XVIII Expedición VIAJAR: Patagonia, el doble cruce de los Andes

XVIII Expedición VIAJAR. La Revista VIAJAR propone a los lectores formar parte de una nueva expedición organizada y comercializada por B the Travel Brand Xperience, un viaje que recorrerá algunos de los lugares más espectaculares del planeta: el doble cruce de los Andes, de Argentina a Chile y de Chile a Argentina, en la Patagonia, la tierra del fin del mundo.

Mariano López
 | 
Foto: kavram / ISTOCK

Recorrer la Patagonia es asomarse a un territorio dominado por fenómenos espectaculares de la naturaleza: glaciares, cordilleras, lagos, cascadas, cumbres andinas y bosques exuberantes. Lugares con algunos de los paisajes más bellos del planeta, como el glaciar Perito Moreno, el Parque de las Torres del Paine o las montañas y lagos junto a Bariloche, en el Parque Nacional Nahuel Huapi.

Con esos escenarios como destino, VIAJAR recupera sus Expediciones y propone una nueva ruta, organizada y comercializada por B the travel brand Xperience: un viaje que permitirá a un grupo reducido de viajeros disfrutar de un recorrido extraordinario del 27 de noviembre al 11 de diciembre de este año: el doble cruce de los Andes, primero desde Bariloche, en Argentina, hasta Puerto Varas, en Chile, por la ruta conocida como Cruce de Lagos, y luego desde el Parque de las Torres del Paine, en Chile, hasta El Calafate, en Argentina, la localidad más cercana al Perito Moreno, una ruta memorable que concluirá en Buenos Aires, la ciudad más cosmopolita de Sudamérica. Estos que siguen serán los principales hitos de la VIII Expedición VIAJAR:

Reserva ya tu plaza en la XVIII Expedición VIAJAR

San Carlos de Bariloche. Situada entre bosques, montañas y lagos, junto a la cordillera de los Andes, en la ribera sur del lago Nahuel Huapi, la ciudad de San Carlos de Bariloche es una de las joyas de Sudamérica. El doctor Francisco Pascasio Moreno (el Perito Moreno cuyo memoria honra el nombre del famoso glaciar) dejó escrito que este lugar “contiene la reunión más interesante de bellezas naturales que he observado en Patagonia”. Capital nacional del relax, el senderismo y el turismo de aventura, es también conocida como la capital argentina del chocolate. La calle Mitre ofrece una de las mayores concentraciones de chocolaterías del mundo.

Palafitos de la ciudad de Castro, en el archipiélago de Chiloé. | Surfing the Planet / ISTOCK

Parque Nacional Nahuel Huapi. El primer parque nacional de Argentina. Fue creado a partir de una donación de terreno realizada por el Perito Moreno, quien defendió con pasión la protección de los majestuosos bosques andinos del norte de la Patagonia: alerces, lengas, canelos, arrayanes, avellanos y araucarias rodean lagos y ríos, creando paisajes excepcionales. Leyendas locales continúan difundiendo la existencia en el mayor de los lagos, el Nahuel Huapi, de un ser misterioso sobreviviente de la época de los dinosaurios, el Nahuelito. Un telesilla permite alcanzar la cumbre del Cerro Campanario (1.050 metros de altitud), desde cuya cima se obtiene una de las más bellas vistas del parque.

Cerro Tronador. Entre las cumbres del Parque Nacional Nahuel Huapi y las del vecino Parque Vicente Pérez Rosales, ya en Chile, destaca y forma frontera el Cerro Tronador (3.554 metros de altitud). Su nombre se debe al ruido que producen los frecuentes desprendimientos de hielo de sus siete glaciares, entre los que destaca, por su color oscuro, el denominado Ventisquero Negro.

Parque Nacional Torres del Paine. | franckreporter / ISTOCK

Primer Cruce de los Andes. De Argentina a Chile, de un parque nacional a otro parque nacional, el llamado Cruce de los Lagos o Cruce Andino permite atravesar la cordillera combinando transporte por carretera, en autobús, y navegaciones lacustres. Es un viaje extraordinario, por la majestuosidad del paisaje. Se parte de un muelle cercano a Bariloche por la ruta que iniciaron los misioneros jesuitas españoles y que cientos de años después, ya a comienzos del s. XX, quedó establecida para el transporte de la lana.

Villa Peulla. Rodeada de ríos, cascadas y volcanes, en el corazón del Parque Vicente Pérez Rosales, Villa Peulla es un pequeño pueblo lacustre convertido en el eje de la ruta que unía las estancias de la Patagonia argentina con las ciudades a orillas del segundo mayor lago de Chile, el Llanquihue. Los ríos Peulla y Negro confluyen en este lugar, un oasis de verdor junto al lago de Todos los Santos.

Puerto Varas. Creada por colonos alemanes que se asentaron a orillas del lago Llanquihue, en 1853, la denominada “ciudad de las rosas” conserva la huella de su fundación, en su valioso conjunto de casas de madera de estilo germánico, sus museos y su gastronomía. El emblema de la ciudad es la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, que alza sus tres torres puntiagudas junto al lago con el volcán Osorno al fondo, el mismo cuya erupción contempló Charles Darwin durante su viaje, en 1835.

Parque Nacional Nahuel Huapi desde Cerro Campanario. | AlbertoLoyo / ISTOCK

Isla Grande de Chiloé. Es la mayor de las islas que integran el archipiélago de Chiloé, en la Región de los Lagos de Chile, un territorio que los primeros exploradores españoles denominaron “Nueva Galicia” por su parecido con las tierras y rías gallegas. Misioneros jesuitas construyeron en la zona decenas de iglesias de madera, gran parte de las cuales aún se conservan y han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Junto a las iglesias de madera, destacan las casas de colores elevadas sobre pilotes, palafitos que se pueden ver en las principales poblaciones del archipiélago: Ancud, Castro y Dalcahue. La costa noroeste de la isla es un lugar de concentración de las ballenas azules.

Puerto Natales. Es la capital de la región chilena denominada Última Esperanza, nombre que le dio el navegante español Juan Ladrillero después de intentar repetidas y fallidas veces encontrar un canal de entrada a la boca occidental del Estrecho de Magallanes. Es la puerta de entrada al Parque Nacional de las Torres del Paine.

Cueva del Milodón. En 1895, el explorador alemán Hermann Eberhard encontró por casualidad los restos de un enorme perezoso extinguido hace 10.000 años, cuya piel se encontraba aún en buen estado de conservación. Fue identificado como perteneciente a la misma especie que Darwin había encontrado en Bahía Blanca, al sudoeste de Argentina, unos años antes: el milodón (Mylodon Darwini). En la misma cueva se han encontrado restos de otros animales prehistóricos emparentados con los gatos, los caballos y los tapires y restos humanos y herramientas con más de 6.000 años de antigüedad.

Lago Todos los Santos, en el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, Chile. | Andres Rambaldi / ISTOCK

Parque Nacional Torres del Paine. Tres cumbres de la cordillera Macizo del Paine, tres torres graníticas de unos 2.600 metros, dan nombre a este extraordinario lugar considerado por expedicionarios de National Geographic entre los cinco lugares más hermosos del mundo y elegido, en 2013, como la octava maravilla del mundo, con los votos de millones de internautas. Al pie de las montañas, se encuentra un sistema de lagos unidos por cauces fluviales navegables. Al oeste del Parque se encuentra el glaciar Grey, nacido en el Campo de Hielo Patagónico Sur.

Segundo Cruce de los Andes. Desde Puerto Natales, la Expedición volverá a cruzar los Andes esta vez desde el Occidente de la cordillera hasta su Oriente, desde Chile hasta Argentina.

Glaciar Perito Moreno. Considerado, por muchos, el lugar más bello de la Tierra, el Perito Moreno es una inmensa masa de hielo de 30 km de largo y 5 de ancho que nace en el Campo de Hielo Patagónico Sur y desemboca en un brazo del Lago Argentino donde muestra un imponente frente de 5 km de ancho y una altura media de 75 metros. Su constante avance, dos metros al día, crea espectaculares derrumbes de masas de hielo que caen al lago con un estruendo inolvidable.

Librería El Ateneo Grand Splendid, Buenos Aires. | Eric Kitayama / ISTOCK

Parque Nacional de los Glaciares. En este parque se encuentra el Lago Argentino, el mayor de los lagos patagónicos, el tercero más profundo de América. En algunos de sus brazos desembocan varios glaciares, entre ellos el glaciar Upsala, el tercero más largo de Sudamérica, con sus 53 kilómetros que finalizan con un frente de 13 kilómetros de ancho y 40 metros de altura media. En la ribera sur del lago se encuentra la ciudad de El Calafate, base turística para la exploración de los glaciares y puerto de partida para volver a Buenos Aires.

Buenos Aires. Posee la avenida más ancha del mundo (9 de julio) y una de las más largas (Rivadavia), algunas de las librerías más insignes y expertas del planeta (entre ellas, la que ocupa el antiguo teatro de El Ateneo), plazas donde se baila el tango, bancos que rinden homenaje a Mafalda, calles o casas dedicadas a Ernesto Sabato, Julio Cortázar y Macedonio Fernández, pizzerías que presumen de ser mejores que las italianas, templos del bife y del asado, teatros, edificios y cafés que podrían confundirse con los de Londres, París o Madrid salvo por sus habitantes, sabiamente predispuestos para cualquier tertulia. El fútbol genera su mayor pasión colectiva, que rinde perpetuo culto a Maradona. Jorge Luis Borges dijo que en Buenos Aires ocurren cosas lindas. Eso era —y es— lo que distingue a Buenos Aires del resto de ciudades del planeta: siempre pasan cosas lindas.

Cómo participar. Información sobre vuelos, alojamientos, precio y el programa completo del viaje a Patagonia en www.expedicionviajar.org y en B the travel brand Xperience (c/ Miguel Ángel, 33. Madrid. Tfno.: 91 484 11 11).