Benidorm: relax y felicidad en la Costa Blanca

El otoño, en transición al invierno, es un momento ideal para disfrutar Benidorm, el lugar de la felicidad.

Bego Contreras para Ayuntamiento de Benidorm
 | 
Foto: D. R.

El oasis climatológico que es Benidorm invita en sí a sentir el placer de su confortabilidad con más tranquilidad que en verano, pero con toda la intensidad de sus poderosos atractivos y la cercanía de sus Fiestas Mayores Patronales: temperaturas suaves y un paisaje encantador para descubrir ese otro Benidorm. Hay un Benidorm para cada momento, para cada ocasión, fascinante y maravilloso, en cualquier momento del año

Mucho más que sol y playa

Playas sensacionales, aguas atemperadas, cristalinas y seguras, permanente oferta de ocio lúdico, atractiva programación cultural, excelente oferta gastronómica y, a un paso de Benidorm, la más completa variedad de paisajes e identidad: La Vila, l’Alfás, Altea, La Nucía y Polop o Callosa d’En Sarriá y Castell de Guadalest siempre cerca. Benidorm presume de ciudad, posibilidades y un entorno sin igual.

Benidorm es la ciudad que no cierra nunca, hospitalaria y amable, para todo y para todos, que ofrece la felicidad soñada con el atractivo otoñal de la excelencia en su casco antiguo y el Castell, origen de Benidorm, y en sus miradores a Poniente y Levante: el Tossal y su Castellum romano, historia de un pasado esencial, o la Cruz, ya en el Parque de la Sierra Helada, donde sentir la fascinación de sus calas y acantilado, con dunas fósiles frente al mar. Y siempre la Isla, icono de Benidorm, en el centro de una bahía fascinante y única que se abre antes dos playas, orientadas al Sur, que tienen tras ellas la mejor ciudad de servicios turísticos del Mediterráneo.

Este otoño, descubre la calidez del emporio del Sol: una ciudad alegre, divertida, acogedora, entrañable, viva y atractiva que entiende y sabe ofrecer el ocio y el relax como fórmula de vida