Villas de ensueño en España: no querrás salir del hotel

Si hay algo en lo que coinciden la mayor parte de los viajeros en estos primeros compases del año es en la búsqueda de intimidad. Estos hoteles ofrecen alojamientos independientes para sentirse como en casa.

Silvia Roba
 | 
Foto: D.R.

Situado entre la Sierra de las Nieves y el Mediterráneo, a unos kilómetros de Marbella y Estepona, el municipio de Benahavís, el pueblo más montañoso de la Costa del Sol occidental, no solo parece el escondite perfecto. Si en realidad lo es, quizá haya que buscar el motivo entre las instalaciones del Anantara Villa Padierna Palace Resort (anantara.com), un elegante resort rodeado por tres campos de golf y un lago. A lograr la paz ayuda su spa, uno de los más grandes de Europa, que incluye 10 salas de tratamientos, y un hammam de sal marina.

D.R.

A él pueden acceder los huéspedes de cualquiera de sus 132 habitaciones, entre las que destacan sus villas. Las hay de una habitación, con sala de estar, cocina americana y piscina. Con suelos de mármol y puertas francesas que permiten el acceso a un patio privado, las de dos habitaciones, distribuidas en dos plantas, también disponen de piscina propia, además de terraza. La Villa Obama, que recuerda en su nombre a la que fuera primera dama de Estados Unidos, que se alojó aquí, es la más espaciosa.

Sin salir de Málaga, la Finca Cortesín (fincacortesin.com), en Casares, tiene de todo para que el descanso sea total: campo de golf, spa, club de playa y tres restaurantes. Su decoración es de estilo andaluz, al igual que sus villas, blancas blanquísimas, que miran a Sierra Bermeja. Construidas en parcelas individuales, disponen de cinco habitaciones, piscina y jardín, aunque las hay también con chimenea.

Steve Carr

Desde la Costa del Sol viajamos hasta el corazón del Baix Empordà, en Girona. Buscamos en el mapa Torrent, un pequeño pueblo de aires medievales que se eleva sobre una colina, a pocos kilómetros de Begur. Es ahí donde abre sus puertas Mas de Torrent (hotelmastorrent.com), una masía del XVIII donde “se respira la felicidad”. Hay muchos rincones donde conseguirla. Tal vez en el restaurante, dirigido por Ramón Freixa, o en el spa, con piscina climatizada y salas para yoga y meditación. Para alojarse ofrece habitaciones en la casa principal y una villa independiente, la Residence Suite, con dos dormitorios, sala de estar...

NANDOESTEVA

También con una única villa, llamada Margat, cuenta el hotel Faustino Gran (faustinogran.com), que ocupa el espacio de dos palacios, cada uno con su propio patio, en Ciutadella (Menorca), con 15 hectáreas de pinar junto al mar. Sus habitaciones y suites, y sobre todo su casa independiente, con piscina propia, obran todo un milagro: el de sentirse solos en el centro de la ciudad. La naturaleza circunda el Cap Vermell Grand Hotel (capvermellgrandhotel.com), en el valle de Canyamel, en el noreste de Mallorca. Escarpados acantilados nos esperan en sus inmediaciones, si es que hemos elegido salir de aquí. Sus fabulosas villas, con salón, comedor y cuatro dormitorios, nos lo pondrán difícil.

D.R.

Tener una casa junto al mar es el sueño de muchos. Para hacer realidad ese deseo The Ritz-Carlton Abama (ritzcarlton.com), en Tenerife, a orillas del Atlántico, ofrece villas con vistas al mar o al jardín. La icónica arquitectura con reminiscencias árabes del hotel domina una finca de 160 hectáreas en la costa suroeste. Un oasis vibrante que, como añadido, cuenta, con un restaurante, el M. B., dirigido por Martín Berasategui, con dos estrellas Michelin. Un mundo aparte en la isla es también el complejo Royal Garden Villas (royalgardenvillas.com), con 28 villas con piscina privada climatizada y terrazas panorámicas. En ellas se puede solicitar el room service del restaurante, con una carta pensada para degustar en la intimidad. ¿Qué tal un brioche de cangrejo real?

Otros mares encontraremos en La Posada de Somo (laposadadesomo.com), a 20 minutos de Santander y a 700 metros de la playa que le da nombre, bañada por el Cantábrico. Un hotel que ofrece calma en sus Somo Garden Villas, cuatro en total, con jardín privado y jacuzzi XXL para dos.

D.R.

rIrrisarri Land es un resort rural, con su propio parque de aventuras, ubicado en Igantzi, en el norte de Navarra, en la comarca de las Cinco Villas del Baztan-Bidasoa. En la ladera de un monte, y rodeadas solo por bosque, se suceden las 20 cabañas de luxe, bordas de piedra y madera, de Basajaun Basoa (irrisarriland.com), algunas con bañera de hidromasaje junto a la cama y todas con increíbles vistas al valle. En Linares de Proaza (Asturias), paso obligado en el Camín Real de la Mesa, CieloAstur (cieloastur.com) brinda la misma combinación: montañas y casas de madera. Todas sus villas, de estilo nórdico, disponen de terraza, y algunas, como la Deluxe, tienen sorpresa: una bañera bajo la ventana.

En las Rías Baixas, en el valle del Salnés, la Quinta de San Amaro (quintadesanamaro.com) es Galicia cien por cien. Un lugar para dejar pasar las horas contemplando el paisaje, ya sea desde el porche o desde el hórreo acristalado. Ambas son estancias comunes de las que pueden disfrutar los clientes alojados en sus dos villas, La Cabaña, con un gran salón con cocina, y San Mauro, una casa de campo privada para dos personas, desde las que es posible empezar a trazar excursiones por los campos de vides de la comarca.

D.R.

De vino saben mucho en la Hacienda Zorita (haciendazorita.com), en el Parque Natural de Arribes del Duero (Salamanca), fundada en 1366 como casa hospitalaria de la orden dominica. Hoy es el lugar perfecto para saborear las propuestas de su restaurante, con filosofía slow food, relajarse, en The Wine & Olive Spa, y descansar. Para ello están las cámaras del edificio principal y las villas, con terraza y vistas a los viñedos.