Hemos encontrado el atardecer más bonito del mundo (y está muy cerca)

A pocos kilómetros de Sagres se encuentra el Cabo de San Vicente, uno de los puntos más al oeste de la Europa continental, y una parada obligada del Algarve portugués.

Gema Carrasco
 | 
Foto: Silvia Bianchini / ISTOCK

Todo lo que rodea al Cabo de San Vicente es pura magia, desde las vistas al mar, hasta la altura de los acantilados, el fuerte viento que sopla por la zona o las olas rompiendo contra las rocas. El Cabo de San Vicente es el comienzo de la Costa Vicentina portuguesa, dentro de la Reserva Natural de la Costa Vicentina, que se prolonga 100 kilómetros hacia el norte. Pero si hay algo que atrae de este maravilloso cabo son sus atardeceres. El sol naranja fundiéndose con el Atlántico son pura magia. Este lugar es conocido como el “Finisterre portugués”, y no es para menos, porque su situación hace que ver el atardecer sea un auténtico espectáculo. 

Aquellos que disfrutan capturando atardeceres no pueden olvidar incluir este en su ruta. Es recomendable ir equipados con una sudadera, incluso en verano, debido a los fuertes vientos que azotan la zona.

Cabo de San Vicente en Portugal
Cabo de San Vicente en Portugal | Florian Klinge / ISTOCK

Faro Cabo San Vicente

Antes de que empiece a caer el sol, se puede dar un paseo por la zona para deleitarse con las vistas de sus acantilados y el faro de San Vicente. Este se mandó construir a comienzos del siglo XVI por el Obispo de Algarve, Fernando Coutinho, junto a la fortaleza para que sirviera de defensa en esa zona de la costa. De hecho, en 1587 el pirata británico Francis Drake lo destruyó. En 1606, Felipe II de Portugal lo mandó reconstruir, pero quedó devastado de nuevo en el terremoto de 1755. El nuevo faro lo ordenó erigir la reina María II de Portugal entrando en funcionamiento en 1846

Rocas del cabo de San Vicente con los colores anaranjados del atardecer
Rocas del cabo de San Vicente con los colores anaranjados del atardecer | Jorge Garcia Argazkiak / ISTOCK

Fortaleza de Sagres

A 10 minutos en coche y con vistas al Cabo San Vicente se encuentra la Fortaleza de Sagres, que goza de una deslumbrante panorámica a lo largo de la costa. El infante D. Henrique ordenó su construcción en el siglo XV. Todavía se conservan algunas de las construcciones como la torre cisterna, una muralla cortavientos, las antiguas habitaciones y cuarteles y la antigua iglesia parroquial de Nuestra Señora de Graça. 

Vista aérea del Cabo de San Vicente y su faro
Vista aérea del Cabo de San Vicente y su faro | aroxopt / ISTOCK

Uno de los elementos que más interés suscita a los visitantes es la enorme rosa de los vientos marcada en el suelo con piedras, con 43 metros de diámetro.