Úbeda se convierte en el sexto Parador Museo

El parador museo está ubicado en el Palacio del Deán de Úbeda, un edificio renacentista diseñado en el siglo XVI por Andrés de Vandelvira.

Foto: Paradores de Turismo

Después de los Paradores de Santo Estevo, Santiago, Granada, Oropesa y Cardona el de Úbeda se ha convertido en el sexto Parador Museo, una iniciativa de la Red de Paradores con la que pretende transformar sus establecimientos históricos en museos. Tras una profunda y exhaustiva investigación, se han diseñado recorridos por los principales puntos de interés de sus más emblemáticos edificios y se han instalado paneles informativos que se sumergen en los antiguos usos de los espacios y narran las leyendas, anécdotas o los detalles arquitectónicos que se ocultan en estas joyas monumentales.

En el caso del Parador de Úbeda, éste invita a recorrer los principales espacios del monumento, gracias a un folleto-guía y a un conjunto de soportes informativos situados estratégicamente por los espacios que forman parte de la instalación hotelera y que van revelando sus rasgos característicos más importantes. El proyecto de museización, que ha sido realizado internamente por la cadena pública hotelera, analiza la historia del palacio desde los siguientes puntos de vista:

1º) Los orígenes del Palacio, en el siglo XVI.
2º) La interpretación arquitectónica de los distintos espacios y los usos que éstos tenían en el pasado.
3º) Los personajes vinculados al edificio.
4º) La historia de la ciudad de Úbeda.
5º) El renacimiento de Úbeda y su relación con el Palacio del Deán.
6º) La evolución del edificio como Parador de Turismo.
7º) Gastronomía, leyendas y entorno del Parador.

A lo largo del Parador se han instalado un total de 24 soportes informativos, que además de textos explicativos (bilingües, en castellano e inglés) incluyen numerosas fotografías, planos e ilustraciones.

Los visitantes descubrirán detalles que, hasta ahora, estaban reservados a quienes buscaban información en bibliotecas o páginas webs especializadas. Destacada es la descripción que se hace del Patio Renacentista, uno de los más elegantes de toda Andalucía o del llamado ‘Patio de la Taberna'' en el que antaño se desembarcaban las mercancías y se organizaba a la servidumbre.

En otras placas los visitantes conocerán los detalles que permitieron convertir el palacio en Parador de Turismo. Todo comenzó con una visita del rey Alfonso XIII a Úbeda el 14 de enero de 1926. Las autoridades locales pidieron ayuda al monarca para establecer un hotel de alto nivel que permitiera acoger a visitantes ilustres. El rey dio su consentimiento y, tras estudiar varios posibles emplazamientos, finalmente se optó por el palacio del Deán. Un edificio que abrió sus puertas como parador de turismo el 10 de noviembre de 1930. Sólo dos años antes, en 1928, se había inaugurado en la sierra de Gredos el primer parador de la historia.

La museización también dedica una especial atención a la historia de Úbeda desde la ocupación musulmana, pasando por las sangrientas peleas entre clanes cristianos que lucharon por el control de la ciudad durante la reconquista. Se repasa también la vida de personajes ilustres de la ciudad como Francisco de los Cobos, secretario del emperador; el deán Ortega, primer propietario del Palacio; el arquitecto Andrés de Vandelvira o el Condestable Dávalos, que da nombre al Parador.

Otra de las curiosidades que se explica en el recorrido es el origen del dicho popular irse ‘Por los cerros de Úbeda''. Se trata de una leyenda según la cual un capitán cristiano se perdió la decisiva batalla contra los musulmanes por la reconquista de la ciudad. Cuando el rey le pidió explicaciones por su ausencia, él le dijo que se había perdido "por los cerros de Úbeda". Era una mera excusa: una versión de la leyenda apunta a que el joven capitán había estado con una hermosa doncella árabe, mientras que la otra versión señala que el motivo de su huída no fue otro que su antipatía hacia el Rey.