Nos vamos a Valencia en busca del Santo Grial

La capital del Turia celebra en 2021 el Año Jubilar, que atraerá a miles de peregrinos

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: VitalyEdush / ISTOCK

Es una de las citas ineludibles en este recién inaugurado 2021: la visita a Valencia, convertida, por obra y gracia del Año Jubilar, en un foco de peregrinación. Miles de feligreses acudirán a la capital del Turia para venerar la gran reliquia que descansa en su catedral: la del Santo Cáliz del que bebió Jesucristo en la Última Cena. ¿En qué consiste realmente esta celebración? Para explicarlo debemos hacer referencia a uno de los enigmas más profundos del cristianismo. Un episodio divino aderezado con la literatura romántica, el mito del rey Arturo y la tradición folclórica, que ha despertado tanta fascinación como múltiples leyendas.

Una referencia de la cristiandad y un foco de peregrinación. Con estas metas, la capital del Turia vivirá en 2021 su Año Jubilar, que se celebra cada lustro para animar a los feligreses a venerar su gran reliquia: el Santo Cáliz del que bebió Jesucristo en la Última Cena. Hasta el 28 de octubre, la catedral dará a conocer esta pieza única, junto a otros dos tesoros que guarda como símbolo de la Pasión: la Vera Cruz y la Santa Espina. También habrá visitas guiadas, exposiciones y congresos sobre el Santo Grial e incluso se han previsto materiales digitales para que quien no pueda acudir personalmente sí pueda vivir desde sus domicilios las celebraciones del Año Santo.    | Vladislav Zolotov / ISTOCK

Un largo camino

De entre todas ellas, una sola cobra mayor fuerza: la prueba material más relevante del Santo Grial se halla en la Catedral de Valencia, a donde llegó tras no pocas vicisitudes a lo largo de su historia. Así lo avala la Santa Sede y el hecho de que dos de los últimos papas, Juan Pablo II y Benedicto XVI, utilizaran este vaso para sus misas multitudinarias en esta ciudad.

Cuentan que fue San Pedro quien llevó a Roma el Santo Cáliz y que después San Lorenzo lo escondió a los pies de los Pirineos, de donde más tarde saltaría a Zaragoza hasta que Alfonso V el Magnánimo lo entregara, al fin, a la Catedral valenciana en el año 1437. Las contiendas, después, obligaron a proteger a esta reliquia en Alicante, Ibiza y Palma de Mallorca (Guerra de la Independencia) y en el pequeño municipio de Carlet (Guerra Civil) a unos 40 kilómetros de la ciudad.   

Admirar este tesoro

sandsphere / ISTOCK

Con todos estos ingredientes, Valencia celebra en 2021 el Año Santo Jubilar que tiene lugar cada lustro. Porque, para la tranquilidad de los fieles, hoy este vaso sagrado descansa en la Capilla del Santo Cáliz, la antigua sala capitular de la Catedral, que es el marco perfecto para acoger a los peregrinos con la banda sonora de los cantos gregorianos. Hasta el 28 de octubre, los peregrinos podrán admirar esta pieza única en el templo, que también pondrá  a disposición de los visitantes otros dos tesoros que guarda como símbolo de la Pasión: la Vera Cruz y la Santa Espina.

Subir al Miguelete

La Catedral es el destino final de la ruta urbana que se ha programado por los lugares donde recaló la reliquia en la ciudad de Valencia. Un itinerario de dos kilómetros y tres horas de duración, que parte de los Jardines del Real y que concluye en la Puerta de los Hierros, por donde entró triunfal al templo.

Una vez aquí, los feligreses podrán subir los 207 escalones que conducen a lo alto del Miguelete, o asistir, en la vecina Puerta de los Apóstoles, al curioso Tribunal de las Aguas que se celebra cada jueves, desde tiempo inmemorial, para tratar los litigios de la acequias. Más que un espectáculo, se trata de la institución de justicia más antigua de Europa, plenamente vigente para los hombres de la huerta, que se ha ganado la declaración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. 

La Torre del Miguelete, uno de los símbolos de la ciudad de Valencia.  | Cappa Segis

Para quienes quieran completar la experiencia del Santo Grial, existená visitas guiadas, exposiciones y congresos sobre este asunto. Incluso se han previsto materiales digitales para que quienes no pueda acudir personalmente sí puedan vivir as celebraciones del Año Santo aunque sea de manera online.