Tulum, todo lo que no perderte en este paraíso de México

Ruinas mayas, aguas cálidas del Caribe y un encanto difícil de igualar

Macarena Escrivá
 | 
Foto: SL_Photography / ISTOCK

En los últimos años, Tulum se ha posicionado como uno de los principales destinos de playa del mundo. Aunque muy cercano a gigantes turísticos como Cancún o Playa del Carmen, esta zona conserva un halo de sosiego y paz, que atrae a viajeros de todas partes. Y no es de extrañar, porque lo tiene todo para proporcionarnos un viaje inolvidable.

SL_Photography / ISTOCK

Ruinas mayas en plena orilla del mar, una reserva de la Biosfera, aguas azules del Caribe, cenotes y multitud de restaurantes y hoteles boutique con muchísimo encanto para unas vacaciones de ensueño.

Unas ruinas mayas del siglo XIII

La Península del Yucatán puede jactarse de ser uno de los epicentros de lo que fuera la vida maya. Solo en este área mexicana, se encuentran hitos como las ruinas de Chichen Itzá, las de Ek Balam o las de Cobá. Entre ellas, otras de gran importancia, las ruinas de Tulum. Estas ruinas son unas de las mejores conservadas de la zona y el hecho de que se encuentren frente a la playa, hace que los lugareños bromeen con que esta fue la casa de veraneo de los mayas.

memo06dic / ISTOCK

Datan de entre el año 1200 y el 1450 y el edificio más importante recibe el nombre de El Castillo, situado en lo alto del sitio arqueológico y dicen que hizo las veces de faro para los navegantes. Otros hitos de estas ruinas son el templo del Dios del Viento, el templo del Dios Descendente o la Casa de las Columnas. En esta playa protegida, es también donde de mayo a octubre acuden miles de tortugas a desovar y preparar sus nidos en la arena.

swissmediavision / ISTOCK

Cenotes o la puerta al más allá de los mayas

Solamente en la Península del Yucatán hay más de 6000 cenotes y Tulum está rodeado de ellos. Para los mayas, estos espacios eran lugares sagrados, a los que atribuían características como que bañarte en sus aguas te hacía rejuvenecer. Pero también eran considerados como las puertas de entrada al inframundo o el lugar donde habitaban las deidades. Sea como fuere, son lugares que conservan un halo especial y que atraen a multitud de exploradores, buceadores y nadadores.

davemantel / ISTOCK

Aunque muchos de ellos siguen considerándose sagrados y están cerrados al público, existen muchos otros que visitar. ¿Los más célebres? Cenote Dos Ojos, uno de los mejores para nadar y pasar un rato allí buceando y explorando el fondo marino. Se le llama así por los dos sumideros de 70 metros de profundidad, que se conectan entre sí, dando la apariencia de dos ojos. También el Gran Cenote es otro de los imprescindibles, que aparece ante nosotros como una conexión de pequeñas cuevas conectadas por pasarelas de madera, donde disfrutar de las vistas y de nadar con tortugas.

Media Raw Stock / ISTOCK

Hoteles eco a pie de playa y en la selva

Durante la última década, las opciones de alojamientos boutique han crecido en Tulum a un ritmo increíble. Y casi todos apuestan por lo mismo, por ser lo más ecológicos posibles y vivir de manera sostenible. Es por eso que se han edificado en similitud con el terreno sobre el que se asientan, con materiales naturales, arena de la playa, infinidad de plantas...

TG23 / ISTOCK

Los más impresionantes son algunos que aunque no te alojes, se pueden visitar, como Azulik, que se describe como un 'centro de bienestar maya'. Las habitaciones son como una casa en el árbol, sin televisión ni teléfono para que conectes con la naturaleza. Otras buenas opciones son Papaya Playa Proyect, Dos Ceibas o Sunset House, que dispone de una terraza mirador para disfrutar del atardecer sobre la selva mexicana.

Simon Dannhauer / ISTOCK

Destino gastronómico

Desde unos tacos a pie de calle, hasta recetas elaboradas por grandes chefs. Tulum se ha posicionado como un destino gastronómico en sí mismo, donde disfrutar de street food mexicana y de propuestas contemporáneas. En el pueblo mágico existe una dirección imprescindible, la taquería Honorio, donde se han especializado en recetas yucatecas como la cochinita pibil o los tacos de poc chuc.

Peter Marik / ISTOCK

En la playa y la selva que rodean la carretera de Boca Paila, se suceden restaurantes no menos interesantes. Si quieres disfrutar de una experiencia memorable, reserva en Arca, del chef Jose Luis Hinostroza, donde unen a la perfección sus raíces mexicanas, con sabores audaces. Otros a los que no perder la pista son Wild Tulum, Atila o El Pez.