¿Vivir dentro del cráter de un meteorito? Así es la ciudad alemana de Nördlingen

Una de las pocas poblaciones germanas completamente encerradas por una muralla

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: holgs / ISTOCK

El estado de Baviera, en Alemania, es una de las regiones mejor conocidas y frecuentadas por los turistas de fuera de este país, pero aún conserva poblaciones excepcionales que no han sido del todo descubiertas y se mantienen relativamente en el anonimato.

Es el caso de Nördlingen, una ciudad de pequeño tamaño que cuenta con todos los ingredientes para clasificarla dentro de la categoría de “lugares únicos”.

Las tradicionales casas de Nördlingen está formadas por entramados de madera
Las tradicionales casas de Nördlingen está formadas por entramados de madera | Terraxplorer / ISTOCK

Enclavada sobre el cráter que formó la caída de un meteorito hace millones de años y con uno de los mejores recintos amurallados de todo el territorio alemán, puede presumir además de un centro histórico con una enorme riqueza patrimonial y lleno de encanto, en el que muchas de las construcciones contienen grandes cantidades de diamantes en sus muros… ¿qué más se puede pedir?

Uno de los cráteres de impacto mejor conservados de la Tierra

Nos encontramos en el borde del estado alemán de Baviera, en una posición central dentro del triángulo que forman las ciudades de Stuttgart, Núremberg y Múnich. Aquí, en una de las paradas que forma parte de la célebre Ruta Romántica, nos topamos con la población de Nördlingen.

Puedes recorrer todo el entramado de las murallas de la ciudad
Puedes recorrer todo el entramado de las murallas de la ciudad | Orietta Gaspari / ISTOCK

Hasta este punto, nada de excepcional, pero si decidimos observar el lugar donde se ubica comenzamos a asombrarnos. En efecto, nos situamos en el corazón de una estructura formada hace casi 15 millones de años, en lo que constituye uno de los cráteres de impacto mejor conservados de toda la Tierra, que ha servido incluso de campo de pruebas para los astronautas de la NASA.

enlace

La estructura de Ries – según su nombre oficial -, fue considerada durante mucho tiempo el cráter de un volcán pero, gracias a los estudios llevados a cabo por los geólogos Shoemarker y Chao, en la segunda mitad del siglo pasado, se determinó que, en realidad, era fruto de la colisión de un meteorito sobre la superficie de nuestro planeta.

Para pasearlas toda la vida: así son las calles más bonitas de España

Veinticuatro kilómetros de diámetro del anillo exterior del cráter nos dan una idea del enorme impacto que tuvo que suponer la caída de este meteorito, si bien la cuenca que conforma el anillo interior, rellena hoy en día de sedimentos de suevita, es de una proporción mucho menor.

Precisamente, ocupando una parte de ese anillo interior es donde se sitúa la ciudad de Nördlingen, que ha aprovechado desde sus orígenes las rocas sometidas a altas presiones del impacto para la edificación de sus construcciones. No obstante, en su época pocos pudieron adivinar que esas rocas de las que extrajeron los bloques estaban cargadas de millones de diminutos diamantes.

La parte antigua de la ciudad de Nördlingen es una verdadera maravilla visual
La parte antigua de la ciudad de Nördlingen es una verdadera maravilla visual | Orietta Gaspari / ISTOCK

Diamantes de muy pequeño grosor, del tamaño de un corpúsculo, pero en una concentración sobresaliente, hasta el punto de que se ha estimado que los muros de la ciudad contienen aproximadamente unas 72.000 toneladas de diamantes.

La muralla: un caso único en Alemania

Llama poderosamente la atención la característica forma redondeada del núcleo histórico de Nördlingen cuando la observamos desde una vista aérea.

Vista aérea de la ciudad de Nördlingen
Vista aérea de la ciudad de Nördlingen | holgs / ISTOCK

El cinturón de árboles que rodean este círculo, como custodiando el anillo central, nos señala perfectamente el contorno de lo que es el elemento más importante y representativo de la ciudad: el recinto amurallado.

De origen medieval y prácticamente igual a su estado primigenio, cuando se construyó en el primer tercio del siglo XIV – aunque remodelada posteriormente en algunas de sus partes –, se trata de un perímetro fortificado con numerosas puertas y torres defensivas, con un paseo de ronda a lo largo de toda ella. Un hecho singular en toda Alemania, puesto que, aunque existen otros dos casos de ciudades completamente amuralladas en el país, es el único en el que es posible recorrerla en toda su extensión.

Clásica arquitectura alemana
Clásica arquitectura alemana | underworld111 / ISTOCK

Ya intramuros, el aspecto medieval del núcleo histórico y su buena conservación llaman la atención. Muchas casas preservadas, levantadas algunas hace más de cinco siglos, con sus magníficas fachadas de entramados de madera y sus icónicos tejados en punta, son las protagonistas de un buen número de las postales de la parte antigua.

Una excelente manera de admirarlas en todo su esplendor, además de constituir una actividad imprescindible en toda visita a la ciudad, es subir hasta lo alto de la torre Daniel de la iglesia gótica de San Jorge, pues desde sus imponentes noventa metros de altura se obtienen unas espléndidas panorámicas.

Ayuntamiento de Nördlingen
Ayuntamiento de Nördlingen | clu / ISTOCK

Justo aquí es donde se da otra de las grandes atracciones de Nördlingen, como es el conocido “So G’sell So”, un grito que se escucha desde la torre al caer la noche y que no es sino el aviso de un guardián de que todo está bien. Una tradición que comenzó en 1440 como una manera de comunicación entre las distintas torres de la ciudad, pero que se ha convertido en una tradición secular.

Mientras, son también de parada obligada el Rathaus – el ayuntamiento de la ciudad – y, cómo no, el Gerberviertel o barrio de los curtidores, el máximo exponente de la belleza de las casas intramuros y donde se ubica el Rieskrater Museum, el museo dedicado al impacto del meteorito que da tanta personalidad a Nördlingen.