¿Se puede viajar en busca de la longevidad? Descubre las 'Zonas Azules'

Destinos del planeta donde aprender a superar los cien años

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: petesphotography / ISTOCK

Vivir más tiempo y vivir mejor ese tiempo. Esas serían las dos premisas que seguramente la mayoría de las personas tiene en cuenta al hablar de longevidad. Pero, ¿cuáles son sus secretos?

Si quieres encontrar algunas pistas avaladas científicamente y además sientes pasión por viajar, no puedes dejar de descubrir las «Zonas Azules», lugares del mundo donde se concentran las personas con mayor edad.

Una búsqueda muy «azul»

A principios de este siglo los científicos Michel Poulain y Gianni Pes se encontraban investigando las razones de la gran longevidad de los habitantes de la isla italiana de Cerdeña cuando descubrieron algo interesante. Mientras marcaban con color azul en un mapa las poblaciones que registraban el mayor número de habitantes con edades superiores a los cien años, se dieron cuenta de que una zona del centro de la isla destacaba sobre el resto como una mancha azul.

guenterguni / ISTOCK

Gracias a aquel hallazgo y a la posterior publicación de los resultados – en la que se generalizó el nombre de «Zona Azul» para designar estos espacios con una alta presencia de personas centenarias -, el periodista Dan Buettner emprendió una búsqueda por el planeta para intentar encontrar otras áreas que reuniesen las mismas características y para determinar cuáles eran los factores comunes que favorecían la longevidad de sus habitantes. Tras un arduo trabajo y varias colaboraciones, otras cuatro zonas del mundo con este perfil fueron encontradas, convirtiéndose su publicación en un auténtico éxito a escala internacional.

La península de Nicoya en Costa Rica, la ciudad de Loma Linda en California, la isla griega de Icaria y la isla de Okinawa en Japón se unieron a este selecto grupo de lugares donde sus habitantes gozan de una salud envidiable. No solo se constató la elevada longevidad desde un punto de vista demográfico, sino que se identificó una menor incidencia de enfermedades o patologías en comparación con otras zonas de su entorno.

Nicoya, Costa Rica | Mlenny / ISTOCK

La conclusión más esperanzadora es que, al contrario de lo que apuntaron los estudios preliminares, atribuyendo este fenómeno a factores genéticos, lo cierto es que existe una serie de factores relacionados con las condiciones específicas de estos lugares y con sus modos de vida que inciden de manera mucho más acusada en la longevidad de sus habitantes. 

Las bondades del clima, una alimentación saludable basada en frutas y verduras, no fumar, el contacto con la naturaleza, un buen entorno social y familiar, tener un propósito de vida o la actividad física son agentes que conllevan una vida más larga y con mejor salud.

Icaria, Grecia | Socha / ISTOCK

Lugares heterogéneos que invitan a la vida

Las Zonas Azules, a pesar de presentar aspectos comunes que propician la longevidad de sus habitantes, cuentan con peculiaridades locales únicas en relación con este hecho. Esto, unido a la heterogeneidad de cada uno de los lugares como destino, hace que se conviertan en ideas perfectas para cualquier viaje.

La primera de las zonas que fue identificada, la isla de Cerdeña - especialmente la antigua provincia de Ogliastra y la provincia de Cerdeña del Sur -, es un paraíso mediterráneo donde el encanto de poblaciones como Alghero, Castelsardo o Cagliari solo es equiparable a la belleza de sus calas, sus grutas y sus playas, o la importancia de los yacimientos fenicios y la omnipresente cultura sarda.

anzeletti / ISTOCK

Aquí, la gran proporción de hombres longevos con respecto a otras partes del mundo es llamativa, siendo la zona donde se da una de las mayores concentraciones de hombres centenarios de Europa.

La constante actividad física de los habitantes durante sus vidas, fruto de la orografía del terreno de parte de la isla, unido a unas relaciones sociales muy satisfactorias, son los puntos más sobresalientes de la isla italiana.

simo2582 / ISTOCK

No demasiado lejos de allí, en Grecia, concretamente en la isla de Icaria, parece ser que la vida sosegada es asimismo una de las características que despuntan, compartiendo con Cerdeña a su vez un relieve montañoso que les ha forzado durante generaciones a mantenerse activos. La presencia del vino en las comidas y una dieta basada en productos de la huerta y el consumo de pescado y aceite de oliva, hacen de esta zona del mar Egeo otro de los puntos privilegiados del planeta en este sentido.

Sin lugar a dudas, los idílicos paisajes y el color de las aguas del mar, que envuelven a todo el conjunto, han favorecido un ambiente propicio para que un tercio de sus habitantes haya alcanzado los noventa años antes de morir.

Charles Wollertz / ISTOCK

A miles de kilómetros, la costarricense península de Nicoya disfruta de un clima envidiable, donde frutas tropicales y alimentos como el maíz o el ñame son la base de la dieta. Razones, junto con unos fuertes vínculos familiares, que han provocado que dupliquen ampliamente la proporción de personas con edades elevadas que presentan un perfecto estado de salud, en comparación con países como Estados Unidos.

Una zona que mantiene un ambiente de relax a pesar del crecimiento del turismo en los últimos años, con espectaculares playas que son objetivo para surfistas de todo el mundo.

Loma Linda, California | inacioluc / ISTOCK

Más al norte, en California, rodeada de parques nacionales y a un paso de la ciudad de Los Ángeles, Loma Linda es una curiosidad californiana que nos invita a visitarla. Se trata de una pequeña ciudad famosa por su numerosa comunidad de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, que fue identificada por su elevada esperanza de vida – superior en diez años a la media estadounidense -. Al parecer, la fe, sumada a una dieta a base de frutos secos, cereales integrales y legumbres, con la prohibición de consumir carne de cerdo, el café, el alcohol o el tabaco, han ayudado a que se haya convertido en una Zona Azul.

Prefectura de Okinawa, Japón | petesphotography / ISTOCK

Por último, viajamos hasta Japón para aterrizar en las islas que forman la prefectura de Okinawa, donde se da la mayor proporción de mujeres longevas del mundo. De todos es conocida la alta esperanza de vida de los japoneses, pero es aquí donde encontramos el máximo exponente.

En este caso, según los estudios, la clave de la longevidad de las islas reside tanto en la alimentación como en dos factores significativos presentes en sus habitantes: contar con un propósito de vida y tener un buen grupo de amigos.

No sabemos si podremos contagiarnos de la filosofía de vida de Okinawa, pero lo que sí es cierto es que nos recibirán con los brazos abiertos para disfrutar de algunos de sus múltiples atractivos repartidos por sus 150 islas, a pesar de que ya no podamos contemplar uno de los más emblemáticos y Patrimonio de la Humanidad, el castillo Shuri, que fue presa en 2019 de un incendio que acabó con él casi por completo.