Tradición y folclore en los Caminos del Peñagolosa

Con una historia que se remonta al siglo XIV, a los años de la reconquista cristiana, los Caminos del Peñagolosa resurgen con fuerza. 

Viajar
 | 
Foto: http://caminsdelpenyagolosa.es/

A 1.813 metros de altura, el  pico de Peñagolosa es símbolo de la tradición y la historia castellonenses. Y es aquí, a sus faldas, donde se encuentra el Santuario de San Juan Bautista de Peñagolosa y Santa Bárbara, lugar de peregrinación durante siglos. De gran valor arquitectónico y una arraigada tradición folclórica, los caminos de peregrinación perduran como sendas de obligada visita para los amantes del deporte, la naturaleza y la cultura. 

Estas rutas fueron abiertas gracias a las romerías de los pueblos colindantes que se celebran desde el siglo XIV, durante la época de la reconquista cristiana, por lo que son consideradas un emblema regional. Los participantes de las romerías rogaban a San Juan y Santa Bárbara por sus cosechas, por el tiempo y por la ausencia de enfermedades, aunque cada una contaba con su propio folclore. La mayoría de esas romerías ya han desparecido pero aún perduran algunas como Les Useres, Xodos, Vistabella o Culla, por ejemplo.

Els Pelegrins de les Useres. | http://caminsdelpenyagolosa.es/

Sin duda, una de las más famosas y arraigadas que aún se siguen celebrando es la que realizan los peregrinos de Useras (Els Pelegrins de les Useres) y que transcurre desde el municipio de Useras hasta el Santuario de San Juan de Peñagolosa. Así, cada último viernes de abril, 13 elegidos de cada una de las cinco barriadas de esta localidad emprenden un viaje de 35 kilómetros con los ropajes tradicionales: túnicas moradas parduzcas con una esclavina, un cinturón de cuero y un sombrero de alas caídas. Esta indumentaria va acompañada por rosarios, amuletos e incluso una cruz al pecho o colgada de un lateral del cinturón. A estos peregrinos se les puede unir tantas personas como lo deseen pero siempre detrás de ellos y en silencio ya que los cánticos gregorianos que se suceden durante el camino están reservados a los peregrinos.

Además de esta romería a San Juan de Peñagolosa, la localidad de Puertomingalvo celebra la suya el sábado siguiente al primer domingo de mayo; Xodos el sábado anterior al Domingo de Trinidad (el primer domingo tras Pentecostés); Culla el primer viernes después del Domingo de Trinidad; y Vistabella la celebra el propio domingo de Pentecostés. Esta última localidad, además celebra romerías en las dos fiestas anuales dedicadas a San Juan: la Natividad, el 24 de junio y la Degollación, el 29 de agosto.

http://caminsdelpenyagolosa.es/

Más allá del carácter místico y religioso, estos caminos que transcurren por el Alto Mijares, el Alto Maestrazgo y el Alcalatén tiene un carácter deportivo, ya que se consideran rutas de senderismo que además aspiran a ser Patrimonio Cultural de la Humanidad

Pero además de las rutas propias de las romerías, existen otras que unen las localidades de Villahermosa del Río, Ludiente, Llucena, Useras y Atzeneta del Maestrat con el santuario de San Juan de Peñagolosa. En el transcurso de todas ellas, los paisajes rurales de alta y mediana montaña del interior de Castellón acompañan al caminante. Estas sendas rurales son una excusa más que válida para conocer a fondo el interior de Castellón, ejemplo de paisaje de montaña mediterránea por excelencia.