Viajes explosivos: los volcanes más bonitos del mundo

De Filipinas a Hawai, recorremos el espectáculo hipnótico de estos gigantes

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: tawatchaiprakobkit / ISTOCK

Conectados con las entrañas de la tierra, estos colosos de fuego conforman algunos de los paisajes más impresionantes del mundo. Adorados por las civilizaciones antiguas, temidos y respetados, hay en su fuerza telúrica un componente mágico, una fotogenia del riesgo. He aquí los más bellos, activos o adormecidos, a lo largo y ancho del planeta:

Mayon (Filipinas)

Su increíble silueta completamente simétrica coloca a este volcán filipino, emplazado en la isla de Luzón, muy alto en los cánones de belleza. Además, es el único que permanece activo en todo el país, habiendo registrado su última erupción a principios de 2018. Afortunadamente, no fue más que un susto.

Wassiliy / ISTOCK

Contemplar este volcán es una experiencia maravillosa que se puede tener desde el propio avión si se llega por aire. Nada sorprende más que su figura majestuosa y siempre humeante, especialmente misteriosa en los días de tormenta tropical, cuando se presenta como un gigante negro para después aparecer iluminado por los rayos.

onfilm / ISTOCK

Kilimanjaro (Tanzania)

Su silueta se recorta en el horizonte enmarcando a manadas de elefantes, a espigadas jirafas, a leones que sacuden su melena. Es lo que tiene ser la montaña más alta de África (5.895 metros), instalada entre Kenia y Tanzania. Un pico popularizado por la película de Henry King, Las Nieves del Kilimanjaro, protagonizada por Ava Gardner y Gregory Peck.

NiseriN / ISTOCK

Pocos saben que también se trata de un volcán dotado de tres imponentes conos: el Mawenzi y el Shira, ya extintos, y el Kibo, el más elevado, que aún permanece activo por lo que ocasionalmente expulsa gases y vapores. Y tampoco que, quienes se decidan a subirlo, vivirán dos estaciones extremas: de los 35º C de temperatura en la selva a los -15º C en la cumbre del Uhuru, su pico más alto.

WLDavies / ISTOCK

Monte Fuji (Japón)

Es el cono perfecto, la montaña que dibujaría un niño. Su forma sagrada ha cautivado a la humanidad durante milenios y a pesar de que su última erupción se dio hace 300 años, los expertos aún lo consideran activo. El Fuji, el pico más alto de Japón, es, por todo esto y mucho más, un símbolo nacional, cuya imagen está presente en carteles y souvenirs.

jiratto / ISTOCK

Un volcán de 3.749 metros, al que más de 200.000 personas se aventuran a escalarlo cada año, dispuestos a admirar de cerca su belleza: la de un cráter de 800 metros de diámetro y 200 metros de profundidad. Quienes prefieran divisarlo de lejos, también se sentirán maravillados: no hay imagen más impactante que la de este coloso coronado por las nieves en contraste con el bosque de rascacielos de Tokio, desde donde se yergue en el horizonte.

kanzilyou / ISTOCK

Estrómboli (Italia)

Los ecos mitológicos lo sitúan como la morada de Eolo, el dios griego de los vientos. Los chismes terrenales remiten a ciertos amoríos entre Ingrid Bergman y Roberto Rosellini, que en el rodaje de la película homónima desataron su pasión. También tiene un barniz literario, alentado por Julio Verne: es aquí donde los personajes del Viaje al centro de la Tierra salen escupidos por un cráter, dos meses y muchas penurias después de penetrar por las entrañas del globo.

spooh / ISTOCK

Así es Estrómboli, el volcán que preside a la isla del mismo nombre, perteneciente al archipiélago de las Eolias, al norte de Sicilia. Un volcán activo que regala el espectáculo de sus erupciones fortuitas mientras se contempla desde su cima la puesta de sol. Por su figura imponente, con el pueblo blanco a sus pies, está considerado también de los más bonitos del mundo.

luiginifosi / ISTOCK

Kilauea (Hawai)

Su imagen, con la lava derramándose directamente sobre el mar y conformando oscuras formas rocosas y esponjosas nubes de humo, convierten a este volcán del sureste de Hawai en uno de los más bellos del globo. Y es que su estado es el de una erupción continua desde el año 1983. 

Jorge Villalba / ISTOCK

El Kilauea, además, está barnizado de mitología. Cuentan que en su cráter llamado Halemaumau vivía una diosa que hacía gala de muy mal humor, lo cual manifestaba expulsando coladas de lava con las que arrasaba a los pueblos del lugar.  Por si fuera poco misterio, también recientemente se ha descubierto en su cráter una intrigante laguna de agua hirviente, fenómeno que no se había registrado en los últimos 200 años. 

ShaneMyersPhoto / ISTOCK