Zagori y sus 45 aldeas: el destino al que debes ir al menos una vez en la vida

La Grecia más insólita y desconocida

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Giorgos Kritsotakis / ISTOCK

Allá donde los helenos atisban la frontera de Albania, en una de las porciones más montañosas y remotas de toda Grecia, se encuentra la región de Zagori. Un lugar de majestuosas elevaciones, imponentes gargantas, aldeas ancestrales y puentes y senderos de fábula que las unen. La Grecia menos manida, insospechada y recóndita es un destino casi místico, donde no podemos dejar de acudir alguna vez en nuestra vida.

Vista aérea de un puente en Zagori | Vesnaandjic / ISTOCK

Preservada del tirón turístico de los sitios más populares del país, se trata de un tesoro donde viajar es una constante búsqueda de paisajes insólitos, monasterios fuera de toda lógica y el arraigo y las culturas más genuinas de las Zagorohoria, las mágicas poblaciones de Zagori. Pasen y vean…

Donde la vida es grandiosa y a la vez tranquila

Zagori es una región del noroeste de Grecia, profusamente montañosa, marcada desde antiguo por el aislamiento. Una zona remota de un millar de kilómetros cuadrados, muy poco poblada, donde la vida ha transcurrido pacíficamente a lo largo de los siglos, ajena a toda interferencia foránea. Aquí el tiempo avanza a su propio ritmo, casi con retranca, con una parsimonia fuera de discusión, mientras la agricultura y el pastoreo se erigen como las actividades más habituales desde que se tiene memoria.  

El macizo de Pindo nos ha legado en esta área una perfecta conjunción de naturaleza, cultura rural y una arquitectura única. Algunas de las gargantas más impresionantes del mundo contrastan con pequeñas aldeas de piedra donde lo simple parece complejo y viceversa.

Garganta de Vikos | AG-ChapelHill / ISTOCK

Los dos parques nacionales comprendidos en territorio de Zagori hablan de algunas de las obras maestras paisajísticas que podemos encontrar en su interior, como ocurre con la garganta de Vikos, hacia la parte occidental del monte Tymfi. Bajo la imponente figura del monte Astrakas, el enorme desfiladero de Vikos alcanza una profundidad de hasta 900 metros, tratándose del más profundo del mundo en relación a su tamaño. A lo largo de él, el río Voidomatis marca la senda del Parque Nacional Vikos- Aoös, un refugio faunístico de primer orden con algunas de las vistas panorámicas más impactantes de toda Grecia.

Zakynthos, la joya desconocida de Grecia

Los grandes escarpes, los bosques cubriendo las laderas y los fondos de valle, los senderos empedrados, las aldeas de cuento… todo es aquí propicio para sentirse en contacto estrecho con la naturaleza. No es casualidad que en Zagori se encuentre el Aristi Mountain Resort & Villas, considerado el mejor resort eco del mundo gracias a sus más de dos décadas de buen hacer basado en la sostenibilidad.

Monasterio de Kipinas | fotofritz16 / ISTOCK

No se podría imaginar un escenario más propicio para la mística que este. Y tal es así que aquí se da una de las mayores concentraciones de monasterios de Grecia. Al margen de los de Meteora – los más populares y conocidos internacionalmente -, en Zagori se encuentran algunos bellísimos ejemplos, enclavados en puntos imposibles o esculpidos en la roca. El antiquísimo monasterio de Kipinas nos deja extasiados y es quizás el más notable y asombroso de todos ellos, pero existen otros también increíbles, como el de Agia Paraskevi.

De puente a puente…

Si Zagori destaca por algo como zona rural es por su arquitectura y cultura. Las 45 pequeñas aldeas que se diseminan por este territorio – conocidas en su conjunto como "Zagorohoria" - se encuentran conectadas por senderos, puentes y escaleras de piedra que conforman una red que es la principal atracción cultural de estos espacios montañosos, permitiéndonos alcanzar algunas de las poblaciones más genuinas como Kipi, Aristi, Kapesovo, Monodendri, Mikro Papingo o Megalo.

Pueblo de Aristi | verve231 / ISTOCK

El tradicional aislamiento de esta parte de Grecia se solventaba con todo este engranaje secular, aunque seguramente sean los puentes los iconos más representativos de Zagori. Se habla de casi un centenar de este tipo de construcciones. Los más célebres son los de Kokori y Kalogeriko, este último con su triple arcada ondulante que le ha valido para ser una de las imágenes más bellas y reconocidas del norte del país.

Puente Kalogeriko | tridland / ISTOCK

Mención aparte merecen los conocidos localmente como kalderimi, los senderos de piedra que suponen las arterias más excepcionales de Zagori. El trayecto más espectacular es la escalera de Vradeto, construida en el siglo XVII, que serpentea entre los escarpes montañosos mimetizada de una manera admirable con el ambiente circundante.

Escaleras de Vradeto | Yvan Tessier / ISTOCK