Uno de estos 10 pueblos de España será la próxima Capital del Turismo Rural 2022 

Uno de estos 10 pueblos se convertirá en la próxima Capital Rural del Turismo arrebatándole el título a Olvera, la ganadora del pasado año. Si vas a votar por uno de ellos te contamos algo de cada uno para que lo tengas claro. 

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Miguel Perfectti / ISTOCK

Un año más volvemos a conocer a los 10 pueblos seleccionados que podrán hacerse con el próximo título de Capital del Turismo Rural 2022. Diez pueblos españoles que se proponen, a través de los votos de los usuarios, desbancar a Olvera, la ganadora del pasado año. 

Y, al fin, podemos conocer la lista de los diez pueblos finalistas seleccionados por escapadarural.com, que tiene como finalidad y como iniciativa la de dar a conocer los pueblos más atractivos y bonitos de España donde disfrutar de la tranquilidad y sencillez de lo rural. 

MEDITERRANEAN / ISTOCK

Unos premios, además, que elige la gente. ¿Cómo? Votando en el periodo de votación popular que será el que galardone al próximo vencedor. Eso sí, no será hasta el próximo 12 de mayo cuando sepamos el resultado de la votación y cuál será el nuevo pueblo afortunado. 

¿Quieres votar y no sabes por qué pueblo? No te preocupes, porque te damos unos cuentos detalles de cada municipio para que votes con conocimiento. 

1. Blanca, Murcia 

Enclavada en el Valle de Ricote, esta localidad tiene el privilegio de encontrarse en un entorno rural rodeado de montañas y arropada por el cauce del río Segura.  Forma parte de la comarca de Vega Alta del Segura y en ella encontramos varias curiosidades. 

La primera de ellas es que esta localidad, en un principio, se llamaba Negra haciendo referencia a la formación montañosa que lo guarda. Eso sí... los motivos por los que pasó a llamarse Blanca no se conocen a ciencia cierta. 

Serdnaserdna

¿Sus encantos? Además de estar arropada por un entorno natural único, esta localidad tiene destacados lugares como la iglesia parroquial de San Juan Evangelista, con soluciones renacentistas que datan del siglo XVI; la ermita de San Roque, que data del siglo XVII o su famoso Castillo de Blanca, una fortaleza árabe de los siglos XI y XII. 

Enclavada en el Valle de Ricote, la localidad blanqueña se encuentra en un privilegiado entorno natural, rodeada de montañas y arropada por el cauce del río Segura. 

2. Cazorla, Jaén 

Se encuentra en la comarca del Alto Guadalquivir, y se reparte entre terrenos de montaña muy bien conservados y cuidados en el que predomina una flora y una fauna variada y abundante. Tal es así que el municipio forma parte del Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. 

m-martinez / ISTOCK

Eso sí, Cazorla es la que encarna el máximo exponente del turismo activo de toda la comarca. ¡Y no es para menos! Pues su belleza de ve reflejada en lugares como su casco antiguo y su Castillo de la Yedra, testimonio de su historia en muy buen estado de conservación. 

3. Chinchón, Madrid 

Esta ciudad podemos definirla como un lugar que engloba perfectamente el patrimonio cultural, el artístico y el histórico. Y es que esta población tiene historia por todas partes, aunque hay que ver con especial atención las construcciones echas durante la intensa Edad Media. 

tifonimages / ISTOCK

¿Qué podemos encontrar en Chinchón? Por ejemplo, su Plaza Mayor de carácter medieval, que data de entre el siglo XV y XVI y que es el centro de muchas fiestas de la localidad. Además, está catalogada como una de las más bellas de todo el planeta. Pero este pueblo aguarda otros rincones históricos como la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI; la Torre del Reloj, también del siglo XVI o el Teatro Lope de Vega, construido sobre las ruinas del antiguo Palacio de los Condes. 

4. El Robledo, Ciudad Real 

En una superficie que se extiende a lo largo y ancho de 111 kilómetros y a 600 metros de altitud es donde nos encontramos con el municipio de El Robledo, un municipio ubicado en Ciudad Real. Concretamente lo encontramos en las estribaciones de los bellos Montes de Toledo. Aquí destaca, sobre todo, su orografía que presenta una disposición singular. Y es que este pueblo se encuentra en zona de valles y en la confluencia entre el río Alcobilla y el Bullaque. 

¿Qué encontramos en este pueblo? Lugares patrimoniales como la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, obra arquitectónica que data del siglo XIX y de estilo neocclásico. Aunque también excursiones de gran interés, como la que se hace a través del río Bullaque o el Parque Nacional de Cabañeros. 

5. Esterri d’Àneu, Lleida 

Un pueblo de tradición milenaria. Tal es así que la primera documentación escrita sobre este pueblo data del año 830. Sus primeras casas se construyeron siguiendo los cánones feudales: al pie de la montaña y al amparo del castillo de Valencia. Más tarde, con las posteriores expansiones, se siguió el curso del río. 

Zeneida Herrera Perez / ISTOCK

Estos cambios durante el tiempo han configurado dos partes bien definidas y diferenciadas del pueblo: el barrio antiguo, admirablemente conservado con sus edificaciones características y callejones estrechos y sombríos. En contraste la parte más nueva se caracteriza por calles más anchas y edificaciones de nueva construcción. 

6. Graus, Huesca 

Al noroeste de Aragón, en la confluencia de los ríos Ésera e Isábena es donde nos encontramos con este municipio oscense: Graus. Esta localidad concentra una historia de miles de años, tal es así que aquí podemos encontrar restos del Paleolítico hallados en el yacimiento de Las Forcas. 

MEDITERRANEAN / ISTOCK

La herencia cultural de Graus sobrevive en su arquitectura, sus tradiciones y sus muestras de arte. Cabe destacar su vila medieval, declarada Conjunto Histórico y en el que todavía se conservan tres de las puertas de la muralla original. Su Plaza Mayor, por su parte, constituye un lugar único en el que conviven diferentes estilos arquitectónicos. 

7. Nieva de Cameros, La Rioja 

El municipio de Nieva de Cameros consta de dos núcleos poblacionales: el propio pueblo, en el que actualmente viven unas 50 personas, y la pequeña aldea de Montemediano, en la que apenas viven 13 personas. 

LBM1948

Aunque su tamaño y su población son pequeñas, esta localidad cuenta con un gran dinamismo, una enorme vitalidad y muchas ganas de recibir a personas que quieran disfrutar de su mágico y privilegiado entorno plagado de sitios naturales que merece la pena admirar. 

8. Sineu, Islas Baleares 

Estamos, sin duda, en uno de los pueblos más bellos y emblemáticos de Mallorca. Y es que este pueblo, situado en pleno corazón de la isla se remonta a épocas romanas y musulmanes. Tal es así que encontramos importantes muestras de su cultura con sus iglesias, sus claustros, su Palacio Real y sus palacetes. 

Alex / ISTOCK

En cuanto a sus alrededores, Sine destaca por su paisaje agrario y la existencia de otros monumentos de interés. De hecho, en la zona de las Casas Nuevas, uno puede adentrarse en un recinto arqueológico funerario y que es el único columbario romano de Mallorca. 

9. Tiedra, Valladolid 

En Valadolid, en el límite con la provincia de Zamora, se encuentra la villa de Tiedra. Esta localidad, de apenas 298 habitantes, posee una dilatada historia cuyos primeros datos se remontan a la Edad de Hierro. Los primeros en asentarse, de hecho, fueron los vacceos. 

Jose Luis Alvarez Esteban / ISTOCK

La Edad Media y el siglo XVI fueron unas épocas muy relevantes en el municipio. Testigo de ellos son los numerosos edificios y elementos patrimoniales que a día de hoy siguen formando parte de la identidad del municipio. El Castillo, la Ermita o el Pósito son un buen ejemplo de ello. 

10. Tinajo, Las Palmas 

Al oeste de la Isla de Lanzarote, en la provincia de Las Palmas, Tinajo ofrece al visitante una experiencia única de disfrutar de un pueblo que, a pesar del avance temporal, a sobrevivido con un ritmo propio y un carácter singular. Un pueblo marcado por el perfil del Timanfaya y su entorno natural. 

Flavio Vallenari / ISTOCK

La tradición económica de las gentes que han poblado la isla han impreso en los paisajes de Tinajo colores y nuevas formas de relieve. Pero todo ello se ha integrado en la geomorfología volcánica del municipio, protegida actualmente. 

De cara al océano y con una interesante red de senderos marcada por el ayuntamiento, Tinajo ofrece una tradición artesanal rica y un carácter propio, trazado por años de vida en contacto con el mágico Timanfaya.