Valle de la Muerte: el misterioso lugar en el que nadie sobrevive

Está considerado el lugar más peligroso del mundo, se ubica en Kamchatka y cualquier ser vivo que entra en este desfiladero, no sale vivo.  

Martín Álvarez
 | 
Foto: Sergey_Krasnoshchokov / ISTOCK

El mundo está repleto de lugares que están envueltos por un halo de misterio e intriga: islas habitadas por tribus que no conocen el mundo real, como en la Isla Sentinel; también otros que petrifican animales, como el Lago Natrón; incluso lugares prohibidos y protegidos por habitar en ellos algunas de las especies más venenosas del mundo, como la Isla de las Cobras

Todos ellos son considerados algunos de los lugares más peligrosos del mundo y, como puedes imaginar, no pueden ser visitados en ninguno de los casos. Ahora dirigimos nuestra mirada hacia la Península de Kamchatka, donde encontramos el que es considerado el lugar más peligroso del mundo: el Valle de la Muerte. 

Vista de pájaro del Valle de la Muerte, en Kamchatka
Vista de pájaro del Valle de la Muerte, en Kamchatka | Sergey_Krasnoshchokov / ISTOCK

Este valle, ubicado en una zona considerada como un paraíso invernal de origen volcánico, se encuentra entre una cadena de montañas eruptivas bañadas por lava, ya en estado sólido. Un lugar hermoso, biodiverso y con cientos de especies. Pero no es oro todo lo que reluce: pues es un paraíso letal en alguna de sus zonas. 

El misterio del Valle de la Muerte 

Encontramos este lugar en forma de un pequeño cañón, ubicado en uno de los valles más pequeños de la península de Kamchatka, con una longitud de apenas 2 kilómetros de largo. ¿El misterio? Que, cada año cuando se derrite la nieve, aparecen cientos de animales muertos. Y es que se sabe que cada animal que entra, no logra salir. 

Entre las especies que se han encontrado hay de todo: liebres, pájaros, carroñeros, linces, zorros, águilas, osos... lo que explica que no importa el tamaño ni la raza, en esta zona del planeta no sobrevive ninguna especie. 

Pero lo que más inquieta de este lugar es que se dice que aquí el asesino “es un fantasma”. Para que nos entiendas: no se trata de un ente que mata a todo ser vivo de una forma misteriosa, sino que los cadáveres encontrados no muestran huellas de lesiones o enfermedades externas que pudieran haber sido los responsables de su muerte. 

Así es el Valle de la Muerte, considerado como uno de los lugares más peligrosos del mundo
Así es el Valle de la Muerte, considerado como uno de los lugares más peligrosos del mundo | Sergey_Krasnoshchokov / ISTOCK

¿Qué se sabe sobre el Valle de la Muerte? 

Este lugar fue descubierto por Vladimir Leonov, un vulcanólogo del Instituto de Vulcanología y Sismología de Rusia. Este fue el primero en dar una hipótesis de lo que ocurría en este lugar, reflejando que las muertes eran debidas al resultado de un fenómeno volcánico, en el que un gas asfixiaba a todos los animales que allí entraban. 

Lo que fue una hipótesis, finalmente se convirtió en un hecho verídico contrastado por decenas de científicos que se acercaron a la zona. Pero hay una cosa que todavía no se ha podido resolver: no hay una explicación sobre por qué los animales se encuentran a las afueras del valle, sin una prueba concreta de quién es quién los saca. Este es uno de los misterios que, todavía hoy, sigue sin resolverse. 

¿Por qué se llama el Valle de la Muerte? 

El término fue acuñado debido al estudio que realizó Vladimir Leonov, el descubridor, y Deryagin, un ayudante del científico. Estos visitaron por primera vez el valle para estudiarlo el 27 de julio de 1975. 

Fueron ellos, los primeros en hablar sobre el tema en un periódico de Kamchatka, los que lo catalogaron como “Valle de la Muerte”, haciendo referencia a su letalidad comparable a otros valles parecidos que se reparten por todo el mundo. 

En ese artículo el científico describía el lugar como tenebroso, misterioso y escribía que allí “parecía que la naturaleza había pronunciado su maldición”. El científico remataba su artículo diciendo que “toda la vida se extingue en un lugar que respira exterminio y devastación”. 

De hecho, en la actualidad y después de 44 años de su descubrimiento, es un lugar prohibido para los visitantes que acuden a la zona. Aunque, sinceramente... nosotros nunca nos acercaríamos.