Fervenza do Ézaro: el único río de Europa que desemboca en cascada está en Galicia

En la Costa da Morte, en el municipio gallego de Dumbría, se encuentra este mágico lugar, donde el río Xallas se funde en un beso muy especial con el Atlántico, un beso con forma de espectacular cascada

María Escribano
 | 
Foto: AndresGarciaM / ISTOCK

Llegar a Ézaro, una parroquia del municipio gallego de Dumbría a una media hora en coche de Finisterre, es llegar al punto en que la Costa da Morte muere por el sur. Tan mágico lugar tenía que contar con un gran secreto.

Cascada de Ézaro Galicia
Cascada de Ézaro. | arousa / ISTOCK

Nos referimos a la cascada conocida como Fervenza do Ézaro, un espectáculo provocado por el único río de Europa que desemboca en cascada, el río Xallas. Este río es el que traza en su último tramo una catarata de hasta 40 metros que en algunos periodos del año cuenta con iluminación extra para explotar su carácter increíble. Lo hace tras recorrer 64 kilómetros desde su nacimiento, a 440 metros de altitud, y alcanzar el 11 % de pendiente en su último tramo.

La cascada, que vio mermada su caída de agua por la construcción de un embalse en los años 80, recuperó su esplendor a comienzos de este siglo y hoy es la estrella de la zona. Aunque se puede visitar todo el año, recomiendan hacerlo en invierno, que es cuando más caudal lleva. La cascada también se puede ver en directo a través de una webcam.

Cascada de Ézaro Galicia
Cascada de Ézaro. | Sergiy1975 / ISTOCK

Antes de convertirse en la cascada de Ézaro, el río Xallas es retenido actualmente por cuatro embalses. Entre el de Santa Uxía y la cascada es donde la fuerza del agua y la resistencia de la piedra crearon cavidades naturales labradas a lo largo de los siglos por el río.

El mirador de Ézaro, uno de los mejores de Galicia

Ver cómo el río se precipita en caída libre al océano frente al cabo Fisterra formando un pozo de más de 20 metros de profundidad justifica la presencia en la zona del Mirador de Ézaro, localizado en un saliente rocoso que hace las veces de balcón natural. Llegar a él es armarse de valor al vehículo, ya que la carretera de ascenso tiene fuertes desniveles, pero las vistas desde arriba merecen el esfuerzo.

Vistas desde el mirador de Ézaro
Vistas desde el mirador de Ézaro. | JJFarquitectos / ISTOCK

Desde el Mirador de Ézaro se ve el océano Atlántico, el monte Pindo cayendo hacia el mar, las pequeñas islas Lobeiras y el cabo Fisterra en la lejanía. Hoy es un paraíso también para los ciclistas, ya que la Vuelta a España, y otras rondas, ha pasado varias veces por él.

Cascada de Ézaro Galicia
Fuerza del agua en Ézaro. | Jose Camilo Lopez Perez / ISTOCK

La cascada ya conquistó en el siglo XVIII a Fray Martín Sarmiento, el escritor y erudito benedictino que en su Viaje a Galicia la describió así: “No pude acercarme a ver cómo se despeña, pero pasé muy cerca del sitio y me informé, que cae no haciendo salto o catarata, sino precipitándose y haciendo cascada y haciendo un pozo de inmensa profundidad, y peligroso y levantado uno como monte de espuma y polvoreda”.