La Alcarria, viaje en 5 paradas

De pueblo en pueblo por la comarca que enamoró a Cela. El Nobel le dedicó su célebre libro 'Viaje a La Alcarria' que situó este lugar en el mapa y se convirtió no sólo en orgullo de sus vecinos, sino también en la mejor guía turística para los viajeros.

Celsa Iglesias
 | 
Foto: D. R.

El premio Nobel de literatura Camilo José Cela hizo célebre la siguiente frase: "La Alcarria es un hermoso país al que a la gente no le da la gana ir". Razón no le faltaba porque, a pesar de los encantos de esta bella tierra, sigue siendo desconocida para muchos. Para enmendar esa laguna, proponemos una ruta exprés con cinco paradas imprescindibles.

Guadalajara

Palacio del Infantado de Guadalajara. | DaVida Fotografia/Shutterstock. No use without permission.

La capital de la provincia es un estupendo punto de partida para una intrépida excursión siguiendo los pasos de Cela. Cabe destacar que el autor residió aquí durante algunos años e incluso fue nombrado hijo adoptivo. Esta ciudad cuenta con un interesantísimo patrimonio cultural, del que nos gustaría destacar un punto en particular. Partiendo de Plaza de España, nos deslumbra ya el Palacio del Infantado, un sobresaliente edificio de estilo gótico combinado con algunos elementos renacentistas. Imposible no quedar maravillado con su espectacular fachada, labrada en piedra caliza de Tamajón.

En su interior, se puede disfrutar del patio de los leones, minuciosamente decorado. Además, este palacio alberga también el Museo de Guadalajara, con pinturas murales del siglo XVI.

Trillo

Puente de Trillo sobre el río Tajo. | D. R.

Nuestra siguiente parada es un pueblo donde el agua y la naturaleza tienen un protagonismo especial, debido a la presencia del río Tajo, que decora con cascadas y una exuberante vegetación los rincones de Trillo. Pasear por su puente medieval es uno de esos pequeños placeres que no se deben dejar pasar, puesto que, además de ofrecer unas espectaculares vistas acompañadas de de la banda sonora del río, se trata de un elemento arquitectónico bastante insólito. La razón es que está construido con un solo arco, de modo que el puente se sostiene por la presión de sus piedras.

Brihuega

Iglesia de San Felipe de Brihuega. | D. R.

Brihuega, también conocido como el  Jardín de La Alcarria, se postula como uno de los pueblos más bonitos de la región. En primavera es todo un espectáculo, ya que sus campos se tiñen completamente de violeta y flota en el ambiente el inconfundible olor de la lavanda. 

Este pueblo amurallado destaca por el enorme valor arquitectónico de sus construcciones. Entre ellas, es imprescindible visitar la plaza del Coso, el Castillo de la Peña Bermeja, la antigua cárcel, la Real Fábrica de Paños con sus fuentes y lavaderos o la iglesia de Santa María de la Peña. También cuenta con un conjunto de cuevas de origen árabe.

Pastrana

Plaza de Pastrana. | D. R.

Igual que Brihuela, tiene el honor de estar declarada Conjunto Histórico Nacional debido a sus murallas, fuentes, fachadas y las encantadoras calles empedradas que nos transportan inmediatamente al medievo. Más allá de dejarnos llevar recorriendo sin rumbo sus rincones, no hay que dejar de asomarse al mirador con vistas al río Arlés y visitar el gran Palacio Ducal, en la Plaza de la Hora. Fue en ese palacio, de trazado renacentista español, en el que el Rey Felipe II mandó encerrar a la Princesa de Éboli. Será una experiencia muy interesante adentrarse en la habitación donde esta icónica mujer permaneció recluida durante una década esperando la muerte.

Torija

D. R.

Los apasionados de los castillos podrán contemplar en este pueblo, ubicado en un hermoso valle abierto entre dos planicies alcarreñas, uno de los más bellos e imponentes de nuestra geografía. El Castillo de Torija, situado en las inmediaciones del ayuntamiento y la Plaza de la Villa, es una obra realizada originalmente en el siglo XI por los caballeros templarios. Actualmente, alberga el Centro de Interpretación Turística de la Provincia y un museo dedicado exclusivamente al libro Viaje a La Alcarria