York no es solo jamón, es una de las ciudades más bonitas del Reino Unido

Una joya medieval de pasado vikingo que tiene mucho que ver con Harry Potter…

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: StephenBridger / ISTOCK

Al norte de Inglaterra, en el condado de Yorkshire, una histórica ciudad ha dado nombre a esta parte de la isla británica. Se trata de York, una de las poblaciones medievales más bonitas de todo el Reino Unido que, a pesar de ser uno de los puntos turísticos más destacados de este territorio y de ser continuamente mencionada al nombrar el jamón cocido – fue aquí donde se popularizó este método de conservación -, permanece aún desconocida para muchos viajeros extranjeros, atraídos quizás por otras urbes más populares en el imaginario colectivo.

Señales turísticas en el casco antiguo de York, en Reino Unido
Señales turísticas en el casco antiguo de York, en Reino Unido | sharrocks / ISTOCK

Nos disponemos a descubrir los secretos a voces que tiene que contarnos esta preciosa ciudad que hunde sus raíces hace dos mil años.

Romanos y vikingos

York tiene su origen como Eboracum, el asentamiento romano fundado hace casi dos mil años en un valle, en la confluencia de los ríos Ouse y Foss. Un asentamiento que jugó un papel importante en Britania como fortaleza militar, alrededor de la cual fue creciendo, con el tiempo, la ciudad.

Puente sobre el río Ouse, en York
Puente sobre el río Ouse, en York | CHUNYIP WONG / ISTOCK

De aquella época proceden las bases de lo que hoy en día es uno de los elementos más relevantes del patrimonio histórico de York, como son sus murallas. Casi tres kilómetros y medio de perímetro de fortificaciones que representan el conjunto mejor conservado de todo el Reino Unido.

A pesar de que los vestigios romanos de aquella primera muralla son una mínima parte en la actualidad, la llegada a estas tierras de los pueblos del norte durante la Edad Media ayudó a la restauración y engrandecimiento de esta línea defensiva, siendo a día de hoy la más larga de las que protegen una ciudad en toda Inglaterra.

York, Reino Unido
York, Reino Unido | Puripatl / ISTOCK

La mayor parte de lo que podemos contemplar actualmente – incluso caminar sobre ella –, corresponde a los trabajos realizados desde el siglo XII hasta el XIV, periodo del que proceden las monumentales puertas de entrada a la urbe, como la impresionante Micklegate Bar, cuya altura y tamaño hacen posible que se albergue un museo en su interior.

No es de extrañar que una de las actividades lúdicas más apreciadas por los habitantes de York sea la de pasear sobre estos muros, como tampoco lo es que sea una de las experiencias imprescindibles para los turistas que visitan la ciudad.

Shambles, una de las calles más históricas de York
Shambles, una de las calles más históricas de York | georgeclerk / ISTOCK

Otro de los puntos que no hay perderse de York es, sin lugar a dudas, el Centro Vikingo Jorvik, que deja constancia de otro de los hechos singulares de la historia de este lugar: la conquista del asentamiento por parte de los vikingos.

La toma de la ciudad por los vikingos en el siglo IX supuso no solo el cambio de nombre de la misma – se renombró como “Jórvic”, de donde procede el topónimo “York” -, sino también todo un legado en forma de restos arqueológicos que fueron sacados a la luz a partir de las excavaciones iniciales de 1972. Los restos de la antigua villa vikinga y 250000 objetos encontrados dan una idea de la magnitud del descubrimiento.

York, Reino Unido
York, Reino Unido | travellinglight / ISTOCK

Unos restos que pueden observarse con detenimiento en el aludido Centro Vikingo Jorvik, que se ha convertido en una de las atracciones más populares dentro del Reino Unido.

Una de las ciudades más bonitas de Inglaterra

Tras el paso de los vikingos comenzó una etapa en la que York aumentaría su importancia hasta acabar por convertirse en la capital del norte de la isla. Gracias a aquel esplendor de la Edad Media, York es hoy lo que es, una preciosa ciudad con uno de los cascos históricos medievales mejor conservados de Europa.

Caminar por la actual capital del condado de Yorkshire es todo un lujo. Estrechas calles adoquinadas, casas con entramados, tiendas con un encanto especial, y todo ello en compañía de los ríos Foss y Ouse, especialmente este último, cuyo paseo nos pone en perspectiva de manera excelente la belleza de este rincón de Inglaterra.

York, Reino Unido
York, Reino Unido | Alan Morris / ISTOCK

La más distinguida representante de sus calles medievales es claramente The Shambles, considerada la vía más antigua de Gran Bretaña y una de las mejor conservadas de toda Europa.

Documentada ya en el siglo XI ha sido, desde sus orígenes hasta el siglo pasado, la calle en la que se concentraban los carniceros, donde tenían sus mataderos y vendían sus productos. El propio topónimo es una evolución del antiguo vocablo que definía perfectamente los estantes que se usaban como mostradores de la carne.

Un pasado que se palpa perfectamente en el ambiente y la fisionomía de The Shambles, con la salvedad de que las antiguas carnicerías las ocupan ahora tiendas que se alojan en los bajos de casas que se remontan, en muchos casos, a los siglos XIV y XV.

York, Reino Unido
York, Reino Unido | Jui-Chi Chan / ISTOCK

Algunas de estas curiosas tiendas, como “La tienda que no debe ser nombrada” o “El caldero de poción”, nos trasladan al mundo de Harry Potter. No obstante, la calle ha sido comparada desde el inicio de la saga con la icónica Diagon Alley de la película. Es por ello que son frecuentes los recorridos que visitan la calle aludiendo al mágico personaje de Jk Rowling. Y, si bien no fue la inspiración para la autora, en York podemos localizar algún escenario que sí que aparece en los rodajes.

Al margen de este callejón, el punto más turístico y visitado de la ciudad es la catedral gótica. Conocida popularmente como “York Minster”, es la más grande del norte de Europa y una de las más bonitas del Reino Unido.

Tampoco debemos dejar de lado la Torre de Clifford, una antiquísima construcción que era parte del antiguo castillo de York, y que hoy aparece en lo alto de una especie de colina desde la que se obtienen unas formidables vistas de todo el entorno urbano. Un perfecto punto final para rematar toda visita a la ciudad.