Turismo religioso en Zurich

Descubre los cuatro grandes templos de la ciudad de Zurich: San Pedro, Grossmünster, Wasserkirche y Fraumünster.

Foto: Ludovic Maisant/Hemis/Corbis

Zurich posee gran importancia religiosa y prueba de ello son los cuatro grandes templos que se alzan en la ciudad a uno y otro lado del río Limmat. Su importancia, al estar ubicada en el centro de Europa, se fue incrementando sobre todo en la Edad Media y el Renacimiento.

Paseando por las estrechas y preciosas calles del casco antiguo de Zurich podemos contemplar una de las iglesias más importantes y antiguas del país, la de San Pedro. Este templodel siglo IX destaca por su imponente reloj de casi 9 metros de diámetro - la esfera más grande de Europa- y su sobria belleza. El dato curioso de esta iglesia está en que el campanario pertenece al ayuntamiento de Zurich.

Justo en el otro lado del río Limmat se alza, juntocon sus dos impresionantes torres, la Catedralde Grossmünster. De estilo Románico fue construida en el siglo XII sobre los cimientos de un monasterio carolingio anterior. En posteriores reformas le han ido añadiendo diferentes estilos hasta lo que es hoy en día. De ella destacan las vidrieras de Augusto Giacometti en 1932 y las puertas de bronce de las fachadas sur y norte obra de Otto Münch.

Siguiendo por la senda del turismo religioso, la Iglesiade Wasserkirche es otro de los destinos claves que visitar. Aquí, según cuenta la leyenda, fueron decapitados los santos patrones de Zurich, Félix y Regula en el año 301 d.C. Este templo fue levantado en una de las isletas del río Limmat y en el en el siglo XVII lo transformaron en biblioteca municipal. Finalmente fue renovada en 1942 y desde entonces se utiliza para fines religiosos y culturales.

Por último, en el siglo IX Luis II ‘el Germánico'' creó un convento para las mujeres de la nobleza alemana del sur. Ese edificio es la Iglesiade la Abadía de Fraumünster y en ella destacan los elementos del románico y del gótico de su fachada. En el interior predominan por su belleza varias vidrieras de los artistas de Giacometti y Marc Chagall.

Por estas razones, si vas a Zurich es imprescindible visitar sus templos que esconden la historia de la ciudad Suiza.