51 lugares de España que debes ver una vez en la vida

Ciudades, pueblos, monumentos y entornos naturales... Coge libreta y boli porque estos son los lugares de España que, sí o sí, debes visitar una vez en la vida.

Redacción Viajar
 | 
Foto: JoseIgnacioSoto / ISTOCK

Espacios naturales de una cautivadora belleza o pueblos y ciudades monumentales con una gran historia. Pero también hermosas joyas arquitectónicas y playas de ensueño. Hacemos una selección de los que, para nosotros, son los lugares de España que debes ver una vez en la vida. Eso sí... no están todos los que son, pero son una buena muestra de ellos. ¿Preparados?

1. Patio de los Leones de la Alhambra de Granada

Este palacio fortaleza de los reyes musulmanes de Granada, último gran monumento en España de los invasores árabes, es todo un ejemplo para el mundo del arte y la forma de vida del Islam en su época de máximo esplendor. Allí están, bien conservados, los tres recintos clásicos, a los que se añaden el palacio y los jardines del Generalife y otras muchas joyas, como el palacio de Carlos V.

Patio de los leones, Granada
Vista del Patio de los leones, Granada | alxpin / ISTOCK

2. Ciudad de las Artes y las Ciencias, Valencia

La alegre capital levantina pasó momentos de vulgaridad y desidia. Su resurrección es reciente y brillante. Sobre el cauce del peligroso Turia, mudado su curso, se levanta una maravilla de arquitectura contemporánea que poco a poco va contagiando al resto de la urbe. Un conjunto dedicado a la divulgación científica y cultual diseñado por Santiago Calatrava y Félix Candela.

Ciudad de las artes y las ciencias, Valencia
travelview / ISTOCK

3. Las Alpujarras granadinas y almerienses

Comarca situada en la cuerda principal de Sierra Nevada, último reducto de los moriscos, conserva la gloria de su carácter tradicional y unos preciosos paisajes casi secretos. Allí se asientan docenas de pueblos inolvidables, como Bubión, Pampaneira, Capileira, Pórtugos, Trevélez (el más alto de España) u Órgiva.

Las Alpujarras, Sierra Nevada
Las Alpujarras, Sierra Nevada | teddiviscious / ISTOCK

4. Cañón del río Lobos, Soria

No es éste un río famoso y valiente; incluso hay días que ni existe. Su débil cauce discurre entre dos formidables barrancos de paredes coloreadas y junto a unas densas y amenas arboledas. En su corazón pervive la ermita de San Bartolomé, una reliquia románica de un escondido monasterio templario que fue construida en el primer cuarto del siglo XIII.

Cañón del río Lobos, Soria
Cañón del río Lobos, Soria | JavierGil1000 / ISTOCK

Los 42 lugares más espectaculares del planeta

5. Albarracín, Teruel

Amparado por lienzos de murallas y torres que trepan por unos cerros agrestes, este rojizo y solitario pueblo turolense siempre ha sido considerado entre los más hermosos de la Península Ibérica. Quizá desde que allí gobernaban los bereberes Ben Razín, hasta 1160. Y, desde luego, con toda justicia. Ahora más, cuando se ha recuperado no hace mucho de años de desdén.

Jordi_Santacana / ISTOCK

6. Somiedo, Asturias

En el límite de la provincia de León, este concejo oriental asturiano ocupa montañas y prados verdísimos que llegan a los 2.000 metros de altitud. Sus lagos parecen hermanos de los tres de Covadonga, en el otro extremo de la comunidad. Muy escasa población, que aún sube en verano a las brañas de piedra y techo de piornos a cuidar el ganado.

Jose Ramiro Laguna / ISTOCK

7. Ordesa y Monte Perdido

Este pequeño, frío y oscuro pueblo aragonés, asomado al valle pirenaico de Ara, es la llave del Parque Nacional de Ordesa. El conjunto urbano tiene un gran sabor gracias a su rústica arquitectura popular, pero también posee una preciosa Plaza Mayor y una iglesia de portada románica. El Parque, que lo es desde 1918, alberga algunas de las más imponentes cumbres de los Pirineos.

Shutterstock

8. Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela

Es el ancho corazón, retablo múltiple de una de las ciudades más bellas y recias de Europa. Las torres de la catedral y la del Reloj apuntan en el cielo la calidad arquitectónica, civil y religiosa de cinco joyas que enmarcan esta plaza, con el románico, el plateresco y el barroco dándose la mano. Eso sin olvidar que es el punto y final de cualquier Camino de Santiago.

Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela
Plaza del Obradoiro, Santiago de Compostela | Lux Blue / ISTOCK

9. Catedral de Sevilla

Es la tercera más extensa del mundo, después de las de San Pedro de Roma y San Pablo de Londres. Su torre es el alminar de una antigua mezquita, convertido en La Giralda. Gótico y mudéjar, el templo alberga muchos hitos de la historia y obras de arte. A su lado, además, se distribuyen algunos de los grandes edificios sevillanos.

Catedral de Sevilla
Catedral de Sevilla y La Giralda | Starcevic / ISTOCK

10. Chorros del río Mundo, Albacete

El calar (cumbre plana) del mismo nombre es un ejemplo paisajístico del modelado cárstico. Las aguas que recogen dolinas, poljés y cuevas caen en una ruidosa cascada desde los 200 metros de altitud para formar el río. Por esa abrupta sierra albaceteña se disgregan pueblos y aldeas memorables, como Ayna, Ríopar y la renacentista Alcaraz.

Río mundo, Albacete
Río mundo, Albacete | JULIAN74 / ISTOCK

11. Palacio Real, Madrid

La capital de España comienza a darse a sí misma empaque en los años de Carlos III. Él construyó este palacio real (en torno al año 1750), en el que pueden resumirse sus glorias arquitectónicas, desde las de los Austrias (Plaza Mayor, las Descalzas) hasta los logros de la vanguardia contemporánea. Ciudad verde y de espléndidos museos, como El Prado, hay que señalar también su riqueza en parques y jardines.

Palacio real, Madrid
Palacio Real, Madrid | Newlander90 / ISTOCK

12. Ampudia, Palencia

Este modesto pueblo palentino de Tierra de Campos (hoy cuenta con sólo 600 habitantes) debe resumir el carácter, la historia y la belleza de muchos otros de esta extensa comarca llana que comparten las provincias de Zamora, Valladolid, León y Palencia. Ampudia son dos preciosas calles asoportaladas al lado de un castillo en buen estado y de una bien torreada colegiata gótica.

Ampudia, Palencia
Ampudia, Palencia | LucVi / ISTOCK

13. Playa de La Concha, San Sebastián

Puede considerarse un ejemplo acabado y oficial de arenal urbano. Responde perfectamente al carácter pulcro, elegante y antaño cosmopolita de esta ciudad guipuzcoana, llamada también Donosti. La bahía del mismo nombre, flanqueada por los montes Igueldo y Urgull y defendida por la isla de Santa Clara, culmina en el interior de la ciudad en un casco viejo que constituye toda una antología gastronómica.

Playa de la Concha, San Sebastián
Playa de la Concha, San Sebastián | Eloi_Omella / ISTOCK

14. Acueducto de Segovia

Debe considerarse como el monumento romano más llamativo y mejor conservado de España, y uno de los primeros de Europa. Altos pilares de piedra berroqueña soportan una doble línea de arcos en una extensión de 728 metros. A su término, una ciudad pequeña y muy rica, con catedral, alcázar, varios palacios y notables iglesias.

Plateresca / ISTOCK

15. Ciudad Encantada, Cuenca

Se le ha llamado ciudad porque las rocas han acabado un espléndido paisaje de edificios fantasmagóricos. Es el paraje cárstico español más espectacular, situado en plena serranía de Cuenca; 20 kilómetros cuadrados de laberinto de pinos y piedras grandiosas, que se encuentra muy cercano a la capital conquense. En sus dominios se añaden también otros prodigios como el nacimiento del río Cuervo y el llamado Ventano del Diablo.

Photon-Photos / ISTOCK

16. Los Arribes

Hasta 300 metros de altura alcanzan las paredes verticales que escoltan al río Duero en un largo curso que separa a España de Portugal. Además del gran río, estas tierras de Zamora y Salamanca conforman un fastuoso paisaje poco poblado y punteado de vigorosos saltos de agua (el de Aldeadávila es el más alto de Europa), enormes embalses-lagos y microclimas que permiten incluso los cultivos típicamente mediterráneos.

Los Arribes, Salamanca
Armando Miguel Comeron / ISTOCK

17. Los Sanfermines, Pamplona

Para muchos extranjeros es la fiesta por excelencia de España, la más exótica, la más deseada. Locura, toros, vino, bailes, juerga, pasión, sexo súbito. Una novelita del escritor estadounidense Ernest Hemingway mitificó hasta el delirio la vieja costumbre ibérica del encierro de los toros y su carrera hasta la plaza. Miles de mozos intentan burlar a la muerte en los primeros días de julio.

San Fermin, Pamplona
San Fermin, Pamplona | mmeee / ISTOCK

18. Catedral de Toledo

Se ha dicho de Toledo que es el conjunto más acabado y característico de la historia y la cultura españolas. La catedral, en la que el arte gótico se hermana con estilos posteriores, es el corazón y punto de partida para conocer el arte del Greco, palacios y templos diversos, sinagogas, el alcázar y todo el tesoro que abraza el río Tajo.

Fernando Valero Lopez / ISTOCK

19. Sierra de Gredos, Ávila

Cuando alguien le recitaba a Miguel de Unamuno las maravillas de París, se encrespaba el profesor y gritaba: "¡Gredos, Gredos!". Es, en efecto, uno de los parajes más impresionantes, como desconocidos, del interior de la península. Hasta cuarenta glaciares han dejado su huella, también en frías lagunas. La marca más conocida es el Circo o Plaza del Moro Almanzor.

Sierra de Gredos, Ávila
Sierra de Gredos, Ávila | Jose Ramiro Laguna / ISTOCK

20. Cabo de Gata, Almería

Actualmente tiene la categoría de Parque Natural, aunque desgraciadamente sigue muy acosado por las construcciones y los especuladores. Es una sierra muy árida y seca, un macizo volcánico con pobre vegetación y población muy escasa. No obstante, una desgarradora belleza se manifiesta en cerros (de la Palma, Mesa de Roldán), playas (Mónsul, Genoveses) y el mar de lujo que la abraza.

Arrecife de las Sirenas | Estellez / ISTOCK

21. Mezquita de Córdoba

Sigue siendo, después de 1.200 años, el templo más bello de la religión islámica y el segundo lugar de rezo más grande, después de la Kaaba. Novecientas columnas de granito, jaspe, mármol, ónice, coronadas por arcos de herradura, forman un bosque inverosímil, escoltando el lujoso mihrab y una sucesión de yeserías, capiteles y otros hallazgos artísticos.

Mezquita-catedral de Córdoba. | D. R.

22. Camino Francés de Santiago

Desde hace más de mil años es la ruta de peregrinación más importante de Europa. En España tiene unos 800 kilómetros de recorrido y en tan larga senda se sitúa un número crecido de pueblos, ciudades y monumentos arquitectónicos. No hay que verlo, hay que andarlo. 

Escultura de peregrinos de Vicente Galbete en el Alto del Perdón. | Iñigo Fdz de Pinedo / GETTY

23. Alquézar, Huesca

Pegado al río Vero, este pueblo es un ejemplo fundamental de la fisonomía tradicional de las poblaciones medievales de Aragón, algunas de ellas ya abandonadas y perdidas. Un excelente castillo, más la colegiata y la iglesia de San Miguel engalanan un caso urbano muy llamativo. Y alrededor, el paisaje severo de cañones de la sierra de Guara.

Eloi_Omella / ISTOCK

24. Plaza Mayor de Salamanca

Este espacio ordenado a partir de 1729 por el arquitecto Churriguera ha acopiado gran número de piropos. Justos todos ellos. El edificio del Ayuntamiento (1755) preside la elegante arquitectura asoportalada de la plaza y la simetría de los balcones. Es centro vital de toda la "ciudad de la sabiduría", prototipo del Renacimiento español. Dos catedrales, universidad, mansiones señoriales, puente, palacios...

Plaza mayor, Salamanca
Plaza mayor, Salamanca | bluejayphoto / ISTOCK

25. Cueva El Soplao, Cantabria

Es la cueva más hermosa de las miles que existen en las montañas cantábricas, muchas de ellas enjoyadas con muy ilustres pinturas prehistóricas (Altamira, Tito Bustillo). Ésta no. Aquí brilla el misterio y la magia de la naturaleza subterránea, con formaciones calcáreas inverosímiles. Su acondicionamiento reciente, tren de entrada incluido, le añade asombro y belleza. Pero Cantabria también encuentra la belleza en sus innumerables playas. 

Cueva El Soplao, Cantabria
Cueva El Soplao, Cantabria | arssecreta / ISTOCK

26. Pueblos Negros de Guadalajara

Han renacido del olvido una docena de aldeas perdidas en torno al pico Ocejón, en el límite noroccidental de Guadalajara: Campillo de Ranas, Valverde de los Arroyos, Campillejo... Su extraña arquitectura de pizarra negra y la recuperación de costumbres y ritos antiguos han comenzado a atraer a nuevos pobladores, que están recuperando su indudable encanto.

Valverde de los Arroyos, Guadalajara
Valverde de los Arroyos, Guadalajara | Raul Hernandez Balbuena / ISTOCK

27. Santillana del Mar, Cantabria

En todas las encuestas que se han hecho sobre los pueblos más bellos de España, éste de Cantabria se ha ido con el primer premio. Un pueblo museo en toda regla. Ni el exceso de turistas ha arruinado la belleza que se despliega bajo la mole de la Colegiata. Varios palacios y casonas de piedra con sus escudos, calles y el entorno (incluida la cueva de Altamira) explican su aprecio.

Santillana del Mar, Cantabria
Santillana del Mar, Cantabria | THEPALMER / ISTOCK

28. Almagro, Ciudad Real

Centro vital del Campo de Calatrava, en la llanura manchega ciudadrealeña, esta villa fue residencia de banqueros y de clérigos ilustrados a partir del siglo XIV. Aquel tiempo dejó un urbanismo perfecto, apenas mancillado, y grandes recuerdos arquitectónicos: la plaza, el famoso Corral de Comedias, conventos, colegios, casas blasonadas...

Pablo Lorente

29. Picos de Europa

Es uno de los más grandes y atractivos parques nacionales de España, compartido por tres comunidades autónomas: Asturias, Castilla y León y Cantabria. Los lagos de Covadonga, el desfiladero de Caín y el Naranjo de Bulnes forman parte de un imponente paisaje montaraz, reino de animales libres.

nevodka / ISTOCK

30. Deiá, Mallorca

Al margen del bullicio internacional de las masas turísticas que imperan en Mallorca, este pequeño pueblo costero, colgado en una colina, ha sabido mantener su intimidad histórica. Deyá (Deià) se hermana con la Valldemossa (Valldemosa) de la cartuja y de las invernadas de Chopin, entre grandes fincas que crean unos paisajes muy dulces y lujosos miradores.

Deià (Mallorca). | D. R.

31. Caldera de Taburiente, La Palma

Fenómeno geológico impresionante, esta caldera de La Palma es una depresión hundida a más de mil metros y escoltada por picachos (los roques) que alcanzan los 2.400 metros de altitud. El volcán proveyó una capa de tierra fértil que ahora es un lujo de la botánica, exclusivo del lugar

Parque Nacional de la Caldera de Taburiente | Flavio Vallenari / ISTOCK

32. Monasterio de Silos, Burgos

Entre los cientos de monasterios medievales y renacentistas de España, ninguno tan renombrado e ilustre como éste de Burgos. Tiene origen visigodo. Ya su claustro enjoyado de capiteles resulta legendario. Como su música y su historia. Enclavado en patria histórica, en su entorno también hay que destacar las reliquias de San Pedro de Arlanza y la villa de Covarrubias.

JJFarquitectos / ISTOCK

33. Entre los cientos de monasterios medievales y renacentistas de España

Todo el norte de la provincia de Palencia, con derivaciones a Burgos y Cantabria, es un territorio en el que se acumulan iglesias románicas. Son casi todas pobres, modestas de tamaño, salvo algún monasterio y colegiata de mayor fuste. Moarves, Cantamuda, San Andrés del Arroyo, Mave y tantas más forman una red de particular belleza.

Moarves, monasterios renacentistas
imagsan / ISTOCK

34. Murallas de Ávila

Vieja y reconocida estampa de ciudad medieval amurallada. Las defensas se construyeron en sólo nueve años, desde 1090, en un perímetro de dos kilómetros y medio, reforzadas con 88 torres de aura románica e incluso con una catedral. Ninguna muralla mejor conservada que ésta. Y vale la pena lo mucho que todavía guardan...

Vista de las murallas de Ávila
Vista de las murallas de Ávila | Gannet77 / ISTOCK

35. Catedral de Burgos

Terminado en 1260, este templo es una de las más bellas construcciones góticas de España. Cuatro portadas y otras tantas torres, dos de ellas de tipo linterna, avisan al viajero de las maravillas de su interior. Mas el curioso no deberá perderse en la misma ciudad su monasterio de Las Huelgas y la cartuja de Miraflores.

ppl58 / ISTOCK

36. Ancares, Lugo

En el remoto e indistinguible rincón en que se tocan las provincias de Lugo y León, continúa casi escondida esta comarca de interés paisajístico y antropológico. Fríos pueblos de difícil acceso con muy antiguas y rústicas viviendas de techo de paja que albergaban a personas y ganados en una misma comunidad.

Ancares, Lugo
Xurxo Lobato / ISTOCK

37. Bosque de Irati, Navarra

Asentado en la vertiente meridional del Pirineo navarro, la cuenca alta del río Irati está cubierta por un extenso bosque que está considerado el mejor hayedo de España. A veces alternan entre las hayas, en las umbrías, oscuros abetos. La reserva de Lizardoya protege sus mejores masas. Una pista de 20 kilómetros lo cruza de extremo a extremo.

Esti Guinea / ISTOCK

38. Costa Da Morte, La Coruña

De este modo ha sido apodado, por sus muchos naufragios, este paisaje marítimo gallego, uno de los más notables e inquietantes del litoral español. Ásperos acantilados, olas encrespadas, vientos feroces y un puñado de bellos pueblos de pescadores que se sienten en el Fin de la Tierra, donde Europa termina. Mugía (Muxía), Malpica, Pindo...

Costa Da Morte, Galicia
Mercedes Rancaño Otero / ISTOCK

39. El Teide, Tenerife

Este volcán canario, padre principal de la isla de Tenerife, es la cabeza más alta de todas las montañas españolas: 3.718 metros. Aun situado en zona tropical, con frecuencia se corona de nieve. A su alrededor, las Cañadas (espacio de las corrientes de lava) figuran como Parque Nacional: un caos esplendoroso de rocas de cien colores y formas.

El Teide, Tenerife
El Teide, Tenerife | MikeMareen / ISTOCK

40. Parque Nacional de Doñana, Huelva

Antiguo cazadero real, desde 1969 es Parque Nacional. Amenazado siempre y de difícil gestión, sus dunas y marismas son el principal albergue europeo para aves en sus migraciones. Además, viven allí en libertad otras especies: jabalíes, lirones, nutrias, linces... Es posible visitarlo parcialmente, con guías.

Parque Nacional de Doñana, Huelva
Parque Nacional de Doñana, Huelva | jacquesvandinteren / ISTOCK

41. Parque Natural del Alto Tajo, Guadalajara

El largo río peninsular no brota solo en ese espinazo montañoso que es el Sistema Ibérico. Vayan las aguas a un mar o a otro, casi en el mismo lugar inician su carrera el Tajo, el Cabriel, el Guadalaviar (Turia) y otros. Son parajes fríos y solitarios, de una belleza insólita por su riqueza natural: bosques, hoces y cañones boscosos, valles idílicos, menudos poblados huraños...

Parque Natural del Alto Tajo, Guadalajara
Parque Natural del Alto Tajo, Guadalajara | JackF / ISTOCK

42. Cadaqués, Girona

Su mérito mayor está quizás en el mito surgido hace medio siglo y en lo que ha logrado salvaguardar de su carácter. Ciertamente, es uno de los pueblos más hermosos de la Costa Brava, que ya de por sí es muy bella. Y no ha resistido mal el acoso del turismo masivo. Posee una bonita iglesia y la vecindad del mundo daliano (Figueras, Port Lligat...).

Cadaqués, Costa Brava
Cadaqués, Costa Brava | Proformabooks / ISTOCK

43. Vall de Boí, Lleida

Pareciera que este recóndito y breve valle pirenaico hubiese decidido aparecer como museo del arte románico catalán. Casi cada pueblo y cada recodo exhibe un ejemplo. La mejor iglesia, con su elegantísima torre, es la de Sant Climent de Taüll. Pero hay otras en Erill, Boí, Barruera... Mucho de su arte está en un museo de Barcelona.

Vall de Boí, Lleida
Vall de Boí, Lleida | ABBPhoto / ISTOCK

44. Mérida, Badajoz

Fue fundada hace dos mil años para asilo de jubilados de las legiones y enseguida fue la principal ciudad romana en la Península Ibérica. De aquella época han quedado extraordinarios vestigios, como el teatro, el anfiteatro, algunas viviendas, el arco de Trajano y otros espacios, además de reliquias posteriores, visigodas y musulmanas.

Mérida, Badajoz
Mérida, Badajoz | Leonid Andronov / ISTOCK

45. Curva del Duero, Soria

Ese giro que hace el río, apenas nacido, para orillar a Soria, no es sólo materia de poesía (Machado) sino camino de tentación de la ciudad románica a partir de San Juan de Duero. Enseguida, la Catedral, las iglesias de Santo Domingo y Santo Tomé, o ermitas como la de San Saturio, en esa curva.

Curva del Duero, Soria
Curva del Duero, Soria | Maica / ISTOCK

46. Morella, Castellón

El alto, frío y abrupto territorio del Maestrazgo (del maestre de Montesa) está compartido actualmente por las provincias de Teruel (Aragón) y Castellón (Valencia). A esta comunidad pertenece la localidad de Morella, encumbrada, enrocada y abrazada por dos kilómetros de muralla y catorce torres. Se llenó muy pronto de historia (El Cid, el general Cabrera) y de muy ricos monumentos.

Shutterstock

47. La Pedrera, Barcelona

El genial arquitecto muerto en 1926 vino a redondear los muchos méritos de esta urbe que fue pescadora, comercial y cabeza de condado. Hoy sus muchas obras, como la inacabada Sagrada Familia, atraen a millones de visitantes, que aprovechan para perderse por el Barrio Gótico y disfrutar de la pujanza de la urbe contemporánea.

La Pedrera, Barcelona
La Pedrera, Barcelona | Eloi_Omella / ISTOCK

48. Pueblos Blancos de Cádiz

Como el nivel de blancura es siempre aleatorio, nunca es preciso el número de estos pueblos bien enjalbegados y brillantes. Los preside el lujoso Arcos de la Frontera, plantado en vilo al borde de un barranco. Y siguen Setenil, bajo las rocas, Olvera, Zahara, Grazalema... Su alma, la blancura y un cierto carácter moruno.

Arcos de la Frontera, Cádiz
Arcos de la Frontera, Cádiz | JoseIgnacioSoto / ISTOCK

49. Cáceres

El recinto histórico de esta ciudad extremeña es el resultado de la decisión de linajes guerreros del norte de la Península de acabar con el dominio árabe. Aquí están sus palacios, iglesias y casas fuertes, enhebrado todo en un emocionante urbanismo dorado. Al que se suman también murallas romanas, un gran aljibe árabe, el palacio de una princesa azteca...

Cáceres
javarman3 / ISTOCK

50. Delta del Ebro

En tiempos de Roma, las naves amarraban en Tortosa, hoy muy tierra adentro. El río, con los siglos, se fue apoderando del mar y formando un paisaje anfibio con aspecto de cabeza de pez. La tierra de aluvión avanzaba diez metros al año, aunque ahora parece que el delta corre un grave peligro de reducirse. Arrozales, largas playas y una forma de vida muy peculiar.

Delta del Ebro
Delta del Ebro | Lanaufoto / ISTOCK

51. La Alberca, Salamanca

Antaño villa poderosa donde vivían los señores de Las Hurdes y Las Batuecas, hoy es una oscura aldea que se dedica a poco más que al turismo. Quedan sus particulares ritos, costumbres viejas, los lujosos trajes femeninos, una arquitectura sombría y única, la leyenda y el misterio. Siempre se ha considerado uno de los más bellos pueblos de España.

Alberca | Turismo de Salamanca