Un ferrocarril en el techo del mundo

El gobierno chino ya ha finalizado las obras del primer ferrocarril hasta Tíbet, que une a lo largo de 2.040 kilómetros Qinghai, en el noroeste de China, con Lhasa, la capital tibetana. El tren, que comenzará a funcionar en 2006 y ha supuesto una inversión de más de 2.500 millones de e, es uno de los trazados ferroviarios más elevados del mundo, ya que algunos tramos del recorrido alcanzan los 5.000 metros de altitud. Los vagones están sellados, tal y como ocurre con los aviones, para impedir que los pasajeros puedan padecer los efectos de la presión y el mal de altura. El desarrollo de este tren pone punto y final a un proyecto que se diseñó en los años 50 y que supone una apuesta por el turismo en esta zona, que, según los datos oficiales, espera recibir para el 2010 a tres millones de turistas. "Tíbet comienza a salir de su aislamiento y el pueblo tibetano está preparado para afrontar los nuevos retos que supondrá la llegada del turismo a esta región", ha indicado Pelma Trilek, vicepresidente de la Región Autónoma del Tíbet.
Información: www.cnto.org