Viena: planes veraniegos en la ciudad de Sisí

Palaciega y rimbombante, pero también moderna y descarada, la capital austriaca hierve de animación con el buen tiempo 

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: RudyBalasko / ISTOCK

Hay una Viena trendy y cosmopolita que subyace bajo la pátina clásica de la arquitectura imperial. Una Viena moderna y abierta al futuro que es especialmente vibrante en los meses de verano, cuando esta ciudad recostada sobre el Danubio se vuelve noctámbula y bullanguera.

Este año, además, la capital austriaca tiene mucho que celebrar, por lo que su alegría es aún más evidente. Bienvenidos a la metrópoli que está de moda en Europa.  

RudyBalasko / ISTOCK

Desde los dorados palacios de los Habsburgo hasta su colorida cultura contemporánea, hay todo un abanico de planes, pero estos son algunos de los más interesantes para disfrutar del buen tiempo. 

Al sol en el Barrio de los Museos

oriredmouse / ISTOCK

Es un clásico del verano. Acudir al Museums Quartier y dejarse contagiar por la animación del que está considerado entre los diez mayores complejos culturales del mundo. Aquí, en esta suerte de barrio de 60.000 metros cuadrados de espacio de exposición, repartido entre edificios barrocos y modernos, no sólo encontramos las grandes instituciones del arte como el Leopold Museum, el Museum Moderner Kunst o la Sala Kunsthalle.

_nf / ISTOCK

Aquí, en los meses estivales, hallamos también uno de los puntos de la ciudad donde más se mueve la cultura de calle. Conciertos, performances y mucha gente que acude a broncearse a la Haupthof o plaza principal, mientras retoza en los ya emblemáticos asientos posmodernos que cada año se pintan de colores. Nadie quiere perderse este momento. 

Un brunch rodeado de elegancia 

Paparazzo Christian

Es el que tiene lugar en el majestuoso Café Gerstner, que encarna todo el esplendor de las confiterías imperiales. Tres plantas con tienda, bar y café restaurante en el espléndido Palais Todesco, de 1847, y con vistas inigualables a la Ópera Nacional. Disfrutar de su maravilloso brunch no sólo es una opción estupenda para armarse de energía sino también una experiencia inolvidable de marcado sabor vienés. 

Paparazzo Christian

Un acontecimiento en el que sorprende tanto la atmósfera señorial de sus salas (revestimientos de madera barnizada en oro, frescos en los techos, sofás aterciopelados, muebles sofisticados…) como la calidad de los manjares que se ofrecen acompañados de vino espumoso: quesos, ensaladas, salmón y escalopes típicos en el apartado salado, y todo un despliegue de pasteles, strudels, cupcakes, petit fours, trufas y bombones en el apartado dulce, donde también destaca la magnífica tarta de Sisí.

Parques y cine al aire libre 

saiko3p / ISTOCK

Son la mejor opción para escapar del asfalto y el bullicio urbano y entregarse a una siesta a la sombra o dar un paseo fresquito. Y es que Viena anda sobrada de agradables zonas verdes. El Prater, en el sureste, es la zona favorita para deambular a pie o en bicicleta, mientras que Augarten, en el norte, con sus praderas y senderos arbolados, es el parque más vibrante del distrito 2.

Kino Unter Sternen

En este área, en cuya esquina está la sede de los famosos Niños Cantores de Viena, desde julio hasta mediados de agosto tiene lugar Kino Unter Sternen un popular cine al aire libre que proyecta clásicos en versión original. 

¡A la playa! 

4FR / ISTOCK

Sí, esto es posible en medio de la ciudad. Para mitigar el calor, nada como Alte Donau, la playa fluvial, que en verano es una explosión de color. Rodeada de jardines, restaurantes con terrazas y carriles para bicicletas, esta zona emplazada en el último tramo del Danubio atrae a nadadores, surferos y amantes de los deportes náuticos como la vela.

Muchos, además, optan por alquilar un barco de remos, a pedales o eléctrico y disfrutar de un romántico picnic a bordo bajo la luz de la luna. ¿Existe un plan mejor? 

Tras los pasos de El Tercer Hombre

Drittemanntour

Ahora que se cumplen 70 años de esta obra maestra del cine negro, es momento de emprender una ruta por sus escenarios para rememorar la película que mejor refleja los estragos de la posguerra. Escrita por el director Carol Reed y por el guionista Graham Greene, algunas de sus escenas han marcado la imagen de la ciudad, especialmente de la mano de aquel espléndido Orson Welles en el papel de Harry Lime.

El tour de El Tercer Hombre recorre lugares fácilmente identificables en el filme y otros que no lo son tanto. Esquinas, cafés y la noria gigante del Prater. Incluso incluye las alcantarillas donde se produce la memorable persecución y que pueden ser visitadas para sorpresa de los amantes de este clásico imprescindible.

Una noche en la ópera

PleskyRoman / ISTOCK

Nada menos que en la Ópera del Ring, que es uno de los teatros más significativos del mundo. Este año, además, su prestigioso programa, sin rival a nivel internacional, se nutre de un dato importante: los 150 años que celebra el auditorio desde su nacimiento. Una celebración que arrancó el pasado 25 de mayo con el estreno de La mujer sin sombra, de Richard Strauss, justo un siglo después de que esta obra fuera estrenada precisamente en este lugar.

A ello se suma una jugosa agenda de estrenos a lo largo del año, así como unos 80 espectáculos en una pantalla de la Plaza Herbert von Karajan, frente al edificio, para disfrutar de obras maestras de forma gratuita.

VvoeVale / ISTOCK

La Ópera de Viena o Staatsoper fue erigida entre 1861 y 1869 por August Siccard von Siccardsburg y Eduard van der Nüll. Sus inicios no fueron fáciles. Denostada por el público y los propios Habsburgo, hasta se la llegó a apodar “la tortuga de piedra”. Por suerte, la percepción cambió con el concierto inaugural de Don Giovanni de Mozart.

Desde entonces, la participación de los más icónicos directores de la historia (entre ellos Gusav Mahler, Richard Strauss y Herbert von Karajam) no ha hecho sino añadir prestigio a este templo de la música cuyo edificio de estilo neorrenacentista es, además, una joya arquitectónica única.