Volar a la estratosfera y otros planes alocados para unas vacaciones (diferentes) por España

Para vivir sensaciones fuertes no tenemos que salir de nuestra fronteras

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: martin-dm / ISTOCK

Toca quedarse cerca, recrearse en lo ya conocido, disfrutar de las pequeñas cosas. Pero en todo viaje, como en la propia vida, siempre hay cosas por descubrir. Como estas curiosas actividades que tienen lugar en distintos puntos de nuestra geografía:   

Ser el rey del Ferrari en Tarragona

Quienes conciben los parques de atracciones como un tedioso plan al que hay que ceder para contentar a los niños, tal vez cambien de opinión cuando descubran la nueva incorporación del ya mítico Port Aventura. Porque en este complejo de ocio situado en los municipios tarraconenses de Vilaseca y Salou, los amantes de la velocidad tendrán una cita apasionante. Se trata de Ferrari Land, el primer parque temático europeo dedicado al mítico automóvil. Nada menos que 75.000 m2 de extensión, un hotel de lujo y atracciones como el acelerador vertical más alto del continente, que alcanza  los180 km/h en solo cinco segundos. Podrás conocer la historia de la marca con un viaje interactivo, recorrer el mundo a bordo de un GT y sentir toda la adrenalina de la Fórmula 1. Nada más lejos que aburrirte.

Red Force. | Ferrari Land

Emprender la ruta de Ojos Negros en Teruel

No nos cansamos de recordar las posibilidades de esta provincia. Por eso una vuelta de tuerca al famoso Teruel existe es la de mostrar su enorme potencial para practicar cicloturismo. Apunten los amantes de la bicicleta: en estas tierras existen unas 340 rutas para pedalear a lo largo de más de 2.000 kilómetros. Rutas como la Vía Verde de Ojos Negros, que es la más larga de España. Un trayecto de 159,7 kilómetros que sigue el curso de lo que fuera una línea de ferrocarril que tiene su fin en Valencia. Por el camino, sierra, bosque, campos de secano, carrascas de trufas, extensiones de naranjos. También puentes y túneles del trazado antiguo y vestigios de la Guerra Civil (trincheras, búnkeres, refugios...). Teruel es el paraíso de las dos ruedas y esta actividad se puede completar con la degustación de sus productos típicos, tales como el queso, el azafrán, la mousse de foie o el pan de cañada.

luzimag / ISTOCK

Hacer Dino-turismo en Cuenca

Si ya no te sorprenden las famosas casas colgadas que son Patrimonio de la Humanidad y si ya conoces al dedillo los secretos del emblemático Museo de Arte Abstracto, que tiene más de medio siglo de vida, ¿por qué no pruebas a viajar más hacia el pasado en esta bonita provincia? Por ejemplo, a la época prehistórica. Sí, puedes hacerlo y no sólo en el Museo Paleontológico, donde encontrarás todo un mundo didáctico dedicado a este periodo. También podrás viajar al pasado a través de una curiosa iniciativa: la de hacer dino-turismo, es decir, recorrer la llamada Ruta de los Dinosaurios que no es sino un paseo por la serranía en busca de huellas del Mesozoico.

Impresionantes las vistas de las hoces de Cuenca. | D.R.

De Córdoba a la estratosfera

Desde hace unos años se viene hablando de esta aventura. Tres, dos, uno… Bienvenidos al turismo espacial. La empresa catalana Zero2Infinity ha puesto sus ojos en el aeropuerto de Córdoba para poner en marcha un revolucionario proyecto: el de lanzar turistas a la estratosfera a través de globos aerostáticos, eso sí, al módico precio de más de 100.000 euros el billete. Las condiciones meteorológicas de la ciudad de la mezquita (sobre todo la ausencia de viento) y el escaso tránsito de su aeródromo favorecen este experimento, que contará con la colaboración de la multinacional Indra. Si todo sale bien, los afortunados podrán pasar dos horas a 35 kilómetros de altitud y contemplar la curvatura de la Tierra. ¿Quién se apunta a esta aventura?

Sala de oración de la mezquita-catedral de Córdoba. | D.R.