Turismo futbolero: los cinco estadios del mundo que todo aficionado debería visitar

De Brasil a Madrid, estos templos del balón son lugares de peregrinación

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Dziczka

Más que por su espectacularidad arquitectónica, más que por su capacidad desorbitada, estos estadios destacan por tratarse de lugares emblemáticos. Recintos que atesoran victorias, derrotas y momentos con los que se ha escrito la historia del futbol.

Maracaná (Río de Janeiro)

Pocos campos tienen tanta carga épica como este de Río de Janeiro que ha sido sede de dos Copas del Mundo: la de 1950 y la de 2014. Maracaná es un gigante universal, un estadio que llegó a tener un aforo de 200.000 aficionados, algo que ningún otro ha llegado a superar. Luego fue reformado y esto le supuso, además de un aspecto más moderno, una reducción de su capacidad. Pero su simbolismo como templo del balón sigue intacto. Y ello a pesar de que el momento más recordado no fue precisamente un triunfo: aquel famoso maracanazo significó, contra todo pronóstico, la derrota de la selección de Brasil frente a la de Uruguay en la final de un Mundial histórico. Cuentan que aquel 16 de julio de 1950 el estadio quedó totalmente enmudecido.

David Bautista / ISTOCK

La Bombonera (Buenos Aires)

De Brasil a Argentina, donde también encontramos otro estadio emblemático que en estos días, precisamente, llora la pérdida de Diego Armando Maradona. Nos referimos, claro, al hogar del equipo bonaerense Boca Juniors, al que se conoce como La Bombonera por su similitud con una caja de chocolate. Una cancha, como dicen los argentinos, que es una referencia mundial por la algarabía de su afición, la más vibrante y ruidosa. Dicen que la tribuna literalmente tiembla cuando este equipo del barrio más colorido y tanguero marca un gol.

Grafissimo / ISTOCK

Santiago Bernabéu (Madrid)

Que el museo que alberga en su interior se cuente, junto con el Prado y el Reina Sofía, entre los más visitados de Madrid, da una idea de la relevancia de este estadio que, como sede del Real Madrid, ha sido testigo de momentos inolvidables (entre ellos, el de sus trece Copas de Europa). De hecho, desde la inauguración en 1999 del tour que recorre la historia legendaria de este club, más de 15 millones de visitantes han hecho este recorrido. Con una capacidad para casi 90.000 espectadores, el estadio está inmerso actualmente en unas obras de remodelación con las que aseguran que se convertirá en uno de los más vanguardistas del mundo.

LUke1138 / ISTOCK

San Siro o Giuseppe Meazza (Milán)

Al campo de fútbol más grande e importante de Italia se le conoce como La Scala del Calcio y su particularidad es que se trata de un estadio multiusos puesto que se construyó para el Milán en 1925, pero desde 1947 sus instalaciones también son utilizadas por el Inter. De ahí le vienen los dos nombres. Lo llaman San Siro cuando el el primero disputa sus partidos y Giuseppe Meazza cuando lo hace su rival. Más allá de esta dualidad, su arquitectura moderna es todo un símbolo para los habitantes de la ciudad de la moda. Cabe destacar que además de partidos de fútbol, también ha albergado conciertos de figuras de la talla de Bob Marley, Bruce Springsteen o U2.

BrasilNut1 / ISTOCK

Wembley (Londres)

La celebración de los eventos más prestigiosos del fútbol inglés tiene lugar en este templo que se remonta a 1923, aunque fue sustituido por otro en el año 2007. Y aunque para muchos el antiguo santuario (cuyo símbolo eran las dos torres de su entrada), era el que realmente albergaba las liturgias, el nuevo (que tiene como seña de identidad un arco que recorre el edificio de forma transversal) ha heredado la vieja concepción de auténtica catedral. En cualquier caso, es el campo en el que juega la selección británica y en el que se celebran las finales de la Champions, pero no es sede de ningún equipo local. Y lo que más impresiona es, una vez más, la atmósfera que se respira.

Adam Petto / ISTOCK