¿Qué ver en Lanzarote? Todo lo que no puedes perderte de la isla del negro volcánico

Todo lo que debes ver en Lanzarote, una de las islas más bellas de todas las Canarias

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: RossHelen / ISTOCK

Gracias a las dimensiones de la isla, en Lanzarote todo lo que puedes ver y hacer está a tu alcance. El negro volcánico, el verde de sus viñedos y el blanco de sus casas son los tres principales representantes de esta peculiar isla, que, sin lugar a duda, atrapa al viajero conquistándolo de un gran encanto. 

Shuterstock

Lo cierto es que la isla de Lanzarote tiene algo que va más allá del sol y la playa; grutas volcánicas, lagos de lava y cráteres comparten espacio con playas de arena dorada y agua transparente que generan un ecosistema lleno de contrastes. 

1. Jardín del cactus 

El Jardín del Cactus es un claro ejemplo de la intervención arquitectónica integrada en el paisaje realizado por César Manrique. Como ocurre de forma similar en los Jameos del Agua, este complejo arquitectónico mantiene la combinación de arte y naturaleza que además emanan otras de sus obras. 

Allard1 / ISTOCK

Este jardín - museo esta ubicado en la localidad de Guatiza, en el municipio de Teguise donde el entorno en el que se encuentra es de origen agrícola y esta caracterizado por extensas plantaciones de tuneras dedicadas al cultivo de la cochinilla. 

2. Playa del Papagayo 

Ubicada en el sur de Lanzarote, es una de las playas más populares de la isla. De arena blanca y pequeñas dimensiones pero dotada de una enorme belleza. Su forma de bahía o concha y sus aguas transparentes con tonos esmeralda seduce a sus bañistas quienes no abandonan la playa hasta la última hora del día. 

Playa del Papagayo (Lanzarote). | Mike Mareen/Shutterstock

La playa del papagayo permite actividades como el snorkel, ideal para disfrutar la belleza de sus fondos. 

Islas Canarias: ideas para disfrutarlas en invierno

3. Parque nacional de Timanfaya

Desde casi todos los rincones de la isla puede apreciarse su origen volcánico pero una visita al Parque Nacional de Timanfaya y a la zona más conocida como las Montañas del Fuego te mostraran el aspecto mas salvaje y espectacular de la isla. 

El Parque Nacional de Timanfaya es el rincón más emblemático de la isla, un lugar sobrecogedor que proviene del interior de la Tierra y es que, este paisaje es el resultado de la constante actividad volcánica de la isla. Sin el azul del cielo, en Timanfaya los paisajes podrian pasar como si del planeta Marte se tratase; los volcanes y los campos de lava vírgenes constituyen unos de los espectáculos visuales más impresionantes de las Islas Canarias.

Parque Natural de Timanfaya, Lanzarote | rusm / ISTOCK

Inalterado por la mano humana, las 5000 hectáreas que lo forman, en las que ni la vegetación ni el clima han podido modificar la particularidad de esta tierra roja y acabache, han sido declaradas Reserva de la Biosfera de la Unesco 

4. Cueva de los verdes y Jameos del Agua

Casi todo el terreno de la isla de Lanzarote esta relacionado con los volcanes. Durante el recorrido por la Cueva de los Verdes verás que la cueva forma parte del mismo tubo volcánico que los famosos Jameos del Agua pero aquí la acción de la naturaleza es mucho más salvaje. Este enorme tubo volcánico de creó debido a las erupciones del Volcán Corona hace unos 5000 años. 

fominayaphoto / ISTOCK

Por otro lado, es prácticamente una parada obligatoria la de los Jameos del Agua, esta espectacular obra de César Manrique, aunque en la isla hay varias del mismo. Durante el recorrido encontrarás un lugar de origen volcánico que el arquitecto transformó en un auditorio, piscinas y un precioso entorno. Una mezcla de naturaleza y arte en la que los detalles no dejaran de sorprenderte, como los cangrejos albinos que destacan bajo el azul del agua. 

5. Los hervideros

El litoral de Lanzarote esta formado mediante la combinación de zonas agrestes y acantilados con playas. Los famosos Hervideros pertenecen al primer grupo y en sus aguas no se puede nadar debido al fuerte oleaje por lo que la mejor opción es buscar un buen punto para sentarse y observar como el agua es empujada por la fuerza de las mareas y escupida por las cavidades de las rocas.