Valencia a golpe de pedal

Si eres un amante de la bicicleta, la ciudad del Turia te espera con decenas de rutas para descubrirla sobre dos ruedas.

VIAJAR
 | 
Foto: www.globally.es

La bicicleta se ha convertido en un elemento más de Valencia. Tanto es así que la ciudad del Turia, bañada por el Mediterráneo, posee casi 80 kilómetros de vías ciclistas, habilitadas para que locales y turistas de todas las partes del mundo las disfruten sobre dos ruedas y a pedales. Y es que cada vez son más los ciudadanos que se decantan por este medio de transporte, rápido, ligero y sostenible, con el objetivo de evistar aparatosos atascos, ruidos molestos y, lo más importante, crear un entorno sostenible con el medio ambiente.

Las rutas, que el Ayuntamiento ha acondicionado por el centro de la ciudad, transcurren por lugares tan emblemáticos como la Catedral de Santa María, el Mercado Central, la Lonja de la Seda, la plaza Redonda o el Palacio del Marqués de Dos Aguas, entre otros.

Al llegar a las Torres de Serranos, una de las doce puertas que custodiaban la antigua muralla cristiana de la ciudad, la ruta a pedal continúa por el antiguo cauce del río Turia: nueve kilómetros de jardines transitables, con el Parque de Cabecera a un extremo y la Ciudad de las Artes y las Ciencias al otro.

www.globally.es

Una buena escapada es la Ruta del Arroz. Se trata de un itinerario circular que se realiza por el Parque Natural de la Albufera y consiste en una visita de 11 kilómetros con salida en el Museo del Arroz. A lo largo del recorrido -que dura unas 3 horas- también se podrá disfrutar de un paseo en barca por la laguna de agua dulce más grande de España, donde se explica cómo se cultiva el cereal.

También se puede pasear sobre dos ruedas por la Ruta de la Horchata, un recorrido por la huerta valenciana y sus alrededores, que se extiende por una superficie de unas 23.000 hectáreas. En él, los ciclistas, descubrirán los productos valencianos de temporada, visitarán una casa de labranza y degustarán la auténtica horchata valenciana.

Ambas rutas, tanto la del Arroz como la de la Horchata están pensadas para ser realizadas en forma de visitas guiadas.