Vivir a 60 grados bajo cero: así es el pueblo más frío del mundo

La gasolina se congela los móviles no funcionan... el pueblo ruso Oimiakón es la zona habitada con las temperaturas más extremas del planeta

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Lina Shatalova / ISTOCK

¿Te imaginas cómo es vivir a -60º? Los habitantes de Oimiakón no tienen que imaginárselo. Los inviernos de este pueblo de la Rusia siberiana traen consigo estas temperaturas tan extremas que lo convierten en el pueblo más frío del mundo.

Lina Shatalova / ISTOCK

A pesar de las condiciones extremas de sus duros inviernos de 9 meses, Oimiakón está habitado por cerca de 500 personas. Así, es la zona habitada con las temperaturas más bajas de todo el planeta. Y es que en 1926 se registró la temperatura más baja que jamás se haya reportado en una zona poblada: -71,2º.

El pueblo se encuentra a las orillas del rio Indigirka, que permanece congelado la mayor parte del año. Pero irónicamente, la traducción literal de Oimiakón es “agua que no se congela”, debido a las aguas termales que emanan cerca del pueblo. Y aquí reside el origen de esta aldea rusa en 1920, ya que originalmente era una zona de descanso donde los pastores traían a sus renos a beber de las fuentes termales.

andzher / ISTOCK

Hay días en los que el sol solo sale tres horas, la gasolina se solidifica cuando se apagan los motores, la tinta de los bolígrafos se endurece y los móviles no funcionen. ¿Cómo se sobrevive en estas condiciones? Con el paso de las generaciones, los habitante de Oimiakón ya están totalmente adaptados al frío extremo y logran llevar una vida lo más normal posible. La mayoría de las casas queman carbón y madera para calentarse, los lugareños trabajan como granjeros, cazadores y pescadores, y la gastronomía se basa en carne de reno y de caballo.

Spiridon Sleptsov / ISTOCK

Así, los lugareños demuestran que no le temen al frío, y es que por ejemplo la escuela solo cierra si las temperaturas caen por debajo de -52 ° C. Además, solo hay una tienda para proporcionar las necesidades básicas a los 500 habitantes del pueblo.

¿Aun así tienes ganas de visitar Oimiakón? Algunas empresas turísticas ofrecen a los viajeros más atrevidos la oportunidad de visitar el pueblo y conocer de primera mano la vida a 60º bajo cero. A dos días en coche, se encuentra la ciudad más cercana, Yakutsk, que cuenta con dos aeropuertos para todo aquel que quiera vivir una helada aventura.

Spiridon Sleptsov / ISTOCK