¿Conoces Hermigua, el pueblo que dice tener el mejor clima del mundo?

Razones no le faltan a esta localidad de La Gomera que presume de tener, durante todo el año, temperaturas entre 20 y 30 grados

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Raul Hernandez Balbuena / ISTOCK

Al norte de la isla de La Gomera, una de las principales puertas de acceso al Parque Nacional de Garajonay se extiende por el término municipal de Hermigua, en una tierra de prominentes barrancos que abarca desde los relieves más elevados de la isla hasta el mismo nivel del mar.

Tupidos bosques de laurisilva, innumerables bancales de plataneras y, según un antiguo estudio meteorológico, el mejor clima del mundo…

Rizando el rizo

Las actuales campañas turísticas de las Islas Canarias nos cuentan sobre ellas que en este archipiélago macaronésico se disfruta del mejor clima del mundo.

Teniendo en cuenta que se trata de una percepción completamente subjetiva, pues no existe un clima mejor que otro de manera rigurosa y dependerá del gusto de cada persona, bien es cierto que la constancia de las condiciones meteorológicas de las islas y lo agradable de sus parámetros generales han granjeado una admiración mundial a estas ocho islas españolas.

Yury Morozov / ISTOCK

La atracción del turismo por este hecho de las Canarias viene de muy largo y es uno de sus estandartes más destacados para atraer visitantes, como bien saben en el municipio de Hermigua, en La Gomera, quienes rizan el rizo y presumen – dentro de las islas de Canarias – de tener el mejor clima del mundo.

Un antiguo estudio científico de principios del pasado siglo parece ser el causante de esta afirmación que han tomado desde entonces sus habitantes como seña de identidad, hasta el punto de ser su eslogan turístico oficial o de contar con un cartel con este mensaje a la entrada del principal núcleo urbano del municipio.

bernsmann / ISTOCK

Pero, más allá del anecdótico y curioso reclamo, es indiscutible que en este sector gozan de unas condiciones climáticas que proporcionan los elementos necesarios para mostrarnos ante nuestros ojos un vergel bendecido por los vientos alisios, con temperaturas que oscilan durante todo el año alrededor de los veinte y por debajo de los treinta grados.

Transitar por el valle de Hermigua, encajonado entre barrancos, supone contemplar un precioso escenario de cultivos de plátanos y grandes relieves en cuyas laderas aparecen diseminados los pequeños núcleos de población que conforman la parte habitada del sector.

Hermigua, La Gomera
Emilio Navarino / ISTOCK

Un sector rico en espacios naturales de primer orden que comprende, al igual que el resto de municipios de la isla, una parte del Parque Nacional de Garajonay.

Una gran riqueza natural y etnográfica

Hermigua ancla sus raíces nominativas en la época prehispánica, pero el primer núcleo poblado de este sector no se fundó hasta ya entrado el siglo XVI.

Desde entonces, no son pocos los bienes patrimoniales que se han ido levantando en estas tierras, entre los que destacan la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, la ermita de Nuestra Señora de Lourdes o el antiguo Convento Dominico de San Pedro Apóstol.

Hermigua, La Gomera
Charles03 / ISTOCK

La capital administrativa, de la que toma el nombre el municipio, se encuentra en pleno barranco, rodeada de bancales repletos de cultivos en los que predomina el plátano.

Aquí se encuentra el Museo Etnográfico de La Gomera que, junto con el Molino de Gofio y el Parque Etnográfico de La Gomera, constituye una excelente muestra de las tradiciones y las costumbres más arraigadas de la isla.

Un poco más arriba, a muy escasa distancia del Parque Etnográfico, la silueta de los roques Pedro y Petra es una de las postales más representativas de Hermigua. Casi tan icónica como la imagen del pescante y la piscina natural contigua, ya en la costa.

Hermigua, La Gomera
cinoby / ISTOCK

Un pescante del que ya solo quedan unos grandes pilares de hormigón, que son el reflejo de la importante actividad de exportación de plátanos que se dio aquí hasta mediados del siglo XX.

Mientras, en los algo más de ocho kilómetros de costa de que dispone el municipio, se suceden varias playas como las de La Caleta o la de Santa Catalina.

Pero, más allá de todo ello, Hermigua es un paraíso natural en el que las vías senderistas se han convertido en un reclamo muy atractivo.

No obstante, en este término podemos disfrutar de espacios que van desde el Parque Nacional de Garajonay y el bosque de El Cedro, con la laurisilva inundando el paisaje, hasta el Parque Natural de Majona.

Hermigua, La Gomera
Yury Morozov / ISTOCK

Por otro lado, como era de esperar, a estos relieves escarpados van aparejados magníficos miradores que elevan la contemplación de estos lugares a un grado casi místico. Así, el mirador de La Punta, el de San Juan, el de La Carbonera o el de La Cruz del Viento, dan buena cuenta de los maravillosos paisajes de Hermigua y hacen sobresalir las virtudes de este territorio de La Gomera que tiene mucho más para ofrecer que un clima espléndido.