Valencia se llena de música en verano

La Comunidad Valenciana acoge un gran número de festivales de todo tipo y condición a lo largo del año aunque son los meses de verano los que más gente reúne.

Foto: ISTOCK

Aunque es más una veintena el número de festivales que se celebran en la Comunidad Valenciana a lo largo del año, lo justo es decir que todo comenzó con el Festival Internacional de Benicàssim allá por 1995. Su exitosa fórmula de grupos internacionales y zona de acampada se repite a lo largo de toda la geografía española a lo largo de los meses y los años pero él sigue siendo el rey con más de 170.000 asistentes durante los cuatro día en los que se ha celebrado este año.

Mientras, el Low Cost, el Arenal Sound o el Rototom Sunsplash son otros ejemplos de festivales de música que poco a poco cada año consolidan a la Comunidad Valenciana como epicentro de la música durante los meses estivales, eventos a los que se unen a la gastronomía y la cultura de la región.

Para todos los gustos, la realidad es que la oferta de festivales de la Comunitat Valenciana -que comienza en el mes de marzo- abarca todos los géneros musicales: rock alternativo, ska, "indie" español, bandas de pop y rock más importantes del mundo, música electrónica, jazz, música valenciana y folclore de todo el mundo, además de contar con el festival de música reggae más importante de Europa, el Rototom Sunsplash (Benicàssim).

Concretamente, este año la oferta musical comenzó en marzo en Gandía con el San San Festival para continuar en abril con el ciclo Sons al Botànic de Valencia (que extiende su programación en fines de semana hasta septiembre) y el Spring Festival de Alicante, que tuvo lugar el 23 de abril. Xàvia (Alicante) acogió en mayo el Montdorock y en junio se celebraron el Valencia Beach Festival, el Festival de Les Arts (Valencia) y el Emdiv Music Festival en Elda (Alicante). Por último, en julio ha tenido lugar en Alicante el Marea Rock y el FIB en Castellón, así como Iboga Summer Festival, en Tavernes de la Valldigna, el Marenostrum -en Valencia capital- y el Low Festival de Benidorm.

En cuanto a los que están por llegar, será en agosto cuando se celebre el Arenal Sound (Burriana, Castellón) , el Rototom Sunsplash (Benicàssim, Castellón), el Aspesuena (Aspe, Alicante), el Benicàssim Electronic Fest y el Iberia Festival en Benidorm.

El año lo finalizará en Fuzzville que se celebra en septiembre en Benidorm; en octubre el Wegow Day en Valencia y en diciembre el Deleste Festival también en Valencia.

A todos ellos hay que sumarles unas decenas de festivales de formato menor que recorren la geografía valenciana desde la costa al interior y que atraen a cientos de miles de jóvenes incentivados por la música y por el buen tiempo.

Todos estos festivales de música cuentan con el apoyo de la Generalitat de Valencia a través de la marca "Musix" que tiene el objetivo final de hacer de la Comunidad de Valencia un lugar de acogida para los festivales de música. Y es que para la Generalitat los festivales son "un proyecto cultural que diferencia y revaloriza como destino turístico a la Comunitat Valenciana".