Bolnuevo, la pequeña Capadocia de Murcia

Estas formaciones alocadas de la Bahía de Mazarrón sorprenden por su apariencia lunar

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: DoloresGiraldez / ISTOCK

La Capadocia, esa región semiárida de Turquía central conocida por sus “chimeneas de hadas”, ese paraje de la Anatolia que parece sacado de un cuento, tiene una pequeña sucursal en un rinconcito de Murcia escondido en la Bahía de Mazarrón. Aquí, en este tramo del litoral comúnmente asociado a un turismo de sol y playa, se esconde un puñado de paraísos sin conquistar, entre los que figura la playa de Bolnuevo.

La Playa de Bolnuevo es una joya, curiosa y preciosa, de Murcia
La Playa de Bolnuevo es una joya, curiosa y preciosa, de Murcia | pabkov / ISTOCK

A muchos les sorprenderá saber que esta región a menudo estereotipada por el desarrollismo goza también de una costa pura, incontaminada, sin construcciones a la vista, tan sólo con el Mediterráneo ante los ojos. Un lugar donde encontrar largas playas amarillas de desoladora belleza y calas que brindan la intimidad perfecta para desconectar del mundo.

Obra y gracia de la erosión

Bolnuevo es, más que un rincón de postal, un escenario completamente insólito. Porque esta playa asentada al pie de la Sierra de las Moreras está agraciada no sólo con un entorno salvaje sino también con una peculiar orografía que los más entusiastas identifican, como decíamos, con una suerte de Capadocia a la murciana.

Las extrañas formaciones te darán la sensación de ir caminando por la luna
Las extrañas formaciones te darán la sensación de ir caminando por la luna | Jesnofer / ISTOCK

Es aquí donde encontramos el maravilloso enclave de las Gredas de Bolnuevo, también llamado Ciudad Encantada, donde la erosión constante del viento y el agua ha conseguido tallar caprichosas figuras en la roca arenisca. Un impactante paisaje estriado y amarillento que, por su belleza peculiar y su interés científico, ha sido designado Monumento de interés natural.

El impacto del Estrecho de Gibraltar

Pero, ¿a qué se deben estas alocadas formas? Hay que bucear en la historia hasta llegar a la época del Plioceno (5,3 millones de años), cuando tuvo lugar el acontecimiento que acabaría por perfilar la morfología de nuestro litoral: la formación del Estrecho de Gibraltar, que permitió que el mar Mediterráneo dejase de ser una laguna salada de reducidas dimensiones. Esta apertura al océano Atlántico permitió la entrada de aguas que elevaron el nivel del mar y ocuparon espacios interiores como lugar en el que se ubican las Gredas de Bolnuevo.

Las curiosas formaciones son la mayor atracción turística de la playa
Las curiosas formaciones son la mayor atracción turística de la playa | merc67 / ISTOCK

De esta forma, las corrientes marinas fueron arrastrando y depositando diversos materiales (margas, limos, areniscas y gravas), que a su vez se fueron sedimentando y compactando hasta crear las figuras amarillentas visibles hoy día. Después, los movimientos de las placas tectónicas, junto a los cambios climáticos, ocasionaron la retirada de este mar del interior e hicieron emerger a la superficie estas nuevas formaciones.

La vista aérea de la Playa de Bolnuevo nos muestra el impresionante color que posee el arenal murciano
La vista aérea de la Playa de Bolnuevo nos muestra el impresionante color que posee el arenal murciano | Alberto R.M / ISTOCK

Las Gredas, a las que unos atribuyen un carácter lunar y otros tantos una estética marciana, es una de las grandes sorpresas de este territorio, como también lo son las huellas de su esplendor fenicio, romano y medieval o su capacidad para ofrecer un espectáculo de la naturaleza que a menudo asociamos a parajes remotos: el de contemplar delfines y ballenas a no muchos metros de la costa.