Benidorm en otoño: ¡Fascinante!

Una vacuna emocional necesaria. la ciudad destino turístico más espectacular del Mediterráneo español, el emporio del sol, es un acierto también en otoño. 

Visitbenidorm.es
 | 
Foto: D. R.

Estamos el mejor momento para disfrutar Benidorm en toda su intensidad, sin la efervescente popularidad del verano y cuando la climatología nos invita a sentir el placer de su confortabilidad.

El otoño es una sensacional oportunidad para vivir ese Benidorm que hay detrás de su gente: entrañable, acogedor, cálido, vivaz, alegre y divertido, saludable y atractivo para todas las edades. Clima y playas óptimas y seguras, programación cultural, eventos de todo tipo y grandes oportunidades de ocio como fiestas, desfiles, espectáculos y mercadillos. Benidorm es la ciudad que no cierra, el paraíso soñado al que muchos se entregan y está abierto a todos. En otoño, además, con el factor añadido de la excelencia.

Esta ciudad es sin duda la vacuna emocional más que necesaria; y esa sensación de disfrute en la que hemos puesto tantas esperanzas después de los duros meses vividos. Y no defrauda; se deja descubrir y envuelve convirtiendo en inolvidables todas las oportunidades que la naturaleza le brinda. Sol, clima, luz del Mediterráneo, aguas cristalinas en playas espectaculares y tras ellas, detrás, toda una ciudad de servicios para garantizar la mejor estancia, la más especial escapada y el relax más sobresaliente.

Benidorm se viste en otoño de naturaleza plena, de rutas montanas que invitan, con la bondad del clima, a visitar el Parque de Sierra Helada, subir al mirador de la Cruz y recorrer sus rutas para sentir con más fuerza paisajes únicos de dunas fósiles y acantilados verticales junto al mar; para disfrutar su isla y un entorno único.  

Benidorm, en otoño, es fascinante.