El arte y la cultura, las otras víctimas de la guerra en Ucrania

Museos, obras de arte y monumentos históricos, entre los objetivos a desrtuir

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Aleksandr Mokshyn

Ucrania se está enfrentando a uno de los peores momentos de su historia reciente. En esta guerra contra Rusia que no deja de recrudecerse las consecuencias están siendo devastadoras. Y aunque lo más terrible que se puede perder en una guerra son las vidas de los inocentes, también debemos lamentar otras pérdidas como la del patrimonio cultural.

El país cuenta con uno valiosísimo que se remonta a siglos atrás y que se encuentra en peligro por los continuos ataques rusos. Y desgraciadamente, esas representaciones de la historia, el arte y la cultura de un país suelen ser unos de los objetivos a destruir en las guerras.

Lo que ya hemos perdido

Por ahora, debemos lamentar la destrucción del Museo de Historia Local de la ciudad de Ivankiv, el cual ha sido destruido hasta los cimientos. En él se encontraban 25 obras de la artista ucraniana Maria Prymachenko, que desgraciadamente han quedado reducidas a cenizas.

Memorial de la masacre de Babi Yar | Sckrepka / ISTOCK

De igual manera, en Kiev se ha generado gran indignación tras los daños ocasionados a un memorial de las víctimas ucranianas del holocausto nazi, concretamente durante la masacre de Babi Yar en 1941, donde fueron asesinados más de 30.000 judíos.

Los museos están en peligro

Ante esta catástrofe cultural, son muchos los que temen que otros museos o lugares y monumentos patrimoniales corran la misma suerte y queden destruidos por los ataques rusos. Por ejemplo, en la capital ucraniana se encuentran museos tan valiosos como el Museo de la Libertad con una colección de alrededor de 4.000 objetos que corren el peligro de ser destruidos.

Museo Nacional de Historia | Suicasmo

También el Museo Nacional de Historia de Ucrania, cuyo director, Fedir Androshchuk, ha dicho recientemente que está intentando protegerlo de ataques o saqueos debido a que está ubicado “cerca de algunos posibles objetivos (el Servicio de Seguridad de Ucrania y la Guardia Fronteriza)”, según recoge el diario británico The Guardian.

Volveremos a Ucrania

El patrimonio de las ciudades

Asimismo, la ciudad de Odesa ha sido bombardeada durante estos días por misiles rusos, lo que hace aumentar la preocupación sobre su Museo Nacional de Bellas Artes, una importantísima institución cultural que alberga más de 10.000 piezas de arte de artistas rusos y ucranianos desde el siglo XVI.

Odesa | Gwengoat / ISTOCK

La ciudad de Járkov se encuentra en estos momentos en la misma situación, y es que la segunda urbe más poblada de Ucrania está siendo víctima de una violenta ofensiva rusa mediante feroces bombardeos. La ciudad acoge numerosos museos, catedrales y barrios históricos, y los ataques militares rusos ya han afectado a las sedes de la Ópera y la Filarmónica.

Járkov | Andrey Orekhov / ISTOCK

Siete sitios Patrimonio de la Humanidad

La pérdida del patrimonio cultural de Ucrania es una pérdida para toda la humanidad, y es que el país acoge siete sitios Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Entre ellos encontramos la imponente catedral de Santa Sofía en Kiev, la Residencia de los metropolitanos de Bucovina y Dalmacia, el Arco geodésico de Struve o las Tserkvas de la región de los Cárpatos.

Catedral de Santa Sofía | tomch / ISTOCK

Asimismo, entre estos lugares tan relevantes para la historia de nuestro mundo, está la ciudad antigua del Quersoneso táurico o incluso todo el centro histórico de la ciudad de Lvov. Y no solo son importantes las obras construidas por el hombre, pues también son Patrimonio de la Humanidad los bosques antiguos y primarios de hayas de los Cárpatos.

Bosques en los Cárpatos ucranianos | VeryBigAlex / ISTOCK

Cómo evitar más pérdidas

Según informa The Guardian, algunos museos como el Museo Nacional de Historia de Ucrania, ya ha trasladado elementos importantes de su colección al sótano del edificio. Al igual que los museos de Vinnytsia, Zhytomyr, Sumy y Chernihiv, los cuales han logrado proteger sus exposiciones principales.