Una vuelta por los castillos y palacios más fascinantes de la 'Isla de Francia'

De Versalles a Fontainebleau. De Vincennes a Chantilly. Nos perdemos entre châteaux y jardines infinitos.

Redacción Viajar
 | 
Foto: jaife / ISTOCK

Castillos y palacios hay por toda Francia, pero los situados en la llamada región parisina (la Isla de Francia) cuentan con la ventaja de estar muy bien comunicados, dada su cercanía con París. Desde la web oficial de la Oficina de Turismo y Congresos de París nos invitan a hacer una ruta de château en château y aquí hacemos un inciso para recordaros que esta palabra francesa sirve para describir una fortaleza medieval, un palacio renacentista y una casa de campo. 

SIEMPRE NOS QUEDARÁ VERSALLES

Orangerie del palacio de Versalles.  | ISTOCK

Qué decir de Versalles, de sus Aposentos Reales, de la Galería de los Espejos, de su Capilla o de la Ópera Real... Imprescindible la visita al Gran Trianón, sin duda, el palacio más refinado de Versalles, recubierto de mármol rosa. Dentro de él no te puedes perder el Peristilo, el aposento de la emperatriz y el Gran Aposento, que incluye la famosa Galería de los Cotelle. Y si el Gran Trianón se te queda grande, puedes visitar el Pequeño Trianón, donde Maria Antonieta creó un universo propio.

Desde hace 30 años, Versalles es Patrimonio Mundial de la Humanidad. La visita libre parte desde los 20 euros. 

CHÂTEAU DE FONTAINEBLEAU

Château de Fontainebleau. | D. R.

Ha sido residencia de 34 reyes y dos emperadores, lo que significa que Fontainebleau ha sido el único palacio habitado por todos los soberanos franceses durante unos ocho siglos. En su interior destacan grandes obras de arte del Renacimiento y en su exterior, sus cuatro patios y sus tres jardines históricos. Date un paseo por el Grand Parterre, el jardín más amplio de Europa (11 hectáreas), obra de André Le Nôtre.

El acceso al parque es gratis y la tarifa para visitar el château es de 11 euros (entrada libre el primer domingo de cada mes).

CHÂTEAU DE VAUX-LE-VICOMTE

Para construir su palacete, el estadista francés Nicolas Fouquet contrató los servicios de tres de los más grandes artistas del Gran Siglo: el arquitecto Louis Le Vau, el jardinero paisajista André Le Nôtre (responsable también de los jardines de Fontainebleau) y el pintor decorador Charles Le Brun. ¿El resultado de esta unión? El genial château de Vaux-le-Vicomte, que sirvió luego de modelo para Versalles. No te pierdas los apartamentos privados de Fouquet, los salones de ceremonias, la gran cocina del palacio...

El precio de la visita es 16,90 €.

En las noches de verano hay veladas con dos mil velas que se encienden en el recinto del castillo y en los jardines. | jaife / ISTOCK

CHÂTEAU DE CHANTILLY

Situado en uno de los bosques más grandes de los alrededores de París, el palacio de Chantilly es uno de los más bellos de Francia. Dentro de él está el Museo Condé, con pinturas de Rafael, Fra Angelico, Poussin, Ingres o Delacroix. Es uno de los destinos favoritos de los aficionados al mundo del caballo, ya que cuenta con el Museo del Caballo Viviente y con unas inmensas caballerizas. Esto hace que haya animaciones de adiestramiento y espectáculos ecuestres muy a menudo. 

ISTOCK

El palacio y el parque están abiertos todos los días excepto el martes y las exposiciones Rafael en Chantilly, El Maestro y sus estudiantes y Fábula y Bibliografía se han prorrogado hasta el 30 de agosto. Su visita cuesta unos 17 euros. 

CHÂTEAU DE VINCENNES

Esta residencia medieval a las puertas de París, en la localidad de Vincennes, sí que tiene forma de castillo. Residencia real del siglo XII al siglo XVIII, ha conservado su recinto, sus torres medievales, su Santa Capilla y su torreón del siglo XVI, el más alto de Europa. Carlos V de Francia mandó transformar la casa de campo familiar de Vincennes en 1365 para habitar en ella más cómodamente e hizo edificar el torreón actual para albergar sus colecciones de objetos de arte y de manuscritos. Desde el inicio del siglo XV y hasta el siglo XIX, el torreón se convirtió en una prisión, en donde serán detenidos Fouquet, el Marqués de Sade, Mirabeau…

La visita cuesta 9,50 €.

Una residencia real medieval a las puertas de París. | tupungato / ISTOCK