¿Quién dijo que era seca y amarilla? Bienvenidos a La Mancha húmeda 

Las Tablas de Daimiel y las Lagunas de Ruidera forman parte de esta Reserva de la Biosfera   

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Juanje_Perez_Photography / ISTOCK

Humedales, lagunas, ríos y llanuras de inundación. Frondosa vegetación que abarca desde juncos y hierbas aromáticas como tomillo y romero hasta frondosas masas forestales de sauces, álamos, encinas y sabinas. Vergeles, en definitiva, que dan cobijo a valiosas especies de avifauna como azulones, malvasías, porrones, zampullines, somormujos, flamencos, cercetas, garzas y garcillas, sin contar la abundante presencia de ánades friso y patos colorado.  

Tablas de Daimiel, Castilla La-Mancha
mehdi33300 / ISTOCK

Todo esto en La Mancha. Sí, en el territorio que se tiene por seco y amarillo. Muchos no saben que la tierra de Don Quijote goza también de un paisaje líquido. Bienvenidos a la llamada Mancha Húmeda que, por si fuera poco, es Reserva de la Biosfera.  

Especies únicas  

Alrededor de 25.000 hectáreas ocupa este territorio, protegido desde 1980, y emplazado a lo largo de la comunidad autónoma en parte de las provincias de Toledo, Cuenca, Albacete y Ciudad Real. Un territorio que se extiende por la cabecera de la cuenca hidrográfica del Alto Guadiana, en un paisaje, eso sí, excepcionalmente plano. Por sus características singulares, estos espacios acuáticos originan unos hábitats especiales para ciertas especies de fauna y flora, algunas únicas en el territorio español. 

Lagunas de Ruidera, Castilla La-Mancha
Lagunas de Ruidera, Castilla La-Mancha | Juanje_Perez_Photography / ISTOCK

Pero, ¿cuáles son estos parajes? Sin ir más lejos, las Tablas de Daimiel, las Lagunas de Ruidera y toda una serie de humedales menos conocidos, entre los que figura el Complejo Lagunar de Alcazar de San Juan, con la laguna de la Veguilla, la laguna del Camino de Villafranca y la Laguna de Las Yeguas. Aquí donde el agua es cuatro veces más salina que el mar y además es rica en crustáceos, hay hasta 200 tipos de aves, entre los que destacan el milano real y el águila perdicera. 

Paraíso científico… y visual 

La Mancha Húmeda es una perita en dulce para botánicos y zoólogos por su incomparable biodiversidad, que responde tanto a sus condiciones geológicas como a su especial situación geográfica, la cual lo convierte en paso ineludible de las grandes rutas migratorias. 

Lagunas de Ruidera, Castilla La-Mancha
Lagunas de Ruidera, Castilla La-Mancha | Juanje_Perez_Photography / ISTOCK

Y es también un paraíso para quienes gustan de fotografiar hermosos paisajes. ¿Quién si no puede resistirse a último ecosistema del mundo de tablas fluviales (la formación que se produce por el desbordamiento de los ríos Guadiana y Gigüela)? ¿O a la belleza de las unas lagunas que se depositan unas sobre otras como vasos comunicantes? ¿O a los atardeceres reflejados en los acuíferos salinos? 

Y siempre el favor al estómago 

Pero más que un milagro hídrico, esta Reserva de la Biosfera tiene el plus de encontrarse en un territorio en el que cabe destacar la riqueza gastronómica. La cocina manchega, tan sabrosa como contundente, es el complemento perfecto a la visita que supone descubrir esta peculiar naturaleza. Platos típicos como las migas del pastor, el pisto, las gachas, el atascaburras o los duelos y quebrantos, entre otros muchos, dan buena cuenta del amor por los productos de la tierra. 

Y con los fogones, claro, cómo olvidarnos de los vinos en el lugar que atesora el mayor viñedo del mundo. La Mancha Húmeda forma parte de la Ruta del Vino de La Mancha, con la que se puede conocer el valor histórico, natural y cultural de esta región con el hilo conductor de sus caldos. Bodegas como Alort, en Alcázar de San Juan, pertenecen a la reserva.