Vértigo y adrenalina: así es la mayor tirolina de América

Zip Rider, en el estado mexicano de Chihuahua, sobrevuela las espectaculares Barrancas del Cobre a lo largo de 2.545 metros

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Antonio Jacome / ISTOCK

Es un vuelo emocionante a más de dos mil metros sobre el nivel del mar. Un trayecto de más de dos kilómetros y medio de longitud, en el que se puede llegar a alcanzar una velocidad de 135 kilómetros por hora. Una aventura, a través de un escenario grandioso, en la que entran en juego la naturaleza y la adrenalina.

Barranca del Cobre, Chihuahua | segarza / ISTOCK

Hablamos de la llamada Zip Rider, emplazada en el estado mexicano de Chihuahua. Una experiencia sólo apta para los amantes de las emociones fuertes, que gozarán del privilegio de deslizarse por la tirolina más larga de América y la segunda mayor del mundo (tan sólo superada por la del emirato árabe de Ras Al Khaimah, cerca de Dubái, con 285 metros más de extensión).

Barrancas y cañones

Para acceder a esta singular atracción, que forma parte del Parque de Aventura Barranca del Cobre, hay que sumergirse en el paisaje quebrado de la Sierra Tarahumara, en el noroeste del país, allí donde la Sierra Madre Occidental (la cordillera más larga de México) se desmenuza en una serie de desfiladeros y cañones refrescados por bosques y cascadas.

jejim / ISTOCK

Aquí donde, en los pliegues rocosos, sobrevive la etnia indígena de los rarámuri, donde la vida discurre como en los tiempos prehispánicos en una de las zonas con mayor biodiversidad de Norteamérica, encontramos esta tirolina recreativa que, al igual que aquellas otras de carácter bélico ideadas por el ejército italiano de Tirol (de ahí su nombre), permite desplazarse entre dos puntos con grandes desniveles, a través de un cable del que la persona en cuestión se cuelga con un arnés.

 

La diferencia en este Zip Rider de Chihuahua es que el recorrido se efectúa en una suerte de silla, con la que el participante queda sujeto al asiento para disfrutar plácidamente de las vistas. Y que dispone, además, de un sistema de frenado automático, compuesto por unos cien resortes que absorben la carrera al llegar a la base final.

Asomarse al abismo

Apenas tres minutos dura el trayecto de esta tirolina, en la que el vértigo irrumpe desde la misma plataforma de lanzamiento, cuando se abre una pequeña puerta y el pasajero queda suspendido sobre las montañas, mientras alcanza mayor o menor velocidad en función del peso y de la fuerza del viento.

Bajo los pies se desliza el paisaje prodigioso de Barrancas del Cobre que, pese a ser todo un desconocido para el gran público, ningún otro fenómeno de su especie le gana en espectacularidad. Con sus 60.000 kilómetros cuadrados de extensión, resulta cuatro veces superior al Gran Cañón de Colorado de Arizona, y casi dos veces mayor en profundidad.

Arturo Peña Romano Med / ISTOCK

Una vez, de nuevo, en tierra firme, y después de una caminata de aproximadamente 700 metros cuesta arriba, el regreso se realiza a bordo de un teleférico (el tercero más largo del mundo) para redegustar la panorámica, esta vez a un ritmo más lento.

Vía ferrata, puentes colgantes y saltos de Tarzán

La Zip Rider de Chihuahua no es la única experiencia en este parque de aventuras emplazado en el poblado de Divisadero. También aquí se puede emprender un circuito de siete tirolesas en el que, a lo largo de dos horas, se suceden nada menos que siete saltos y dos impresionantes puentes colgantes.

Por no hablar de la Vía Ferrata, una trepidante experiencia que consiste en un descenso de rappel de 48 metros de altura, un ascenso de 450 metros de semi-escalada (a través de un sistema de grapas), una sigilosa entrada a dos cuevas y lo que llaman el salto de Tarzán. Esto es: la adrenalina de arrojarse al vacío para atrapar una soga, así como lo hacía el famoso rey de los monos de la saga más longeva del cine.