Comarca de Sanabria: unas vacaciones de pueblo en pueblo

Los pequeños pueblos de la denominada «España vaciada» suelen tener dos cosas en común. Una de ellas se hace patente cuando reciben a sus visitantes con los brazos abiertos, y es la cercanía que caracteriza a sus habitantes. La segunda es su potencial para ofrecer un entorno de relajación, distracción y contacto con la naturaleza.Sin duda, en su recorrido por Sanabria no puede faltar una visita a estos tres pueblos.

Luis García
 | 
Foto: M.Peinado

1. San Martín de Castañeda

Conocido también como «el balcón de Sanabria», revela el porqué de su nombre en cualquier imagen. Desde sus impresionantes alturas es posible obtener vistas privilegiadas a toda la comarca. Sin duda, un enclave que ofrece paisajes dignos de postal, sobre todo si se asoma a su monasterio.

El pueblo se asienta sobre un entorno del siglo VI y mantiene un monasterio al que se la ha atribuido un origen visigodo. Esta es una parada imprescindible para conocer cómo era la vida monacal en la antigüedad y cómo es ahora. Sin embargo, lo más destacado del pueblo es el lago Sanabria, que acoge incluso una leyenda.

2. Galende

Este sitio podría ser el perfecto ejemplo de un paisaje de interior, con calles tradicionales y casas de piedra que confluyen en una plaza. Se ubica en el Parque Natural del lago de Sanabria y fue el lugar que inspiró a Unamuno para escribir San Manuel Bueno Mártir. En resumen, un enclave que rebosa historia por sus cuatro costados.

Los tejados de pizarra que recubren las viviendas son un ejemplo del estilo arquitectónico propio de esta localidad. Recomendamos hacer una visita al río Tera, donde se puede contemplar uno de los molinos más tradicionales de la región. Sin embargo, lo mejor son sus casas típicas, salpicadas por la reducida geografía del lugar.

Puebla de Sanabria | Shutterstock

3. Puebla de Sanabria

Su cercanía a la sierra hace que sea el punto de partida de increíbles rutas senderistas. La mayoría acceden a este pueblo para contemplar sus múltiples lagunas, escondidas entre su peculiar orografía. Entre todas, la Sierra de la Culebra, con 1 000 metros de altitud, puede convertirse en un desafío.

Este pueblo destaca también por su componente tradicional, que ha sabido preservar a lo largo de los siglos. Los primeros registros documentales datan del siglo VI, lo que da una idea de la historia que impregna sus calles. Su Casa Consistorial o el Castillo de los Condes de Benavente son dos paradas casi obligatorias.

4. Rutas de senderismo por la comarca de Sanabria

La mejor forma de conocer el encanto propio de esta región es haciendo senderismo. Recorrer sus calles es una oportunidad para descubrir su historia. Sin embargo, es necesario andar para descubrir su increíble valor natural, que se sitúa entre los mejores de su comunidad autónoma.

5. Cañón del Tera y Cueva de San Martín

El recorrido comienza en el río Tera, que alberga un cañón de origen glaciar. Su garganta ofrece unas imponentes cascadas durante las épocas con mayores lluvias, aunque permanece durante todo el año. Después, hay que pasar la Poza de las Ninfas para acceder a un entorno escarpado y montañoso que da acceso a la Cueva de San Martín.

6. Senda de los Monjes

Partiendo desde Ribadelago Viejo se llega hasta el lago de Sanabria, que es el punto de partida. Durante los inicios del camino, se pueden contemplar algunas reminiscencias de la época celta. Después, el recorrido continúa por San Martín de Castañeda, que ofrece una especial parada en la playa fluvial de la Ribera del Folgoso.

7. Bosque del Tejedelo

La ruta comienza en el Requejo de Sanabria y alcanza su punto álgido en la Peña del Valadero, un impresionante mirador. El protagonismo lo adquiere los bosques que atraviesa esta ruta, llenos de especies milenarias. Después de superar la parte más natural, se accede al mismo pueblo, en un entorno más dominado por el terreno rocoso.

8. Senda del cañón del río Forcadura

Es una ruta circular de relativa dificultad, sobre todo por su desnivel. Hay que partir desde Vigo de Sanabria para cruzar el río y llegar al Arroyo del Fuego. La senda atraviesa el pueblo de San Martín de Castañeda y la Laguna de los Peces para llegar al mismo punto de partida. En resumen, un recorrido digno de realizar.

Los pueblos del interior nacional están cargados de un extremo componente cultural, y la comarca de Sanabria es un buen reflejo de ello. Sus municipios, montañas y las rutas de senderismo que los atraviesan dan buena cuenta de ello. Un impresionante valor histórico y natural está esperando a sus visitantes.