Vive el turismo rural más aborigen en Artenara, el fascinante pueblo de Gran Canaria

Curiosas casas-cueva y unas de las vistas más espectaculares de las Islas Canarias

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: MichaelUtech / ISTOCK

Lejos de toda perturbación de las multitudes del turismo de playa de las Islas Canarias, Artenara es un enclave rural de interior que desprende tranquilidad y autenticidad desde su posición privilegiada.

Situado en el punto de mayor altitud de la isla de Gran Canaria, sus miradores nos ofrecen algunas de las vistas panorámicas más impresionantes de todo el archipiélago, tendiéndonos la mano hacia un entorno natural y arqueológico excepcional ampliamente reconocido por su valor.

MichaelUtech / ISTOCK

Más allá incluso, Artenara representa uno de los centros neurálgicos de la cultura aborigen de las islas, considerada la zona troglodita canaria por excelencia.

Las Casas-Cueva o el legado de los pueblos prehispánicos

La localidad de Artenara y el territorio que comprende su municipio cuenta con una gran riqueza arqueológica y cultural relacionada con la herencia de los aborígenes que habitaban las islas antes de la conquista castellana del archipiélago en el siglo XV. 

MichaelUtech / ISTOCK

Yacimientos tan importantes a escasos kilómetros del núcleo de población principal de Artenara - como los de Risco Caído, Acusa, o Los Candiles, entre otros - hacen de esta área uno de los puntos de referencia de las Islas Canarias en cuanto a su legado ancestral.

MichaelUtech / ISTOCK

El reconocido internacionalmente Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria, declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, así como el Complejo Arqueológico de Acusa y el Yacimiento Arqueológico Cueva de Los Candiles, recogen un nutrido conjunto de habitáculos trogloditas y otras manifestaciones de la cultura aborigen.

Las Casas-Cueva son el distintivo más representativo de ese legado y una forma de vivienda que ha perdurado hasta nuestros días en esta zona.

stock_colors / ISTOCK

Los ejemplos más impresionantes los encontramos en Acusa Seca y la propia localidad de Artenara, en cuyas poblaciones es posible vivir la experiencia de adentrarse en una de estas moradas. Su gran variedad – algunas de las cuales cuentan con vistas espectaculares hacia los barrancos -, nos permiten entender la cultura de estas áreas rurales canarias, basada en el estilo de vida de los pueblos aborígenes.

El Museo Etnográfico de las Casas-Cueva de Artenara nos brinda igualmente la oportunidad de sumergirnos en esta cultura a través de un ejemplo real, al mismo tiempo que nos hace retroceder a principios del siglo pasado gracias a su mobiliario.

MCS-Photography / ISTOCK

Además de las Casas-Cueva que podemos encontrar en el interior de la localidad de Artenara, a sus afueras también es posible admirar la adaptación troglodita a la función religiosa, con la Capilla de la Virgen de la Cuevita en todo su esplendor.

Gracias a la adecuación para el turismo de alguna de estas casas, se puede vivir la experiencia de habitar una de estas peculiares y genuinas viviendas.

tamara_kulikova / ISTOCK

Vistas increíbles sobre paisajes naturales de reconocido valor

La privilegiada situación del pueblo de Artenara, a más de 1200 metros de altitud – es el que se encuentra a mayor altitud de toda la isla -, hace que cuente con algunas de las mejores vistas panorámicas de todo el archipiélago, abarcando buena parte de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria declarada por la Unesco.

El gran número de miradores y sus increíbles vistas dan buena fe de ello. El Mirador-Balcón de Unamuno es el más célebre de todos ellos. Homenaje a la inmortal figura de Miguel de Unamuno, quien tan gratamente impresionado se vio por estos paisajes, se encuentra situado próximo a la bella Iglesia de San Matías y a escasos metros del Museo Etnográfico de las Casas-Cueva.

JosuOzkaritz / ISTOCK

A este mirador le acompañan otros como el del Corazón de Jesús, con su imponente estatua erigida sobre el barranco y desde el que podremos además tener una vista aérea del pueblo.

Justo en el lado opuesto, el Mirador de Los Poetas o el Mirador de la Atalaya nos ofrecen otras perspectivas diferentes.

Todos ellos lugares ideales para disfrutar de la visión de paisajes espectaculares de la Caldera de Tejeda, así como de iconos de Gran Canaria como el Roque Nublo y el Roque Bentayga, ambos ya en el municipio de Tejeda.

Dark_Eni / ISTOCK

El magnífico entorno natural de los alrededores de la localidad de Artenara es a su vez uno de los mayores reclamos de este paraíso rural de interior, designado además Destino Turístico Starlight por la calidad de su cielo nocturno.

El Parque Natural de Tamadaba, una extensa área boscosa, con el pinar como estandarte, es uno de los grandes atractivos de Gran Canaria para realizar senderismo, con rutas que recorren este tesoro paisajístico.

Freeartist / ISTOCK

Todo un conjunto de bondades que, junto con su pasado ancestral representado por los yacimientos aborígenes y sus icónicas Casas-Cueva, han hecho de Artenara la finalista del título de Capital del Turismo Rural 2020.