En verano, aguas de Salamanca

El agua se convierte en la protagonista del verano salmantino.

Viajar
 | 
Foto: luismes / ISTOCK

Con más de 70 lugares vinculados al agua, la provincia de Salamanca se convierte en un destino perfecto al que huir del calor y así disfrutar del buen tiempo. En la provincia castellano leonesa no faltan lugares en los que practicar actividades al aire libre como rafting, piragüismo, kayak o paseos en barco pero tampoco otros sitios en los que contemplar el  líquido elemento como piscinas naturales, pozas o cascadas esperan al visitante.

Photitos2016 / ISTOCK

Para todos los públicos y todos los tipo de turismo, los que no quieran mojarse tienen su lugar salmantino en la esquina noroccidental de la provincia, donde el río Duero ha excavado una sucesión de cañones, aprovechados por el ser humano para crear presas y saltos hidroeléctricos, como el Embalse de la Almendra, la presa de Aldeadávila de la Ribera o los embalses de Santa Teresa, Águeda, Irueña y el azud de Villagonzalo.

En cuanto a los saltos de agua, destaca sobre todos el Pozo de los Humos, entre las localidades de Pereña de la Ribera y Masueco, y uno de los más altos de la península. Con 50 metros de altura, el río Uces se lanza al vacío formando una gran cortina de agua. Su nombre se debe a que en los más alto de la cascada, el agua levanta uno nube de vapor muy llamativa.

Pozo de los Humos. | Daniel_Vi / ISTOCK

Pero, sin duda, uno de los mayores atractivos de Salamanca son Las Arribes del Duero, un fenómeno natural en forma de impresionantes cañones que pueden ser recorridos a bordo de un barco. Las rutas por las Arribes parten de la playa del Rostro, junto a Aldeadávila, y en Vilvestre, en el paraje de La Barca y son una de las mejores formas de conocer de cerca la naturaleza de la provincia de Salamanca.

Para combatir el calor estival, nada mejor que darse un chapuzón en una de las zonas de baño naturales de la provincia. Pozas y piscinas naturales como la de Villanueva del Conde, localidad catalogada como Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico son perfectas. Es el arroyo de San Benito el que otorga las aguas a estas piscinas de las estribaciones montañosas de la Sierra de Francia. Pero no sólo Villanueva del Conde cuenta con este tipo de piscinas, La Bastida y La Alberca también poseen reconocidas piscinas y pozas naturales.