Veliko Tarnovo, la bella ciudad europea que tienes que conocer

Una de las grandes desconocidas del continente, lucía y luce con luz propia en el norte de Bulgaria.

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: valentinrussanov / ISTOCK

La conocida como «capital medieval de Bulgaria» es una población de referencia en el norte del país y una de las más antiguas del mismo y, sin embargo, es una gran desconocida entre los destinos europeos. 

Arseniy Rogov / ISTOCK

Un tesoro que guarda la península de los Balcanes y una de las ciudades más bellas de toda esta región del continente.

Un paisaje urbano colgado sobre el río Yantra

El río Yantra vertebra Veliko Tarnovo serpenteando entre su red de casas, edificios y la espesa vegetación de las riberas. Este curso de agua es testigo privilegiado de una de las ciudades más importantes de Bulgaria, cuyo casco antiguo nos deja entrever el lustroso pasado de esta urbe de marcado carácter medieval.

taseffski / ISTOCK

Fundada por los tracios hace varios milenios, fue incluso elegida capital del Segundo Imperio Búlgaro, creciendo su importancia y poderío entre los siglos XII y XIV, hasta que comenzó su decadencia. No obstante, en esta ciudad fue promulgada la independencia del país en 1908 - liberándose del Imperio Otomano -, momento en el que recupera de alguna manera ese viejo protagonismo.

alexeys / ISTOCK

Relevante centro cultural y estudiantil en la actualidad, Veliko Tarnovo – que realmente significa «Gran Tarnovo» -, conserva aún en su arquitectura muchas de sus referencias medievales y renacentistas, lo que unido a la belleza de su entorno, hacen de ella una hermosa ciudad europea que merece mucho la pena conocer.

Una ciudad a los pies de la fortaleza medieval de Tsarevets

La importante fortaleza de Tsarevets que se levanta en la colina del mismo nombre es sin duda el monumento y la atracción turística más destacada de Veliko Tarnovo. Encaramada en lo alto de esta colina atisba el meandro que forma el río Yantra a su paso y que la rodea en gran parte. 

bezov / ISTOCK

Lo que antiguamente era una ciudad medieval desde donde se ostentaba el poder sobre el imperio – actualmente permanecen presentes muchos vestigios arqueológicos de ese pasado -, se ha convertido en un claro reclamo para todas aquellas personas que visitan Bulgaria.

valentinrussanov / ISTOCK

Varias puertas de entrada hacen de acceso hacia la parte más elevada del complejo, donde nos toparemos con el Patriarcado, un conjunto de edificios entre los que sobresale una bella iglesia reconstruida en el siglo XX. Un enorme y fascinante recinto amurallado en cuyo interior se han encontrado más de 400 edificios residenciales, así como un gran número de iglesias y monasterios.

sarra22 / ISTOCK

En la parte baja a los pies de la colina de Tsarevets, se extiende otro de los lugares más notables de la ciudad. Hablamos del barrio de Asenova, famoso por sus iglesias bizantinas, entre las que destacan la Iglesia de los Cuarenta Mártires - un templo ortodoxo erigido en el siglo XIII y cuyo nombre hace referencia a un grupo de romanos martirizados en el siglo I – y la Iglesia de San Pedro y San Pablo, ambas con importantes frescos en su interior.

gogo_v / ISTOCK

Más cercanos ya a lo que constituye el grueso del núcleo central de la ciudad histórica, Veliko Tarnovo nos ofrece un sinfín de callejuelas por las que transitar y perderse mientras alcanzamos a encontrar a nuestro paso diferentes puntos desde los que asomarse al río Yantra y disfrutar de las maravillosas vistas de las casas suspendidas en el desfiladero.

taseffski / ISTOCK

Uno de los lugares más interesantes para visitar es Samovodska Charshiya, donde se concentra el bazar más importante de la ciudad y donde podremos encontrar todo tipo de artesanías. Otro de los sitios donde sumergirse en la historia y cultura búlgaras es la Casa-Museo Sarafkinata Kashta, un bello y elegante ejemplo de vivienda señorial del siglo XIX. 

Scott Biales / ISTOCK

Más allá del patrimonio en sí, Veliko Tarnovo nos brinda también otro tipo de atractivos que pueden resultar interesantes para diferentes planes. Uno de ellos es la visita al Parque Mini Bulgaria, detrás de la colina Tsarevets, con réplicas reducidas de los principales monumentos del país; otro, un sugestivo espectáculo audiovisual que ofrece la ciudad durante una parte del año, en el que, mediante un impresionante juego de luces, música y campanas, se repasa la historia de Bulgaria. Un espectáculo único que podemos disfrutar tanto de manera gratuita como mediante el pago de una entrada a una sala especial desde donde observarlo.