Visita a Ekainberri, la réplica de Ekain

Declarada Patrimonio de la Humanidad, la cueva contiene pinturas con más de 13.000 años.

Eva Blanco

La cueva de Ekainberri, réplica de la de Ekain, acaba de abrir sus puertas al público. Declarada recientemente Patrimonio de la Humanidad por la Unesco junto con otras 16 cuevas de la cornisa cantábrica, la cueva de Ekain está situada en el valle de Sastarrain, próximo a la villa de Zestoa (Guipúzcoa). Ekainberri, así llamada la copia, casi idéntica, está ubicada a 500 metros de la original, que fue descubierta en 1969. Conocida como "la cueva del caballo" por la numerosa representación de este animal en sus paredes, Ekain contiene pinturas rupestres de hace 13.000 años, en concreto del periodo magdaleniense (Paleolítico Superior). La cueva ha sido calificada por el máximo responsable del proyecto, el arqueólogo Jesús Altuna, como "el conjunto de pinturas rupestres más importante de la cornisa francocantábrica". El recorrido en Ekainberri está pensado para que sea una visita con los sentidos. Se ha pretendido recrear la sensación tanto atmosférica como auditiva de la original y así realizar un viaje en el tiempo. El edificio es obra del arquitecto Txema Alberdi con escenografía de Renaud Sanson, autor de la réplica francesa de Lascaux. Con este proyecto se pretende conservar la cueva original, además de proteger el entorno y su patrimonio. El horario de apertura es de martes a viernes de 10 a 18 horas y los fines de semana y verano de 10 a 19 horas. Entrada: 5 Euros.
www.ekainberri.com