Viano Family Challenge 2007

La provincia de Cádiz acogió la edición 2007 del Viano Family Challenge de Mercedes-Benz, una competición que reúne a 24 familias europeas para pasarlo bien y disfrutar de la aventura durante cuatro días a bordo de un Viano. La familia VIAJAR estuvo entre ellas.

La finca La Alcaidesa, próxima a Sotogrande, el parque natural Los Alcornocales, las playas de Tarifa y las luminosas carreteras del sur de Andalucía acogieron del 4 al 7 de octubre una competición que en realidad no fue tal, ya que el espíritu de la misma, guiado por la magnífica organización de los responsables de Mercedes- Benz, se orientó hacia la convivencia, la solidaridad, el esfuerzo compartido, la comunicación y el intercambio de experiencias entre 24 familias europeas (cuatro de ellas españolas) que ganaron el sorteo organizado por Mercedes-Benz en colaboración con medios de comunicación de toda Europa. Miles de personas presentaron su solicitud para formar parte de los equipos, patrocinados por socios de cooperación y los citados medios. Cada familia abanderó a un medio. VIAJAR estuvo representada por la familia Sáez-Illobre, de Alcobendas (Madrid), cuyos componentes (Eugenio y Mar con sus hijos, Blanca, de 9 años, y Diego, de 7) derrocharon, al igual que el resto de participantes, espíritu competitivo y mucha simpatía.
El resultado final no importó, todos ganaron. Las pruebas que se realizaron, en las que se apreciaba el especial interés en que los niños y niñas disfrutaran de cuatro días de playa, montaña y juegos, tenían que ver con disciplinas como el tiro con arco, alpinismo suave, pruebas de montaña, regata de canoas (una salida memorable, impetuosa, caótica y muy divertida), escalada, actividades creativas y los beach games (juegos en la playa como sogatira, orientación, carreras de sacos por relevos, pistas secretas y la construcción y botadura de una balsa entre equipos de dos familias).
En cada prueba las familias estuvieron asesoradas por profesionales de cada disciplina. En todo momento la seguridad fue máxima y un equipo médico estuvo pendiente de cualquier posible indisposición o malestar de los participantes, aunque su intervención fue mínima a lo largo de las cuatro jornadas.
Cada familia disfrutó durante los días de competición de un Mercedes Viano Activity en el que, con la ayuda de un road map, debían trasladarse desde un escenario a otro. De hecho, el Viano sirvió de alojamiento a los padres durante una noche, con sus hijos acampados en un improvisado campamento en la playa de Tarifa.
Después de cada intensa jornada de actividades recorriendo algunos de los escenarios más bonitos del sur de España, las familias disfrutaron de cenas barbacoa en las que intercambiaron las experiencias y avatares vividos y en las que reinó el buen humor y se estrecharon lazos, sobre todo entre la chavalería, incansables a pesar de las horas de diversión. El año que viene el espíritu del Viano Family Challenge se trasladará a Austria.