Europa tendrá su "Yellowstone", y estará en Rumanía

Rumanía trabaja para crear el parque nacional más emblemático de Europa y convertirlo en un icono para la conservación en el continente. Es uno de los pocos países europeos que aún tiene decenas de miles de hectáreas de bosques vírgenes

María Escribano
 | 
Foto: benedek / ISTOCK

Estamos en la senda de tener el parque nacional forestal más grande de Europa. Estará en Rumania y ya se lo conoce como el Yellowstone europeo. El proceso para ponerlo en marcha no ha sido fácil, pero ya está dando sus frutos.

Lago Bâlea en las montañas Făgăraș. | Mike_Pellinni / ISTOCK

Fue hace 11 años, en pleno momento de tala ilegal de árboles en Rumanía (cuando se restituyeron los bosques a los antiguos propietarios de antes del período comunista), cuando una fundación, Conservation Carpathia, comenzó a comprar zonas de bosque secular para preservarlos y evitar su tala. “Estamos comprando bosques que enmarcamos en el catastro como bosques de estricta protección, que vamos a donar al estado rumano para que se incluyan en el futuro parque nacional”, nos cuenta la directora de comunicación de Conservation Carpathia Ioana Cenusa. Poco a poco han ido comprando hectáreas y hectáreas de bosque y plantando millones y millones de árboles (hayas, arces, abetos…).

Montañas Făgăraș. | Jana_Janina / ISTOCK

Ya se ha conseguido que más de 8.000 hectáreas de bosques se protejan y que casi 1.000 se hayan incluido en el Catálogo Nacional de Bosques Vírgenes y Cuasivírgenes para protegerlas a perpetuidad. Además, las actividades forestales para la restauración ecológica no paran desde hace más de una década.

CONVENCER A LA POBLACIÓN

Evitar la tala ilegal de estos bosques vírgenes, de los pocos que quedan en Europa, tampoco fue tarea fácil. En 2016, el Gobierno de Rumanía adoptó un documento de apoyo a la creación de un parque nacional en las montañas Făgăraș, las más altas de los Cárpatos meridionales.

Senderismo en montañas Făgăraș. | Catalin Daniel Ciolca / ISTOCK

Para dicha creación se necesita la aprobación del consejo local y de las personas que viven en dicha área. Es ahí donde la fundación Conservation Carpathia se puso las pilas, intentando convencer de la necesidad de conservación de uno de los últimos bosques vírgenes primarios con los que cuenta la Unión Europea, y los más grandes tras los escandinavos.

Lago Bâlea. | Jana_Janina / ISTOCK

“Configuramos dos grupos de trabajo, uno con grupos de interés y otro con expertos forestales, desarrollamos una estrategia de negocio verde en la zona, aumentando el nivel de información a nivel local sobre temas relacionados con el parque nacional”, nos explica Ioana. También desarrollaron programas sociales y educativos. Con ellos, han logrado convencer a las comunidades de la zona, pero también han atraído a sectores privados, que con su patrocinio están ayudando a que el proyecto fructifique.

CONSERVAR LA VIDA SALVAJE

Las montañas Făgăraș se convertirán, si todo sigue su curso, en el parque nacional número 15 de Rumanía. Con este proyecto, el país aspira a ser líder europeo y tal vez mundial en la conservación de la biodiversidad. 

Sus decenas de miles de hectáreas de bosques vírgenes son hogar de las mayores poblaciones europeas de grandes carnívoros. “Hay más de 5.000 osos, 2.000 lobos y 2.000 linces”, nos explica Ioana.

Carretera Transfăgărășan, que atraviesa las montañas Făgăraș. | 9parusnikov / ISTOCK

Hace unos meses, identificaron la presencia del Asprete en el río Vâlsan; hablamos de un pez que se consideraba extinguido en Rumanía, y que ha sobrevivido más de 65 millones de años.

También se han reintroducido, tras más de 200 años, bisontes en las montañas Făgăraș. Estos son solo dos ejemplos de que la fauna también tiene futuro en el nuevo parque nacional. Su creación supondría crear una reserva natural lo suficientemente grande (más de 250.000 hectáreas) para que esos grandes carnívoros puedan sobrevivir e incluso permitir procesos evolutivos.

CONTRA LA CAZA FURTIVA

La caza furtiva ha dañado a las manadas de rebecos o ciervos que antes campaban a sus anchas por las montañas Făgăraș. De ahí que, paralelamente a la compra de terreno, el proyecto Carpathia ha comprado también derechos de caza en la zona del proyecto y ha creado su propia asociación de cazadores. ¿El objetivo? Proteger la vida silvestre e instalar medidas contra la caza ilegal.

Pastoreo en montañas Făgăraș. | Jana_Janina / ISTOCK

Pero no solo hay que evitar la caza ilegal, otra de las funciones de la fundación es ayudar a los ganaderos ante el acecho de animales salvajes. Por eso, han construido cercas eléctricas, han iniciado un programa de cría de perros guardianes de ganado con el perro pastor de los Cárpatos…

Burros en montañas Făgăraș. | Jana_Janina / ISTOCK

EL YELLOWSTONE EUROPEO

“El futuro Parque Nacional Făgăraș tiene el potencial para tener la importancia en Europa que Yellowstone tiene en Estados Unidos. Debería convertirse en el parque nacional forestal más emblemático y más grande de Europa”, nos explica Ioana.

Bisontes en Yellowstone. | ablokhin / ISTOCK

Yellowstone es el parque nacional más antiguo y famoso de Estados Unidos y se creó en 1872 en el extremo noroeste de Wyoming abarcando 9.000 kilómetros cuadrados también en los estados de Montana e Idaho. Hoy, casi 150 años después de esa fecha, un parque nacional podría estar a su altura en Europa. Más de tres millones de visitantes se acercan a Yellowstone cada año, un objetivo que también podría conseguir Făgăraș si finalmente logra su objetivo de convertirse en uno de los principales destinos para el ecoturismo en el continente europeo.

Marmota en montañas Făgăraș. | silviumatei / ISTOCK

PLAZOS

“Un parque nacional no se hace de la noche a la mañana y no se hará por nosotros, Conservation Carpathia, se hará por el gobierno rumano con la aprobación de las partes interesadas y la implicación de muchas organizaciones, entre ellas la nuestra. El proceso será largo e implica muchas variables, pero nuestra esperanza es que Făgăraș se convierta en parque nacional en los próximos 10 años”, nos explica Ioana.

Agua cayendo desde el pico Suru en montañas Făgăraș. | Roberto / ISTOCK

Y ese objetivo se logrará solo si hay una visión compartida de la conservación y el desarrollo futuro de las montañas Făgăraș, algo que de momento se está consiguiendo, también a nivel internacional.