este prestigioso galardón: la mejor habitación de todo el mundo

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Majestic Hotel

Se llama Royal Penthouse y tiene casi 500 m2, tres dormitorios, un salón para 14 personas, un comedor y dos terrazas con jacuzzi desde las que se vierten impresionantes panorámicas al Paseo de Gracia y la Sagrada Familia. Por si fuera poco, dispone de mayordomo, servicio de chófer en coche de lujo, un maxi bar (nada de mini) personalizado y valorado en 7.000 euros (con un inimaginable surtido de bebidas premium y snacks gourmet), ocho televisores Bang & Olufsen y un Bar à Parfum, o lo que es igual, una carta de perfumes con cinco fragancias de la prestigiosa firma Atelier Cologne Maison Paris. Perfumes que figuran en dos formatos, el más pequeño de los cuales (30 ml) viene presentado en una funda de piel con las iniciales del cliente. 

Esta suite del centenario Majestic Hotel & Spa es la más grande de la ciudad condal y desde hace unos meses, también la Mejor Habitación de Hotel del Mundo. Así lo ha sentenciado el 20º premio anual Prix Villégiature's Best Hotel Suite in the World, un galardón que se otorga anualmente por los críticos especializados de la industria para distinguir a los hoteles más reconocidos. Corresponsales de prensa internacionales, reputados medios de comunicación y periodistas de 15 países diferentes componen el jurado de estos prestigiosos reconocimientos que constan de 28 categorías. 

Unos 15.000 euros la noche

La Royal Penthouse es un capricho a la altura de magnates de los negocios, celebrities, deportistas de élite, familias de Oriente Medio… y todo aquel que esté dispuesto a desembolsar los alrededor de 15.000 euros que cuesta alojarse una sola noche. A cambio encontrarán un servicio de la más elevada exigencia, algo así como rizar el rizo del lujo. Y es que para quienes demandan semejante espacio, los deseos no conocen límites. Suelen ser huéspedes que viajan en jet privado o a bordo de yates mastodónticos, a menudo con un séquito de asistentes para la seguridad y el servicio. 

Terraza del Hotel Majestic, en Barcelona
Terraza del Hotel Majestic, en Barcelona | Hotel Majestic

Por su solera, porque es un clásico entre los clásicos, el Majestic es un emblema de la capital catalana, la pieza clave que nutre a la ciudad de lujo y exclusividad. Abierto en 1918, el hotel defiende ese concepto que combina la sencillez con la sofisticación, el regusto histórico con el confort contemporáneo, la calidez de sus propuestas de puertas adentro con la más vibrante ubicación para devorar los alrededores. A un solo paso se encuentran las joyas modernistas de la Pedrera o la Casa Batlló. 

Pequeños (pero grandes) detalles

Algo debe de haber en su distinguido estilo, en la exquisitez de su servicio, para que entre sus asiduos se cuenten la Reina María Cristina, Antonio Machado, Lorca, Picasso o el omnipresente Hemingway. Y también para la debilidad que le profesa el mundo de la política, precisamente como escenario de aquellas míticas negociaciones entre CiU y PP durante el primer mandato de Aznar, ese famoso acuerdo que pasó a la historia como el «Pacto del Majestic». 

Pero más que en su carácter de icono, es entre sus paredes donde se lleva a gala aquello de «los pequeños detalles para los grandes momentos». Especialmente después de la última y más ambiciosa restauración, finalizada en 2013, para la que contó con un presupuesto de 30 millones de euros. Esto y unrenovado spa, una gastronomía asesorada por el chef Nandu Jubany, con estrella Michelin, y una colección de arte que integra obras de diferentes corrientes y estilos, refuerzan su condición de mito.  

Ahora, después de ser reconocido como el Mejor Desayuno en un Hotel de Europa en 2018 y la Mejor Terraza Urbana de un Hotel de Europa en 2019, Majestic Hotel & Spa Barcelona puede presumir también de la Mejor Suite de Hotel del Mundo. el espacio del lujo, la gastronomía, la salud y el bienestar.