Tras las huellas de Santa Teresa

Luis Davilla
 | 
Foto: Luis Davilla

El V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús invita a un acercamiento a toda la dimensión de esta monja rebelde y andariega, como le reprochaban sus muchos enemigos dentro de la Iglesia, que eligió su destino y alcanzó logros impensables para una mujer del siglo XVI. Nació como Teresa de Cepeda y Ahumada en Ávila el 28 de marzo de 1515, nieta de judíos conversos por parte de padre, en el seno de una familia acomodada y culta.

La Santa, como le dicen los abulenses, fue una mujer infatigable y de un carisma tal que, pese a su mala salud y al acecho constante de la Inquisición, se las compuso para conseguir el dinero y los permisos con los que, recorriéndose a caballo media España, fundar los conventos que se regirían bajo estas premisas entonces revolucionarias.