Tres bonitos jardines ingleses para disfrutar de los paseos más refinados

La primavera te espera ansiosa en estos parques de Gran Bretaña

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Steve Simmons / ISTOCK

La elegancia y la hermosura obtenida de los paseos al aire libre. Así se muestran los jardines ingleses, aquellos alumbrados en el siglo XVII por las clases más adineradas, los nobles y los reyes británicos, con la intención de definir un estilo propio para sus parques y espacios naturales.

A diferencia de otros jardines, el inglés buscaba la imitación de la naturaleza a través de la instauración de sus propias características. Los elementos vírgenes no se modifican y esto supone que las malezas, los arbustos y los accidentes varios se aprovechen en pos de nuevos diseños y para añadir elementos arquitectónicos. La vegetación ha de ser salvaje, no domesticada, y esto se aprecia en caminos y sendas irregulares en los que se respeta escrupulosamente su libertad de crecimiento. 

Escalera de caracol en el Real Jardín Botánico de Kew, en Londres | horstgerlach / ISTOCK

Las estatuas, el agua y el terreno intacto son los rasgos principales que encontramos en este paisajismo, a diferencia del diseño francés, mucho más formal. Bajo esta nueva estética subyacían motivos políticos, puesto que por aquella época Inglaterra se mostraba contraria al absolutismo que reinaba en Francia, simbolizado en otro tipo de parque con artificios más ostentosos.

Estos son algunos jardines de estilo inglés desperdigados por Gran Bretaña, en los que entregarse a hermosos paseos, ahora que asoma la primavera:

Real Jardín Botánico de Kew (Londres)

Dicen que el Royal Botanic Gardens de Kew (llamado comúnmente Jardines de Kew), es el jardín botánico más importante e influyente del mundo. Se encuentra al suroeste de Londres, entre las localidades de Richmond upon Thames y Kew, y alberga nada menos que 132 hectáreas de preciosas zonas ajardinadas con invernaderos de cristal, como la famosa Palm House (diseñada por Decimus Burton en 1844) o el Princess of Wales (inaugurado por la Princesa Diana en 1987). En ellos se pueden contemplar plantas exóticas llegadas desde todos los rincones del mundo.

Exterior del invernadero del Real Jardín Botánico de Kew, en Londres | Vladislav Zolotov / ISTOCK

En su entorno, además, se pueden visitar palacios como el que dio nombre al conjunto (auspiciado por el rey Jorge III) y caprichos como la pagoda china diseñada por Sir Williuam Chambers en 1761. Tal es su belleza y valor didáctico (también dispone de varios herbarios, un banco de semillas, una biblioteca, una galería de arte botánico y un museo que muestra la dependencia del hombre de la vegetación) que en 2003 fue declarado Patrimonio de la Humanidad.

Floración de cerezos en el Real Jardín Botánico de Kew, en Londres | jikgoe / ISTOCK

Prior Park (Bath)

El Parque del Prior está compuesto por unos jardines que se extienden sobre un pequeño valle y que ofrecen al visitante una magnífica vista de la bella ciudad de Bath. En este espacio verde, cuyo origen se remonta al siglo XVIII, no sólo hallamos lagos y cascadas sino también una de las obras arquitectónicas más importantes de la localidad: un puente de estilo palladiano, emplazado entre la vegetación, que constituye uno de los cuatro únicos de este diseño que quedan en el mundo.

Paisaje de Prior Park, en Bath | Steve Simmons / ISTOCK

Prior Park fue construido por el empresario Ralph Allen, siguiendo la inspiración del poeta Alexander Pope. Y con sus elementos salvajes que propician una panorámica sublime, su estilo se adapta perfectamente a la definición de jardín paisajístico inglés.

Vistas al lago de Prior Park, en Bath | Steve Simmons / ISTOCK

Pashley Manor (East Sussex)

Elegantes rosales, huertos productivos, encantadores caminos de bosque… Todo ello encontramos en el parque que está considerado la quintaesencia de la Inglaterra más bucólica. Nos referimos a Pashley Manor, apenas un secreto sin desvelar emplazado en la misma frontera entre los condados de Sussex y Kent.

Vistas al interior de Pashley Manor, en East Sussex | HARTLEPOOLMARINA2014

Pocos lugares combinan de forma tan magistral el agua con la naturaleza y con la mano del hombre. Un jardín que se desparrama alrededor de una idílica granja del siglo XVI y que, además de exhibir su perfecta belleza, permite disfrutar de una serie de eventos especiales. El más renombrado: el Festival de los Tulipanes (desde finales de abril hasta principios de mayo), con una maravillosa exposición de más de 30.000 ejemplares de todos los colores, formas y tamaños. 

¿Paseamos?